Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

4 soluciones financieras para llevar con éxito el desempleo

31 julio, 2020

Si acabas de ser despedido y sientes la presión económica, respira y sigue leyendo, pues aquí te dejamos estos consejos para mejorar tus finanzas y sobrellevar esta difícil situación

Las dos mayores preocupaciones al quedarte sin trabajo son el dinero y la carrera profesional. En ambos casos, el despido puede ser una oportunidad para avanzar hacia tus metas. La clave está en no entrar en pánico, ni dejar  que las necesidades más inmediatas nublen tu juicio. En artículos pasados hablamos del tema despido en materia laboral y profesional, hoy lo abordaremos desde el tema financiero. Así que sigue leyendo estas opciones que te damos para sobrevivir tranquilamente ante un despido sin perjudicar a tu cartera.

1. Revisa tus finanzas, pero sobre todo tus deudas

Pagar deudas y préstamos puede tomar una gran parte de tu sueldo cuando estás trabajando, pero cuando estás desempleado, esto puede ser incluso más difícil de manejar y un gran estresante, además del estrés de tener que encontrar un nuevo trabajo. El sitio PaySense recomienda hacer una lista completa de todos los fondos disponibles que posees. Éstos vas a usarlos para crear un presupuesto de supervivencia para administrar tus finanzas hasta que obtengas un nuevo trabajo. Recuerda que, como regla general, asignaras primero el presupuesto para ti o tu familia y luego pasarás a los acreedores.

¡Ah!, y no se te ocurra comprar un auto nuevo o una televisión de plasma, si te han despedido: estos gastos son innecesarios. Además, tienes otras deudas que resolver y son más importantes. Pero si aún no puedes encontrar fondos suficientes para pagar tus deudas durante los próximos meses, entonces deberás comenzar a priorizar tus deudas y luego a negociarlas. Contacta individualmente a cada una de las cuentas o compañías de servicio en las que tienes una deuda y averigua qué ayuda podrían estar ofreciendote. Si esto no es suficiente pues las opciones aún no se han acabado para ti.

2. Busca la ayuda de un seguro

El director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro dijo a El Economista que los “los seguros de desempleo han sido una estrategia clara, eso ha sido algo que ha posibilitado que la economía siguiera girando (…). Por eso en esta pandemia los que no tienen seguro de desempleo hay que ponerlo en marcha y los que sí tienen, hay que pensar en estrategias para mejorar”. Así que si no tienes uno, aquí te decimos cómo tramitarlo vía remota a causa de la pandemia.

La Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México otorga apoyo económico en caso de despido y para solicitar un seguro de desempleo debes tener entre 18 y 67 años, haber perdido involuntariamente tu empleo después del 1º de enero de 2018, vivir y haber laborado durante seis meses para una empresa con domicilio físico y fiscal en la CDMX, ser buscador activo de empleo y por último debes estar registrado en la bolsa de trabajo del Servicio Nacional de Empleo. Después de esto, deberás seguir los siguientes pasos:

  • Para realizar el trámite necesitas tu Llave CDMX, esta es una cuenta básica que te permitirá realizar trámites de forma digital que no requieren altos estándares de seguridad usando un mismo usuario y contraseña para cada trámite. Si aún no la tienes puedes crearla en el siguiente link: llave.cdmx.gob.mx
  • Una vez que hayas creado tu LLave CDMX, deberás ingresar a http://tramites.cdmx.gob.mx/desempleo/
  • Luego da clic en “aceptar los términos y condiciones”, para seguir con el llenado del formulario, para este deberás tener a la mano los documento siguientes:
    • Identificación oficial, comprobante de domicilio y un documento que acredite el periodo laborado. 
  • Proporciona los datos que se te solicitan y adjunta los archivos donde se te indique, recuerda que si has escaneado estos documento esta imagen debe ser legible y vigente.  
  • Enseguida obtendrás un folio de identificación, y deberás esperar en un lapso de 5 a 20 días hábiles para recibir un correo electrónico indicando si tu solicitud fue aprobada y las instrucciones que deberás seguir para recoger el apoyo.

Debes saber que debido a la emergencia sanitaria que vivimos este servicio ha llegado al límite de solicitudes, por lo cual si tienes más dudas no olvides consultar las noticias más recientes en su portal oficial dando clic aquí, o bien llamar al 5709 3233 extensiones 1001 y 1005, de lunes a jueves en un horario de 9:00 a 15:00 horas y de 16:00 a 18:00 horas, viernes 9:00 a 15:00 horas. Recuerda que la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo ofrecen capacitación, así como bolsa de trabajo a fin de fomentar la reinserción laboral de los beneficiarios, así que puede que también consideres su ayuda para encontrar un nuevo empleo. 

3. Considera hacer un retiro parcial

Si tu solicitud para el seguro de desempleo no fue aprobada, déjame decirte que no todo está perdido, pues puedes solicitar un retiro de tu cuenta individual en el Afore como ayuda por desempleo. Antes debemos aclarar que el trámite para solicitar este recurso es el mismo en el caso del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), sin embargo, los montos de los que se puede disponer, así como los requisitos, son distintos.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), dictamina que si eres uno de los que cotizan ante el IMSS, existen dos modalidades de retiro y en ambas puedes solicitar el retiro luego de 46 días naturales contado desde el día en que quedaste desempleado. 

  • La primera modalidad consiste en tener una cuenta que tiene al menos 3 años abierta y cuenta con al menos 12 bimestres de cotización. En este caso podrás retirar en una sola exhibición el equivalente a 30 días de tu último salario base de cotización, con un límite de 10 veces el salario mínimo.
  • La segunda modalidad consiste en tener una cuenta que tiene 5 años o más abierta. En este caso, podrás retirar la cantidad que resulte menor entre 90 días de su propio salario base de cotización de las últimas 250 semanas o las que tuviere, o bien 11.5% del saldo de la Subcuenta de Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez.

Sea cual sea la modalidad a la que perteneces, la cantidad que te corresponda se entregará en un máximo de seis mensualidades con montos proporcionales, la primera de las cuales podrá ser por un monto de 30 días de tu último salario base de cotización. Ahora bien, ya que has identificado a qué modalidad perteneces, deberás seguir los siguientes dos pasos.

  • Acudir a la Afore que te corresponde para obtener tu Clave Única de Servicio, o bien, para protegerte del coronavirus, puedes realizar este procesos llenando la Presolicitud de Retiro Parcial por Desempleo en línea.
  • Acudir con los documentos solicitados a la sucursal seleccionada en la Presolicitud y llenar la solicitud de disposición de recursos. Estos requisitos son:
    • Tener al menos 3 años de estar registrado en una Afore, 2 años o más cotizados en el IMSS y no haber efectuado este retiro en los últimos 5 años.
    • Tener el Expediente de Identificación del trabajador con un enrolamiento biométrico
    • Presentar una Identificación oficial, tu CURP, algún documento que contenga tu Número de Seguridad Social, tu estado de cuenta bancario a tu nombre con número de Clave Bancaria Estandarizada (opcional).
    • Y finalmente llevar tu Presolicitud de disposición de recursos por Retiro Parcial por Desempleo generada en el portal e-SAR.

Finalmente, la afore dará seguimiento al proceso e informará al trabajador de la resolución de la solicitud. Es importante decirte que este tipo de retiro repercute en tu número de semanas cotizadas, es decir que te descontarán semanas cotizadas, pero no te preocupes, porque una vez que cuentes con empleo podrás reintegrar ese monto y con ello recuperar tus semanas cotizadas.

4. Prepárate para la próxima 

Aprender a vivir con menos ingresos cuando recibes tu cheque, debería ser una mejor práctica que todos deberíamos adoptar, pues por lo general las personas viven de sueldo en sueldo y esta no es la solución. Jill Caponera, experta en ahorro, sugirió al portal estadounidense Discover pagarse a ti mismo primero. “Ponga dinero directamente en su cuenta de ahorros en el momento en que le paguen para que nunca esté en una posición en la que se encuentre atado durante una verdadera emergencia financiera”. 

Si vivir con menos no es factible para ti en este momento, entonces comienza con poco y concéntrate en dar pequeños pasos para preparar tu presupuesto para un futuro despido. Caponera recomienda comenzar con un desafío de ahorro de dinero y una meta más alcanzable, por ejemplo comienza viviendo con el 97% de tu sueldo y ahorrar el 3% restante, luego de superar esta barrera intenta subir la vara un poco más hasta llegar al consejo de los expertos, quienes sugieren ahorrar al menos el 20% de sus ingresos y vivir con el 80%. 

Una vez que te hayas acostumbrado a ahorrar regularmente una parte de sus ingresos, puedes ahorrar para una pérdida de trabajo inesperada mediante la creación de un fondo de emergencia sólido con el tiempo, tal y como indicamos en nuestro artículo “5 consejos para que sí ahorres durante, antes y después, de una crisis”. Recuerda que si aprendes a vivir con menos de lo que ganas, la próxima vez que te despidan tu vida financieramente será más relajada.

 

TE PUEDE INTERESAR:

5 consejos para que transformes tu desempleo en una historia de éxito

Conoce el Money Sutra; porque tener dinero siempre es mejor que tener sexo


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

31 julio, 2020
¿Qué opinas?