Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

5 frases de emprendedores que no sirven para nada. Te decimos por qué

frases de emprendimiento que no sirven
26 abril, 2019

Las escuchas tanto que puedes caer en la trampa de creértelas.

Si realmente eres un emprendedor con visión y que ya tiene algo de experiencia, sabes que estas frases son las equivalentes a los memes que envías tus tías por WhatsApp. ¿No tienes a tus tías en WhatsApp? Una lección de negocios: la familia vale más que los amigos.

“Échale ganas”

Y todas las diferentes versiones de “no te rindas”. Si eres emprendedor sabes que tienes que poner de ti, de esforzarte. El verdadero secreto de un emprendedor es saber cuándo y cómo actuar… y hacerlo. No se trata de estar a tope de “ganas” el 100 por ciento del tiempo porque… es imposible. De allí que es deseable que emprendas en algo que te apasione. Ojo, pero que te apasione convertirte en el número uno de ventas de pijamas de felpa, no tanto que te apasionen las pijamas de felpa.

Tal como Steve Jobs decía que le apasionaba la música (realmente le apasionaba cómo distribuir la música y cómo un aparatito podía contener millones de canciones), pero no sabía tocar ningún instrumento. 

“Salte de tu zona de confort”

Esta es la responsable de tantas bajas en la batalla del emprendimiento. La gente que se lanza “como el borras” a hacer negocio es la que termina, ya lo sabes, fracasando. No se trata de salirte de tu zona de confort y tirar todo por la ventana, sino de hacerlo inteligentemente. Tus ingresos están de por medio, la hipoteca, la educación de tus hijos, etc.

En cambio, si entiendes esta frase como ponerte en una posición que te rete, adelante. Pero eso lo puedes hacer diario, sin necesidad de emprender. Según este estudio la principal razón del fracaso de los emprendedores en México se debe a la falta de preparación. Es decir, no saben definir su modelo de negocio, su estrategia o no llevan sus estados financieros en orden. Lo básico, pues.

“Fracasa rápido”

Esta joya del mundo del Venture Capital es un lujo que solo quienes emprenden con dinero de otros entienden. Es verdad, hay que decirlo, existen empresas hechas para “fracasar”. Desarrollan alguna solución que lo más probable es que no llegará a crecer, pero es lo que se aprende en el camino lo que vale. Y eso se lo lleva la gente que allí trabaja, que después vuelve a emprender con capital de ese mismo ecosistema.

Sin embargo, en el mundo de las empresas donde sí se busca la rentabilidad para sobrevivir, los fracasos cuestan fortunas, el futuro de la descendencia, la oportunidad de volver a emprender. Es decir, si fallas en algún negocio que emprendiste y donde pusiste por lo menos años de trabajo, hay que decirlo, ese tiempo fue perdido; tirado a la basura. 

Como en el caso de las startups, sólo te llevas lo que aprendiste y, en el mejor de los casos, te forjó el carácter. Pero en cuestión de mercado, de rentabilidad, la posición que llegaste a tener en el mercado desaparece y no hay manera de sacarle provecho ahora que ya no hay empresa. La reputación que ganaste, fuera. Si, en cambio, no tuvieras que cerrar tu negocio, hoy quizá estarías mejor posicionado para hacerlo crecer o venderlo.

“Cualquiera puede ser millonario”

El problema con esta frase es que es engañosa. Si cualquier pudiera ser millonario… cualquiera lo sería. Asómate a la ventana y verás que no es así. Es mucho más problable que un hijo de millonario termine siendo millonario, incluso si no heredó nada o si sus padres no “le pusieron su empresa”. Entran varios factores, como la educación, su vida social, el privilegio de clase, que no tocaremos.

El truco de la frase está, aunque no lo dice explícitamente, en que sugiere que para ser millonario tienes que emprender. Y sí, es un muy buen camino para llegar, pero si lo que te mueve es ser millonario, pocos emprendimientos te llevarán allá. Por lo menos, no lo harán de manera rápida. Definitivamente te pondrá en ese camino, pero si esa es la recompensa que buscas, si llega, llegará tarde. Y si la recompensa va a tardar, quizá no te gustaría emprender, que se trata de resolver muchos problemas de corto y mediano plazo y donde la recompensa a veces se limita a “qué bueno que este año sobrevivimos”.

“Ten tu propio negocio”

Otra trampa. Que la dimensión de tu negocio no se limite por lo que tienes tú en tu cartera o tus ahorros. La manera más efectiva de crecer un negocio incluye casi sin excepción la inversión de terceros. Es decir, ceder parte del negocio a otros para que éste crezca, sea rentable en menor tiempo y se valúe más. 

Otra manera de verlo es: ¿Prefieres ser dueño del 100 por ciento de una empresa que está en riesgo de quebrar todo el tiempo o ser dueño del 51 por ciento de otra que tiene todo para seguir creciendo?

Quizá te interese esto: Lecciones de negocio de Guillermo del Toro, “7 frases de Arya y Jon Snow sobre emprendimiento”



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

26 abril, 2019
¿Qué opinas?
Te puede interesar
consejos para becarios

4 consejos para sacarle el mayor provecho a los becarios (y ellos a ti)

turismo, estrategia nacional de turismo, canadá, estados unidos, china

La “nueva” estrategia de turismo: estadounidenses y canadienses

alcohol, sin alcohol, bebidas sin alcohol

¿Bebidas sin alcohol? La nueva tendencia de las cerveceras y más

Los 12 boicots de la cultura mexicana contra la creatividad