Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Se podrán cumplir los proyectos de desarrollo más importantes (y polémicos) de AMLO?

amlo, tren maya, naicm, aeropuerto, amlopolis, peña nieto
20 agosto, 2018

Si no es porque los hereda, es porque se le ocurren a él; casi todos los proyectos de desarrollo de AMLO son controversiales (por decir lo menos…).


Según el Plan de Nación de AMLO, el crecimiento económico de México ha sido muy bajo en los últimos 20 años. De ahí la necesidad de idear cerca de treinta proyectos de alto impacto a nivel nacional.  En ese sentido, casi todo México esté de acuerdo con él. El problema que muchos analistas ven es que todo tiene un toque de promesa de campaña; es decir, todo suena demasiado bueno para ser verdad. En algunos casos es porque se terminarán antes de lo que todos creen posible; en otros porque será mucho más barato. Aquí analizamos algunas de las posturas en contra planes de desarrollo destacables como el Tren Maya, la creación de una Zona Económica Libre, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y la Amlópolis.

El Tren Maya que, según dicen, romperá todos los récords de tiempo

Si todo sigue de acuerdo al plan, el Tren Maya será construido en tiempo récord. Una vía de 1,500 kilómetros que llevará un tren de carga y pasajeros tarda en construirse, en el mejor de los casos, entre cinco y seis años; por eso, la promesa de que estará listo en cuatro es un tanto extraña. El Tren Maya tendrá un costo aproximado de 150 millones de pesos, será financiado por una mezcla de iniciativa privada y dinero de impuestos, y pasará por los principales destinos turísticos de la zona: Cancún, Tulum, Calakmul, Palenque y Chichen Itzá. Esta combinación de sociedad con iniciativa privada también se encuentra en otros proyectos de desarrollo del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Zona Económica donde el IVA será de la mitad

En una franja de aproximadamente 30 kilómetros en la frontera norte se tendrá un Impuesto al Valor Agregado de 8%  para consumidores (normalmente es de 16%). Algunas de las ciudades más importantes que gozarán de estos beneficios son Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez y Reynosa. En el 2014, cuando el IVA en esta zona subió de 11 a 16%, la economía local se vio afectada negativamente: aumentaron los precios de producción y bajó el poder adquisitivo de la gente. Todo esto, según el plan de AMLO, incrementa el número de migrantes a Estados Unidos.

Para que este mercado sea competitivo con el norteamericano, el proyecto propone crear precios e impuestos atrayentes, además de desregularizar el comercio y el tránsito de personal y mercancía en la zona. Además, las empresas pagarán 20% de Impuesto Sobre la Renta y 12% de IVA. Si todo sale como se planea, dentro de tres años el comercio de menudeo tendrá un valor de 10 mil millones de dólares, aumentará el PIB regional de 18 a 24% y la inversión extranjera será de 5 mil millones de dólares.

La Amlópolis parece ser pura promesa

Este proyecto con un nombre desafortunado es una planeación territorial en las ciudades para que se detone su potencial económico y social. Los objetivos principales de la Amlópolis son recuperar y mejorar el entorno a través de la dotación de infraestructura de calidad, espacios públicos, equipamiento, vivienda asequible y bien localizada. Actualmente, las grandes ciudades del país no siguen ninguna planeación y crecen desmedidamente.

Todo suena muy bien, pero hasta ahora, no hay ningún presupuesto ni estimaciones de cuánto costaría esta idea. Y esto no es poca cosa, ya que para llevar a cabo los siete ejes de la Amlópolis (desarrollo regional, política metropolitana, desarrollo urbano, suelo, movilidad, política agraria y vivienda), la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano necesitará hacer inversiones gigantescas (por ejemplo, regularizarán 7.5 millones de predios en una sola de sus promesas). Aunque todavía nada está claro, los empresarios de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda ven con buenos ojos este plan.

El aeropuerto, los cambios de opinión y lo que nos ha costado

Este tal vez sea uno de los puntos más controversiales del nuevo gobierno. Al principio, AMLO atacaba la idea de seguir con la construcción actual del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM); su propuesta era construir dos nuevas pistas en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, a 40 kilómetros al norte de Ciudad de México. Después, dijo que se revisarían los contratos. Ahora, se propone una consulta ciudadana para decidir si se sigue la construcción o se hace el cambio. Uno de los problemas principales es que cancelarlo costaría cerca de 100 mil millones de pesos. Y aunque el mismo equipo de AMLO ha reconocido las ventajas y desventajas de las dos ideas, cualquiera que sea la decisión va a dejar con mal sabor de boca a una gran parte de la población.

El nuevo aeropuerto ha sido controversial desde que se anunció. La obra pública más grande del gobierno de Peña Nieto era, para muchos, exageradamente cara con 170 mil millones de pesos (ahorita van 280 mil millones y cerca del 30% de avance). A la gente tampoco le gustó que se hiciera en el terreno pantanoso del lago de Texcoco (una de las quejas de AMLO), las clásicas irregularidades con los contratos y el posible daño ambiental en la zona.

Las refinerías imposibles

Otra propuesta es la construcción de dos refinerías nuevas y la remodelación de las seis que tiene el país. Se estima que costarán cerca de 6 mil millones de dólares y tres años, pero la mayoría de los especialistas creen que esto es demasiado optimista. La idea es dejar de depender del combustible extranjero y mejorar la producción nacional, que actualmente está en 50% de su capacidad. Además  de los largos tiempo para conseguir las licencias (todavía no se ha empezado y tardan mínimo dos años), se debe tener en cuenta que los aranceles al aluminio, los retrasos en la construcción y los costos en América Latina son muy altos, por lo que casi nadie espera que se mantengan dentro del presupuesto.

Tampoco parece que se tengan miras a futuro. Algunos especialistas dicen que, en vez de petróleo, México debería producir combustibles con valor agregado; es decir, usarlo para producir gasolina y diésel, además de buscar alternativas más amables con el medio ambiente. Por ejemplo, países que históricamente han sobrevivido gracias al petróleo planean cambiar la base de sus economías en la siguiente década. Arabia Saudita piensa dejar atrás su adicción a este combustible; su precio está bajando en todo el mundo; las compañías petroleras invierten en energía alternativa. Entonces, ¿por qué una inversión tan grande en un mercado que desaparecerá en unos años y que nadie cree que es viable?


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

20 agosto, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar
consejos para becarios

4 consejos para sacarle el mayor provecho a los becarios (y ellos a ti)

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?

No te creas que las pymes son la solución para la creación de empleo

No te creas que las pymes son la solución para la creación de empleo

¿Qué es el principio de Pareto y cómo se usa en los negocios?

¿Qué es el principio de Pareto y cómo se usa en los negocios?