Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos

AMLO quiere regresar a la generación de energía eléctrica con carbón… ¡como en el siglo XIX!

negocios inteligentes, carbón, energía
28 noviembre, 2018

El equipo de AMLO para la CFE acaba de proponer una nueva central eléctrica a base de carbón. Esto abre el debate de si México se puede sostener por energías renovables, o de si debemos apostar por sistemas menos limpios.


El equipo que estará a cargo de la CFE acaba de anunciar un plan de construir una nueva central carboeléctrica para reducir la dependencia con Estados Unidos. De entrada, parece un salto al siglo XIX, y muchos ya han dado a conocer su opinión en contra. Por el otro lado, el nuevo equipo, encabezados por AMLO y Morena, también han dado sus argumentos. Parece que se están dando los ingredientes para una nueva consulta ciudadana.

La situación del carbón

Según Armando Guadiana, presidente de la Comisión de Energía del Senado, nuestro sistema de energía se sostiene con alfileres. Uno de los principales problemas es el alza en las tarifas eléctricas (aquí puedes leer todo sobre eso). El otro gran problema es que el 80% del gas natural que el sistema energético utiliza viene de Estados Unidos.

Según Guadiana, nuestros vecinos del norte tienen cerca de 10 mil millones de pies de gas natural adicionales, y México compra la mitad de ese excedente. Si su producción llegara a bajar por alguna razón, a nosotros nos faltaría (más). Para evitar este escenario, la idea es regresar al carbón como fuente de energía. El senador dio el ejemplo de Estados Unidos y China, que utilizan 500 y 900 millones de toneladas al año, respectivamente. Para que te des una idea, en México usamos entre 12 y 14 millones de toneladas.

Idealmente, la nueva central carboeléctrica tendría dos unidades con 700 MegaWatts (MW) de capacidad cada una. También dijo que la ventaja económica de estas plantas es que producir un MegaWatt con carbón cuesta entre 600 y 800 mil dólares. En cambio, producirlo con energías renovables cuesta un millón de dólares. Al final, la inversión sería de 840 a 1,100 millones de dólares, si todo sale bien.

Por último, Guadiana dijo que las energías solar y eólica no son suficientes para la demanda del país, ya que solo cubren el 7% del total.

La reacción

Al escuchar todo esto, Pedro Joaquín Coldwell, quien sigue siendo secretario de Energía, pidió al nuevo equipo que continuaran el camino iniciado con la reforma energética. Según Héctor Olea, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex), estas energías sirven, en primer lugar, para diversificar el portafolio de generación en México. También dijo que estos tipos de energía son los más baratos que se venden a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Otro que levantó la voz fue el presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE),  Leopoldo Rodríguez. En primer lugar, dice que en México no hay tanto carbón. Según él, actualmente hay 67 mil MW en operación, y se necesita el doble y que vengan de todas las fuentes posibles.

A la propuesta le llovió por todos lados. Gonzalo Monroy, director de la consultora energética GMEC, dijo que el 100% del carbón de baja calidad lo consume la planta en Coahuila de la CFE. La otra planta en Guerrero usa carbón de Australia; es decir, la medida implicaría importar todavía más carbón. Según el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional 2018-2032 de la Secretaría de Energía (Sener), las tres centrales carboeléctricas del país tienen una producción de 5,378 MW, el 9% de la generación total del país en 2017.

Por último, la Ley General de Cambio Climático (LGCC) dice que para el 2020, debe haber una reducción en la emisión de gases efecto invernadero de 30%; en 2050, de 50%. También establece que la meta de energía eléctrica limpia debe ser de 35% para el 2024.

AMLO ya había dicho que la apuesta sería por energías renovables

Cuando estaba en campaña, AMLO prometió incentivar con estímulos tributarios y créditos a los empresarios que construyeran partes para plantas de energías limpias. También dijo que quería que al término del sexenio, 100 mil coches con energía solar circularan por las calles. Con todo esto, se lograría reducir las emisiones en un 6.8% al año. Todo eso suena bien, ya que México está en los 15 países que más emisiones generan. De paso, aquí puedes leer algunas consecuencias del cambio climático. Digamos, para resumir y no aburrir, que si la humanidad no reduce su consumo de combustibles fósiles (como el carbón y los derivados del petróleo) que producen gases de efecto de invernadero, en menos de veinte años estarán muriendo millones de personas en el mundo al año por consecuencias derivadas del calentamiento climático, la economía global podría reducirse en un 30 por ciento, y esto sería sólo el comienzo de la catástrofe. Pensar en impulsar la generación de energía eléctrica por medio del carbón, solamente adelantaría el apocalipsis. Bueno, eso propone el gobierno de la cuarta transformación.

Las energías renovables son menos de una carta parte de la capacidad instalada en el país; en América Latina, el promedio es de 50%. Si se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación del aire y la seguridad energética podrían bajar. Y hay potencial para lograrlo. Se puede incrementar en ocho veces la capacidad eólica actual. Por el lado de la energía solar, se puede aumentar hasta 75 veces de lo que se usa por ahora. México se encuentra en el cinturón solar, una zona del planeta que recibe la mayor irradiación.

Todo eso es lo bueno, pero el otro lado de la moneda no es tan amable. La mayoría de estos proyectos encuentran resistencia con las comunidades locales. Como una gran parte del territorio mexicano es de propiedad colectiva, los proyectos deben consultar con cientos de personas antes de empezar. Por ejemplo, en enero, la Suprema Corte ordenó que se detuviera un proyecto de energía eólica en Oaxaca porque no se consultó a la mayoría zapoteca de la región.

También debemos tener en cuenta que no es la primera vez que AMLO y su equipo dicen algo y terminan haciendo otra cosa. Si no lo crees, pregúntale al Inadem.

Y también ha dicho todo lo contrario

Para el 2050, la venta de autos que usen gasolina estará prohibida en varios países. Con esto se busca combatir el cambio climático y pasar a otras fuentes de energía. Los que impulsan estas políticas (Dinamarca, Alemania, Holanda, Irlanda, Noruega y España) no cuentan con reservas de petróleo y dependen de otros. Por acá, la idea de AMLO es construir una nueva refinería para dejar de comprar combustibles a Estados Unidos.

Pero, históricamente, a Pemex le va de la patada en cuanto a refinación. El plan con el petróleo es dejar de vender al extrajero y extraer solo para consumo doméstico usando las seis refinerías del país. Aunque tal vez se construya otra en Tabasco. Pero, si México adopta la misma medida de prohibir autos de gasolina (con años de retraso, obviamente) la vida útil de la nueva refinería y de las remodealaciones a las otras sería de 20 años, más o menos. Se necesita que el retorno de inversión en este proyecto esté muy bien calculado para que el dinero no se desperdicie.

 

Sigue leyendo si el gobierno de AMLO cierra el Inadem, qué pasará con los emprendedores.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral).

28 noviembre, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

¿Y tú te crees el peligroso cuento fantástico de pertenecer a algo?

Slim aparece en la lista de los millonarios

Slim compra Nextel en Brasil

Hombre tomando una decisión

Cómo establecer metas claras: aprovecha el método SMART

ciudad conectada

Slim dará wifi gratis en la CDMX, por medio de 13,000 postes urbanos