Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Comercios de España cobran “tasa COVID-19” a sus clientes; ¿podría pasar igual en México?

26 mayo, 2020

En España algunos negocios cobran la “tasa COVID-19”, un recargo adicional por establecer medidas de seguridad durante la reapertura de las actividades, ¿esto podría suceder en México también?

Luego de siete semanas de aislamiento, España fijó el 04 de mayo como la fecha de reapertura de las actividades de forma escalonada. Se preveía que la reinserción formara parte de una nueva experiencia… y la realidad no se alejó de la teoría.

Mientras los locales adoptan las medidas de seguridad como son el gel, las mascarillas, los guantes, las marcas en el suelo que dividen los espacios, las mamparas, etcétera, hay algo con lo que los españoles no contaban: la tasa COVID-19.

Dicha tasa está creada para recuperar el acopio del material que requieren los establecimientos para tener las medidas de seguridad. Este aumento propio de la fase 1 oscila entre los 1.5 euros hasta los 50, es decir desde 36 pesos hasta 1,223 y de acuerdo con Business Insider y con la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el aumento debe comunicarse previamente al cobro, de no ser así el consumidor podrá reclamar. 

El despacho de abogados Durán & Durán, especializado en derecho civil con sede en España, explicó a Business Insider que el incremento deberá aplicarse por dos razones, ya sea por  los productos que se usan para desinfectar o el tiempo empleado en hacerlo, siempre y cuando sea proporcional. La pregunta que surge es si este modelo podría adoptarse en México o no.

Sobreprecio tal vez… más no un impuesto

En entrevista con Guillermo Mendieta González, integrante de la Comisión de Auditoría Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México y director de la firma Guillermo Mendieta y Asociados S.C., el contador aclaró que mientras en España se le ha llamado “tasa COVID-19” a una alza en los precios, en nuestro país la palabra tasa es considerada como un impuesto y ambos conceptos deben separarse.

En México, en materia fiscal, cuando un impuesto como el IVA o el ISR es creado, este debe pasar varios filtros por la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados para ser autorizado. De igual manera, una acción de tal importancia debería estar estipulada en la Ley de Ingresos de la Federación que es creada a finales de año y aprobada a principios del siguiente. 

Pensar en un impuesto por COVID-19 es poco probable como Mendieta explica: “Si un impuesto así es creado cuando la cura se encuentre, entonces no hará sentido la creación previa de una tasa por coronavirus”, y continua “lo que España ha hecho es crear un sobreprecio más no un impuesto, y eso debe quedarle claro a los mexicanos”.

Ahora bien si la creación de una tasa por COVID-19 es improbable, ¿el sobreprecio en los negocios por insumos es permisible? España y México no son países exentos a la inversión de materiales que garanticen los protocolos sanitarios en esta reapertura de actividades. “Este tipo de insumos es algo que las empresas, ni nadie, tenían contemplado cuando inició el año, sin embargo esto no justifica el alza de los precios”, dice el contador, aunque es una decisión independiente a considerar.

Guillermo, quien ofrece asesoría fiscal y corporativa a las empresas, dice que está estableciendo con ellas una medida que él  ha llamado “gastos necesarios por COVID-19”. Esta medida es un plan que prevé los gastos en material que modificarán el comportamiento dentro de las empresas dentro de la llamada “Nueva Normalidad”.

“En algunos sectores como el minero o el automotriz, el uso de caretas, cubrebocas y guantes formarán parte de un material más de trabajo, tal como son los cascos o los overoles, por lo cual un sobreprecio creo que es una medida exagerada”, concluye Mendieta.

¿Es viable mantener los mismos precios?

En nuestro país, los servicios funerarios han registrado más demanda debido a la pandemia y quizás pudiera pensarse en un aumento en sus precios, pero no es así. La Asociación Nacional de Directores de Funerarias (ANDF), explicó al periódico El Economista que este servicio mantendrá su compromiso de no incrementar sus precios. 

Por su parte, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que en la zona del Valle de México y en algunas ciudades del país, se han detectado a los llamados “coyotes”, quienes encarecen los costos de estos servicios. Aunque la dependencia aún no ha recibido denuncias sobre este servicio, recomiendan al público denunciar ante las autoridades ministeriales o ante la Profeco misma a aquellos que suban sus precios, pues estarían incurriendo en un delito.

Otro sector que mantendrá sus precios es el de la educación. El titular de la Profeco, Ricardo Sheffield Padilla indicó en un boletín de prensa oficial, que junto con la Secretaría de Educación Pública (SEP), han ayudado a los padres de familia para que se pongan de acuerdo con los colegios privados con una rebaja de las mensualidades de entre 20% y 25% en los últimos 2 meses.

Finalmente, el procurador destacó la baja de precios de algunos productos de la canasta básica alimentaria como pollo, huevo, limón, cebolla, y frijol, siendo este último un producto que en algunos lugares se encuentra en precios elevados, por lo cual indicó que ya se tiene puntualizado cómo y con quién se actuará para regular el precio de estos alimentos.

TE PUEDE INTERESAR:

Las cifras hablan: la ley seca no disminuyó los contagios de COVID-19

El regreso a la “normalidad”: la oportunidad de revisar si lo “normal” no era una locura


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

26 mayo, 2020
¿Qué opinas?