Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos

En la guerra de Morena vs. la comida chatarra, ganan el fisco y las empresas, y siguen perdiendo los niños

7 diciembre, 2018

Hay una nueva propuesta de Morena de ampliar los alcances de la prohibición de publicidad de estos alimentos a niños. Actualmente, ya hay algo de eso pero no ha conseguido resultados… ¿La Cuarta Transformación logrará el cambio?


Imagina no volver a ver un solo anuncio de refrescos o papas en la tele… si todavía la ves. Una propuesta del coordinador del grupo parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, podría hacer realidad ese escenario. La iniciativa cambiaría los artículos 301 y 421 de la Ley General de Salud y prohibiría la publicidad de comida chatarra dirigida a niños en radio, televisión e internet. Tal vez recuerdes que ya había una ley así, pero ha sido inútil e incompleta.

Todo esto viene de unos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Según ellos, México, con 28% en obesidad en niños, es el octavo lugar del mundo. También, con 29%, es el cuarto en obesidad en niñas. Por eso, la propuesta quiere ir más allá de la que está vigente y que solo prohíbe la publicidad dentro de las escuelas. Ahora quiere ir contra todos los otros medios. También busca impedir que esa publicidad se integre con juguetes, concursos, coleccionables, accesorios u otras cosas dirigidas al público infantil.  Los que no cumplan podrán ser multados con el equivalente de 6 mil a 12 mil veces el valor de la Unidad de Medida de Actualización (UMA): de poco menos de quinientos mil a poco menos de un millón de pesos al valor actual de $80.6 pesos.

Las cosas van de mal en peor

El dato que todos citan es que la última encuesta del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) no sólo dice que siete de cada diez adultos, y tres de cada diez niños son obesos. Eso ya es bastante malo, pero hay uno que es tantito peor: en 2012, 267 mil habitantes de la CDMX no tenían dinero ni para comprar la canasta básica; es decir, estaban en inseguridad alimenticia; para 2016, eran 377 mil. Aumentaron más de 100 mil personas. Este sector de la población no puede comprar alimentos nutritivos, y su única opción es la comida chatarra. En el 2014, fue el 30% del gasto de una familia mexicana.

Por otro lado, el sistema de salud tal vez no pueda con su propia carga financiera y los costos de atender enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad en la población vienen a hundir aún más el sistema. Según una agenda legislativa de Morena para la protección de los niños y adolescentes, se necesita un presupuesto de 2 mil millones de pesos en 2019 y modificar casi 15 leyes. Nada menos que el 27% de lo proyectado se irá a atender estos problemas de salud.

Según algunos especialistas, las medidas presupuestales son uno de los mayores problemas. Del 6% del PIB que se va a salud, la mayoría se destina a infraestructura, mientras que solamente quedan migajas para la prevención y atención de enfermedades.

Si crees que prohibir esto va a afectar a las tienditas de la esquina, estás equivocado. Según Kantar Worldpanel, los consumidores prefieren comprar productos con IEPS en tiendas de abarrotes porque es más barato; de hecho, las ventas de estos productos en autoservicios sí han bajado. La medida favorece a las tienditas. Estos comercios representan el 35% del gasto de 31 millones de hogares en México. De todo eso, cerca de 60% es para alimentos con IEPS. De 276 viajes anuales que la familia promedio hace a estas tiendas, en el 99% de los casos se compró una Coca Cola y, en menos medida, productos de Lala, Bimbo, Alpura y Nestlé.

La idea de Morena suena bien, pero olvidan que la prohibición no ha servido de nada

Se estima que, desde que se prohibió la venta de comida chatarra en escuelas, en 94% de primarias y secundarias todavía se vende comida chatarra. Eso es, básicamente, en todas. La prohibición no ha servido. De hecho, la SEP todavía permite la venta de bebidas azucaradas y menús a criterio de las cooperativas escolares, sin ningún tipo de regulación. Tal vez ya no se pueda vender refresco, pero se puede vender un jugo procesado con 12 cucharadas de azúcar.

Algunos problemas fundamentales con la prohibición actual de publicidad son:

  1. No incluye a adolescentes de 13 a 18 años. Aunque la publicidad sea dirigida a este grupo, es imposible hacer que llegue hasta niños menores.
  2. No cubre los horarios más populares de la audiencia infantil. Y, en horarios adultos, los niños ven la televisión con sus padres. Además, otras formas de llegar a ellos como juegos, concursos y personajes famosos no están prohibidas.
  3. No deja afuera a telenovelas. Según un estudio del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), estos son los programas más populares entre niños.
  4. La regulación no está basada en los criterios recomendados por expertos en salud y nutrición.

En una investigación del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) se encontró que de 30 tiendas en la CDMX, solo una tuvo una baja en ventas de comida chatarra con la prohibición.

La comida chatarra sí tiene beneficios… económicos

En el tercer trimestre de este año, el impuesto por cigarros, cerveza, refrescos, comida chatarra y juegos de apuestas ha generado 112 mil millones de pesos. Esto es 10% más que en el mismo periodo del 2017. De hecho, según datos de Hacienda, esto productos aportan el 45% del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), y 5% de todos los ingresos por impuestos.

En general, todos estos productos están recaudando más que en años anteriores. En cigarros, se trata de 31 mil millones de pesos, o 30% del IEPS. Este es el producto que más ingresos consigue. Cerveza y refrescos crecieron 1.6% respecto al año pasado. Las bebidas alcohólicas han crecido 2.8%.

De todos estos, el único que ha disminuido son los juegos con apuestas, que bajaron 1.5% este año.

Sin duda, el gran ganador es la comida chatarra. En los primeros nueve meses del 2918 ha generado casi 18 mil millones de pesos en impuestos. Esto significa un crecimiento de 23% respecto al año pasado. Según el Servicio de Administración Tributaria (SAT), comida chatarra son botanas, chocolates, cremas de cacahuate, dulces de leche, helados, flanes, pudines y hechos a base de cereal, por los cuales se paga un 8% de IEPS por 100 gramos o más.

Desde el 2014, el año en el que se puso el impuesto, la recaudación ha subido 34%. Así que genera algo más que obesidad.

¿Qué se puede hacer?

Algunos proponen que arreglar este problema requiere una visión sistémica donde la Secretaría de Agricultura y Economía sean más importantes que la Secretaría de Salud para enfrentar la epidemia. Es decir, cambiar lo que se produce, lo que es más accesible, lo que se distribuye más fácilmente. El sistema alimentario actualmente produce comida barata, conveniente y rentable, y esto no se cambia con más o menos doctores.

Esto implica subsidios al campo y a la producción, procesamiento y distribución de otro tipo de alimentos. Cambiar el enfoque de toneladas por hectárea a métricas de nutrientes por hectárea. Esas son las medidas que la Cuarta Transformación debería tomar. Si le dices a alguien que no puede comprar la canasta básica que haga más ejercicio y que coma saludable, no estás logrando nada. Si prohíbes la publicidad, estás tapando el sol con un dedo; el problema de raíz sigue ahí, y es toda la forma de producir y concebir la alimentación en México, no los comerciales de Chester Cheetos.

 

Hablando de salud, sigue leyendo que en el mundo crece la tendencia de semanas laborales de cuatro días.


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.

7 diciembre, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Así que Apple lanzó su tarjeta de crédito. ¿Qué alternativas similares ya tenemos en México?

Walmart supply chain

¿Qué hace extraordinario a Walmart? Precio, logística e e-commerce

Quizá hay un problema en cómo estás contando tu propia historia (o la de tu negocio)

Grupo Bimbo

Expandirá Bimbo fabricación de camionetas electricas