Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Cómo formar una “burbuja de cuarentena” para evitar contagios sin aislarte de tus seres queridos

18 junio, 2020

Esta práctica, llevada a cabo en Estados Unidos y en otros países europeos, abre la posibilidad de volver a reunirnos con la familia sin poner a nadie en riesgo.

Este es el siguiente paso que algunos países europeos están eligiendo a medida que comienzan a aliviar sus bloqueos. En Bélgica, el gobierno permite que los ciudadanos en cuarentena inviten a hasta cuatro invitados a sus hogares y viajen a la casa de sus invitados. “Dos grupos de cuatro personas forman una ‘burbuja’, la cual puede visitar las casas de los demás. A nadie más se le permite entrar en el círculo social interno”, se relata en el periódico inglés The Guardian.

De acuerdo con el periódico The New York Times, a los grupos de individuos o familias cuyos miembros han estado en cuarentena de manera segura y que ahora pueden comenzar a salir con otros grupos de personas se les conoce como “burbujas de cuarentena” o, en inglés, quarantine bubbles. La condición obligatoria es que las familias mantengan las medidas de seguridad y se aseguren de que el grupo sea pequeño.

Las investigaciones demuestran que las burbujas de cuarentena pueden limitar efectivamente el riesgo de contraer coronavirus mientras se le permite a las personas tener interacciones sociales con amigos y familia. ¿Qué hay detrás de esta medida de seguridad que poco a poco comienza a popularizarse y cómo podríamos adoptarla en México?

El objetivo es mejorar la salud mental, sin caer enfermos

Detrás de la propuesta de las burbujas de cuarentena, reside el equilibrio de las necesidades mentales. Si bien el panorama ideal sería continuar con las reuniones virtuales, las realidad es que las personas necesitamos contacto social, y algunas familias e individuos están luchando contra el aislamiento. La idea de generar burbujas o grupos más amplios de personas aisladas se fundamenta en un concepto de la salud pública que se conoce como reducción de infección. En él se admite que no se puede eliminar todo el riesgo de contagio, sino sólo minimizarse.

Los impactos negativos en la salud mental de la pandemia se han hecho presentes desde diferentes ángulos. Por ejemplo, Bernardo Solís, presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana dijo al diario La Jornada que un estudio al personal de salud en China reveló que hasta 75% del personal de salud, de los de primera línea en la atención, presentaron síntomas de estrés, del 40% a 50% tuvieron síntomas de ansiedad y de 40% a 50% presentaron síntomas de depresión. En el artículo, publicado a principios de junio, el doctor Solís describe que las reacciones normales ante un confinamiento prolongado serían ansiedad, temor, irritabilibidad, agresividad, apatía e incredulidad.

Por su parte, en el pasado mes de abril, la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, a través del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE), presentó los primeros resultados de la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos (ENCOVID-19), .

Tras entrevistar vía remota a 800 personas de 18 años o más, el informe arrojó que el 27.3% de los individuos de 18 años o más presentaron síntomas depresivos y 32.4% síntomas severos de ansiedad. El aislamiento plantea serios riesgos para la salud, tanto física como mental, que las burbujas de cuarentena pueden ayudar a aliviar mientras mejoran el bienestar social y la calidad de vida.

Creando una burbuja de cuarentena

Para hacer una burbuja de cuarentena efectiva, primero todos los involucrados deben aceptar seguir las reglas para mantener la seguridad entre todos y evitar acciones individualistas, pues estas pueden poner en riesgo a todo aquel que se encuentre dentro de la burbuja. “No quieres que (la burbuja) crezca demasiado. Solo unas 10 personas o menos, más personas aumentarían el riesgo”, dijo el doctor Daniel Griffin, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Columbia, para CNN Health.  

Los integrantes de la burbuja deberán hablar también sobre qué hacer si alguien infringe las reglas o está expuesto a una persona infectada. En este caso todos deben aceptar aislarse por 14 días. Finalmente, las personas deben seguir las reglas, cumplir con el distanciamiento físico fuera de la cuarentena y ser comunicativos si creen que pueden haber estado expuestos. 

Tú y tu familia deben de estar conscientes que cualquier interacción social puede implicar un riesgo. Recuerda que las personas infectadas por COVID-19 que son asintomáticas pueden transmitir el virus. Otro punto que debes tomar en cuenta es que si tú o alguien de tu familia padece asma, diabetes o una afección cardíaca, entonces son personas de alto riesgo. Por lo cual, desarrollar coronavirus en estas personas traería consecuencias más graves.

Per Block, profesor de investigación de sociología en Oxford y autor de un artículo que explica cómo funcionan las burbujas de cuarentena, comenta: “Nuestro objetivo principal aquí es dar a las personas orientación sobre cómo pueden estructurar su entorno social para que con suerte en un año estemos allí, y no que las personas en algún momento simplemente renuncien por completo al distanciamiento social, y que estemos de vuelta en una segunda ola para fin de año y tengamos que comenzar de nuevo”.

 

TE PUEDE INTERESAR:

El coronavirus afecta más al cambio climático y aquí te decimos como combatir ambos

¡Lástima! Si tan solo la CDMX fuera una “ciudad de 15 minutos” se reducirían los contagios…

 


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

18 junio, 2020
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Una auditoría reveló que Facebook no combate la discriminación en su plataforma

Hacer las cosas igual que antes llevará tus ventas a la ruina

Adivina qué: en el confinamiento aumentas más de peso que en la oficina

Lo que nos faltaba: el diseño urbano de la CDMX incrementa los contagios de COVID-19