Así puedes financiar tu idea de negocio por medio de crowdfunding

crowdfunding, negocios inteligentes, fondeo, kickstarterFoto: Shutterstock

Las tasas de préstamo que se consiguen en el crowdfunding son menos de la mitad que en un banco tradicional, y hay varias ventajas más que lo convierten en una de las mejores herramientas para financiar tu pyme o tu idea de negocios.


Una nueva encuesta de Nacional Financiera retrata a los emprendedores mexicanos como un grupo poco actualizado: siete de cada diez no sabe qué es el crowdfunding; a uno de esos diez de plano no le interesa, a otro tanto le da igual y solo a uno de esos diez le interesa y lo ha usado antes. Si eres de esos siete que no conoce qué es, por ahora sólo diremos que la palabra se traduciría del inglés como: “financiamiento por medio de mucha gente.”

¿Qué tiene esa estadística de malo? Que el crowdfunding es una de las mejores herramientas para abrir un negocio actualmente. Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, de 2011 a 2015 se realizaron 41 mil campañas que lograron más de 250 millones de pesos. En ese tiempo, el sector creció 500%, con más inversionistas, ideas, plataformas y modelos.



En México, además, esta forma de financiamiento se está volviendo una necesidad. Cerca del 60% de las pymes en nuestro país no consiguen buenos créditos. Una de las ventajas del crowdfunding es la baja tasa promedio de los préstamos. En la banca tradicional, según Banxico, los préstamos personales tienen una tasa de 40% anual. En el crowdfunding es de 17%. Si lo que quieres es abrir tu negocio, tal vez debas considerar esta opción.

Antes de empezar

El crowdfunding funciona así: un promotor con un proyecto empresarial requiere financiamiento. Los inversores que deseen participar económicamente en el proyecto lo hacen a través de una plataforma electrónica en la que el promotor publica y recauda los fondos que necesita. Pero es algo más que eso. La personalización de las campañas y la interacción abre la posibilidad de diferentes esquemas de participación que aumentan el valor del producto final.

Ahora, tres cosas para que empieces bien:

  1. No te emociones. Conseguir capital es para los que ya tienen todo listo y sólo les hace falta el dinero. Es decir, debes tener un valor y un mercado definidos. Una estructura correcta. La estrategia y el procedimiento para llevarlo a dar frutos. Al final, es una idea de negocios, y cometes un grave error si le quitas formalidad.
  2. La plataforma en sí es solo una parte de la campaña. Tu trabajo es crear interés en tu idea por todos los medios posibles. Convence a todos los que conozcas y a todos los que podrían ser clientes potenciales de que sí funciona. Además, debes contestar todas la dudas que tengan sobre el proyecto y cómo funciona (recuerda la encuesta del principio: muchos no saben de qué se trata). Mientras más seguridad crees alrededor de tu campaña, más inversión conseguirás.
  3. Piensa en el tipo de plataforma que más te conviene. Por ejemplo,  Indiegogo es una buena idea para un proyecto de consumo, pero si tu empresa tiene un enfoque más de un servicio o vocación social, no es lo mejor. Kickstarter, la más grande a nivel mundial, se enfoca más en proyectos creativos como cine, música, juegos, etc. Si le estás tirando a un proyecto que quiere contribuir a mejorar un problema social, puedes irte con Donadora.mx, por ejemplo. Investiga qué tipo de plataformas apoyan a los diferentes tipos de proyectos, los inversionistas que las usan y el historial de éxito y fracaso de cada caso.

Ventajas

Además de las tasas más bajas para préstamos, hay muchas ventajas de usar este sistema para financiar tu pyme. En primer lugar, lo bueno de no depender de préstamos bancarios o del gobierno es que no eres tan susceptible a las crisis. Según un estudio del Instituto Iberoamericano del Mercado de Valores, en momentos de crisis el crowdfunding puede cubrir la demanda de crédito que los bancos no pueden. Además, ayudan a crear una cultura empresarial más democratizada.

Tal vez lo que más te importe saber es que se puede iniciar con muy poco. Una buena idea puede darte un gran avance, pero igual tienes que hacer todo el trabajo de promoción. De tu parte, no se necesita una inversión y este modelo despierta interés en la gente antes de que exista el producto. Esto te ayudará a ver si tendrá éxito o no.

Por otro lado, permite un feedback oportuno. Como los inversionistas son los que te dicen qué está mal con tu producto, y además son tu público esperado, esto significa que tienes una mejor oportunidad de mejorarlo antes de que salga al mercado con las recomendaciones reales y objetivas de los que lo usarán. Además, como ellos también dependen de que el producto tenga un buen desempeño, buscarán la mejor versión posible.

Por último, con todo el trabajo que hiciste antes de empezar, puedes crear una red de contactos. Si a tu proyecto le va lo suficientemente bien, puedes usarlos para desarrollar alianzas comerciales.

En las disposiciones generales de la Ley Fintech se establecen los montos máximos para proyectos de fondeo colectivo. Para proyectos entre personas físicas, el límite es de 300 mil pesos; para préstamos empresariales de desarrollo inmobiliario, el límite es un poco más de 10 millones de pesos. En general, la industria no vio con buenos ojos estos límites; especialmente en cuanto al fondeo colectivo inmobiliario, ya que los montos son demasiado pequeños. Para ponerlo en perspectiva, los préstamos bancarios tradicionales para estas empresas inmobiliarias empiezan en los 15 millones.

Aunque hay una excepción que permitiría que el límite de estos proyectos sea de 40 millones de pesos si se consigue la autorización de la CNBV. Además, también hay un límite para lo que un solicitante de fondeo colectivo puede obtener:  44 millones de pesos a través de todos los proyectos en los que participe. Pero esto no es tan malo; ve a darte una vuelta por las plataformas y la mayoría consigue sus metas cerca de los 100 mil pesos.

 

Sigue leyendo por qué te conviene ser mujer si vas a hacer crowdfunding.


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista



Deja un comentario








Así puedes financiar tu idea de negocio por medio de crowdfunding

crowdfunding, negocios inteligentes, fondeo, kickstarterFoto: Shutterstock

Las tasas de préstamo que se consiguen en el crowdfunding son menos de la mitad que en un banco tradicional, y hay varias ventajas más que lo convierten en una de las mejores herramientas para financiar tu pyme o tu idea de negocios.


Una nueva encuesta de Nacional Financiera retrata a los emprendedores mexicanos como un grupo poco actualizado: siete de cada diez no sabe qué es el crowdfunding; a uno de esos diez de plano no le interesa, a otro tanto le da igual y solo a uno de esos diez le interesa y lo ha usado antes. Si eres de esos siete que no conoce qué es, por ahora sólo diremos que la palabra se traduciría del inglés como: “financiamiento por medio de mucha gente.”

¿Qué tiene esa estadística de malo? Que el crowdfunding es una de las mejores herramientas para abrir un negocio actualmente. Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, de 2011 a 2015 se realizaron 41 mil campañas que lograron más de 250 millones de pesos. En ese tiempo, el sector creció 500%, con más inversionistas, ideas, plataformas y modelos.



En México, además, esta forma de financiamiento se está volviendo una necesidad. Cerca del 60% de las pymes en nuestro país no consiguen buenos créditos. Una de las ventajas del crowdfunding es la baja tasa promedio de los préstamos. En la banca tradicional, según Banxico, los préstamos personales tienen una tasa de 40% anual. En el crowdfunding es de 17%. Si lo que quieres es abrir tu negocio, tal vez debas considerar esta opción.

Antes de empezar

El crowdfunding funciona así: un promotor con un proyecto empresarial requiere financiamiento. Los inversores que deseen participar económicamente en el proyecto lo hacen a través de una plataforma electrónica en la que el promotor publica y recauda los fondos que necesita. Pero es algo más que eso. La personalización de las campañas y la interacción abre la posibilidad de diferentes esquemas de participación que aumentan el valor del producto final.

Ahora, tres cosas para que empieces bien:

  1. No te emociones. Conseguir capital es para los que ya tienen todo listo y sólo les hace falta el dinero. Es decir, debes tener un valor y un mercado definidos. Una estructura correcta. La estrategia y el procedimiento para llevarlo a dar frutos. Al final, es una idea de negocios, y cometes un grave error si le quitas formalidad.
  2. La plataforma en sí es solo una parte de la campaña. Tu trabajo es crear interés en tu idea por todos los medios posibles. Convence a todos los que conozcas y a todos los que podrían ser clientes potenciales de que sí funciona. Además, debes contestar todas la dudas que tengan sobre el proyecto y cómo funciona (recuerda la encuesta del principio: muchos no saben de qué se trata). Mientras más seguridad crees alrededor de tu campaña, más inversión conseguirás.
  3. Piensa en el tipo de plataforma que más te conviene. Por ejemplo,  Indiegogo es una buena idea para un proyecto de consumo, pero si tu empresa tiene un enfoque más de un servicio o vocación social, no es lo mejor. Kickstarter, la más grande a nivel mundial, se enfoca más en proyectos creativos como cine, música, juegos, etc. Si le estás tirando a un proyecto que quiere contribuir a mejorar un problema social, puedes irte con Donadora.mx, por ejemplo. Investiga qué tipo de plataformas apoyan a los diferentes tipos de proyectos, los inversionistas que las usan y el historial de éxito y fracaso de cada caso.

Ventajas

Además de las tasas más bajas para préstamos, hay muchas ventajas de usar este sistema para financiar tu pyme. En primer lugar, lo bueno de no depender de préstamos bancarios o del gobierno es que no eres tan susceptible a las crisis. Según un estudio del Instituto Iberoamericano del Mercado de Valores, en momentos de crisis el crowdfunding puede cubrir la demanda de crédito que los bancos no pueden. Además, ayudan a crear una cultura empresarial más democratizada.

Tal vez lo que más te importe saber es que se puede iniciar con muy poco. Una buena idea puede darte un gran avance, pero igual tienes que hacer todo el trabajo de promoción. De tu parte, no se necesita una inversión y este modelo despierta interés en la gente antes de que exista el producto. Esto te ayudará a ver si tendrá éxito o no.

Por otro lado, permite un feedback oportuno. Como los inversionistas son los que te dicen qué está mal con tu producto, y además son tu público esperado, esto significa que tienes una mejor oportunidad de mejorarlo antes de que salga al mercado con las recomendaciones reales y objetivas de los que lo usarán. Además, como ellos también dependen de que el producto tenga un buen desempeño, buscarán la mejor versión posible.

Por último, con todo el trabajo que hiciste antes de empezar, puedes crear una red de contactos. Si a tu proyecto le va lo suficientemente bien, puedes usarlos para desarrollar alianzas comerciales.

En las disposiciones generales de la Ley Fintech se establecen los montos máximos para proyectos de fondeo colectivo. Para proyectos entre personas físicas, el límite es de 300 mil pesos; para préstamos empresariales de desarrollo inmobiliario, el límite es un poco más de 10 millones de pesos. En general, la industria no vio con buenos ojos estos límites; especialmente en cuanto al fondeo colectivo inmobiliario, ya que los montos son demasiado pequeños. Para ponerlo en perspectiva, los préstamos bancarios tradicionales para estas empresas inmobiliarias empiezan en los 15 millones.

Aunque hay una excepción que permitiría que el límite de estos proyectos sea de 40 millones de pesos si se consigue la autorización de la CNBV. Además, también hay un límite para lo que un solicitante de fondeo colectivo puede obtener:  44 millones de pesos a través de todos los proyectos en los que participe. Pero esto no es tan malo; ve a darte una vuelta por las plataformas y la mayoría consigue sus metas cerca de los 100 mil pesos.

 

Sigue leyendo por qué te conviene ser mujer si vas a hacer crowdfunding.


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista



Deja un comentario