Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

El sistema educativo mexicano ante la contingencia del Covid-19: ¿otro foco rojo?

4 mayo, 2020

¿Cuáles son los retos actuales que enfrentan alumnos, profesores y padres?, y ¿cuáles son las propuestas para el Gobierno? Estos son los focos rojos en los cuales deberán trabajar las autoridades. Un análisis de México Evalúa.

Ante un paro de clases presenciales, podría pensarse que quizás la decisión más óptima ante esta situación es optar por tomar clases a distancia vía online. Pero de acuerdo con el informe de 2019 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 40% de los estudiantes no cuentan con acceso a Internet, mientras que aquellos que señalan que sí lo tienen, deben utilizar tarjetas de prepago para poder tener acceso, tarjetas que son difíciles de pagar ante la crisis económica actual.

Estamos hablando de que, ante el cierre de las instalaciones educativas, se estima que 36 millones de estudiantes se han visto afectados.

En una videoconferencia realizada la semana pasada y que puede consultarse vía Facebook, Marco Fernández, coordinador del programa de educación y anticorrupción en la plataforma de análisis de políticas públicas México Evalúa, hizo una disección de estos tropiezos e intentó dar respuesta a estas preguntas: ¿cuáles son los retos actuales que enfrentan alumnos, profesores y padres?, y ¿cuáles son las propuestas para el Gobierno?

Como Fernández menciona, la acción fundamental del aprendizaje es la interacción alumno-profesor. Esto refuerza el aprendizaje y es una acción que no se está dando eficazmente en este momento. Si se suman a esto el no contar con un espacio optimo, las preocupaciones por la baja económica de nuestro entorno o problemas en materias de salud, se provoca que el estado socio-emocional de alumnos y profesores afecten su eficacia en sus labores educativas.

Una realidad lamentable

Para Fernández, lamentablemente las promesas que cada administración ha hecho sobre dar capacitaciones tecnológicas a los profesores de nuestro país para crear una educación más eficaz, novedosa y actual, solo se ha quedado en eso: en una promesa. Fernández suma ante esta “promesa” la reinvención de lo que él llama la “rueda educativa”.

Esta “rueda educativa” tiene sus inicios en 1992. Han pasado ya cinco reformas educativas en las que no hay una verdadera continuación a los esfuerzos de acercar la tecnología a los sistemas educativos, por lo que desafortunadamente, los profesores, alumnos y la sociedad en general son los que están pagando las consecuencias del mal uso de los recursos en materia educativa.

El profesor indica que en un plano objetivo más no pesimista, las autoridades indicadas deben aceptar que no existe una manera de cumplir el ciclo escolar completo como lo marcan los programas oficiales. Él recalca que no por ello debería cancelarse el ciclo escolar, más bien los programas deberían concentrarse en enseñar y aprender solo los conocimientos esenciales, y entonces compensar y mejorar los programa educativos en los ciclos escolares siguientes.

Desigualdad básica a nivel educativo

Existe por otra parte, quienes buscan el acceso a la educación desde la televisión pública del estado, pues se están transmitiendo clases desde estos canales, pero nuevamente resaltan las fallas básicas de este método de educación en tiempos de coronavirus. Principalmente los horarios: las transmisiones de clases a nivel preescolar son a las 7:00 hrs., aunado a esto, docentes han reportado que los contenidos de las transmisiones no concuerdan con el temario establecido.

A nivel media superior el panorama no mejora: aquellos que están por enfrentarse al mercado laboral sufrirán las consecuencias de lo no aprendido debido a la contingencia, pues están por enfrentarse a las condiciones más difíciles laboralmente hablando, comenzando con la dificultad de encontrar un empleo, o bien de unas remuneraciones poco atractivas. 

Es aquí cuando el profesor Fernández hace una petición a las autoridades federales para que el manejo de becas y programas sociales como Jóvenes Construyendo el Futuro, sean utilizados de forma óptima, y mejorados al momento pues de estos programas podrán obtener buenos resultados si van enfocados a la enseñanza que a intereses políticos.

Focos rojos omitidos

Otra rasgo preocupante derivado de la falta de interacción y del cual se ha hecho caso omiso, recae en aquellos que están en peligro de abandono escolar que, por las características socio-económicas o en términos de ubicación geográfica, carecen de los elementos básicos para el acceso a la educación en tiempos de COVID-19, dejen a un lado la educación por el hecho de buscar un empleo para mejorar su situación familiar.

Por el otro lado, nos encontramos a los padres de familia que, sin ser profesores, tratan de ayudar en la medida de lo posible mientras cargan con las preocupaciones económicas y con las obligaciones en materia laboral.

Para finalizar, el profesor Fernández recalcó que tanto profesores, alumnos y padres de familia, más allá de trabajar sobre las necesidades básicas, necesitan trabajar en la empatía. Pues partiendo de ella podrán poco a poco a salir a flote todos aquellos que se vean envueltos en las situación educativa actual.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Así podría ser nuestra [distópica y extraña] vida terminando la cuarentena…


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

4 mayo, 2020
¿Qué opinas?