Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Está México preparado para las próximas elecciones estadounidenses?

7 agosto, 2020

Con un presidente que ha desdeñado al candidato demócrata que lleva ventaja en las encuestas y que está a favor del actual presidente Donald Trump, las afectaciones pueden ir más allá de lo económico.

“Históricamente se ha dicho que le conviene más a México estar del lado de los republicanos, más que con los demócratas; la historia cuenta que incluso ha habido una mejoría en la relación con Estados Unidos”, dice el periodista Javier Solórzano. Sin embargo todo indica que, pese a que en Estados Unidos están a meses de conocer a su próximo presidente y aunque las encuestas favorecen al demócrata Joe Biden, al final. ¿Cómo nos afectará?, aquí te lo decimos.

El impacto económico de republicanos y demócratas

La economía mexicana y la norteamericana están muy interrelacionadas. Hay un nutrido intercambio de exportaciones e importaciones entre ambas naciones, y una gran cantidad de actividades conjuntas, sobre todo a partir de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC). Por esa razón tienen gran importancia para nuestra relación con el vecino país del norte los resultados de sus próximas elecciones presidenciales, que se celebrarán el próximo  martes 03 de noviembre del 2020.

“Independientemente del resultado, esperamos que la moneda se mantenga estable después de las elecciones”, dijo Claudia Ceja, estratega de BBVA en Ciudad de México a Bloomberg. Ceja prevé que el peso se fortalecerá a casi un 10% a 20.8 por dólar para finales del año en curso. Mientras que, para el estratega de Rabobank, Christian Lawrence, “el peso no será tan sensible a las elecciones como antes, es más probable que veamos un aumento de la volatilidad y eso pesa sobre México”. Todo indica que dependiendo del ganador, las oportunidades para México variarán, sin afectar su valor.

Para Jeffrey Davidow, ex embajador de Estados Unidos en México, una victoria de Biden traería “una etapa más positiva para la relación bilateral. Biden es un hombre que entiende el mundo, el papel de Estados Unidos en el mundo, que va a regresar a un rol de importancia, que hemos abandonado en todos los temas, en el clima y en la relación con otros países”, dijo en entrevistas para EF Meet Point. Sin embargo, en la entrevista se agregó también que, a partir de que se conozca el ganador, el Gobierno mexicano tendrá que trabajar en mejorar la imagen que proyecta a su vecino del norte.

Algunas de las diferentes propuestas por los candidatos en materia económica a las que México debería estar atento son las de la senadora demócrata Elizabeth Warren, por ejemplo busca una propuesta de Ley para investigar las mega fusiones registradas en los últimos 20 años y prohibirlas hacia el futuro, especialmente en el sector tecnológico, así como los impuestos a multimillonarios. por su parte, Joe Biden busca revertir la reforma fiscal ante el creciente déficit que registra el gobierno americano. Para los mercados, estas alternativas mostrarían signos más negativos, vendrían probables caídas en bolsas y una afectación a la confianza y al crecimiento de la economía más fuerte del mundo hoy.

El T-MEC para México es esencial, porque le brinda una “mayor certeza” a la inversión directa y en algo ayudará hacia el próximo año. Hasta ahora, nuestro gobierno se ha mostrado responsable respecto a las finanzas públicas con una política de gasto público muy prudente y el manejo del superávit primario, una política tributaria que para este 2020 será relevante por su peso en los ingresos, pero que aleja la inversión, y por lo tanto, el riesgo de que, en caso de no cumplirse con lo presupuestado, el nivel de endeudamiento del sector público se vea presionado.

De acuerdo con Bloomberg, tras ser publicada el pasado lunes la encuesta mensual realizada por Banxico, se establece que el peso podría finalizar este año en 22,69 por dólar, alrededor de un 0,7% más fuerte de lo que se encuentra ahora, que es de un 22,86 por dólar. Sin embargo el papel de nuestro país en este proceso electoral va más allá que el tema meramente económico.

Los votos siempre cuentan

Andrés Manuel López Obrador, es el tercer presidente mexicano que toma una posición definida en la contienda presidencial de los Estados Unidos: desde el inicio de su mandato mostró simpatía por el actual presidente de la Casa Blanca. Si miramos en mandatos anteriores, podremos encontrar una actitud similar y fallida por parte de un ex-presidente mexicano. Era 1992, cuando Carlos Salinas de Gortari, se reunió con su colega estadounidense George Bush (padre) en la ciudad de San Diego en California para dialogar en torno al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), incluso después de la reunión fueron a ver un partido de béisbol, evento que fue aprovechado por los fotógrafos. 

Carlos Salinas de Gortari respaldó al candidato-presidente republicano George Bush para un segundo periodo en la Casa Blanca, sin embargo Bill Clinton ganó la contienda en noviembre de ese mismo año y la equivocación del mandatario mexicano complicó la parte final del TLCAN y su entrada en vigor a principios de 1994. La posición de López Obrador en referencia a Trump ha cambiado, cuando era precandidato frecuentemente se escuchaba sus reclamos, desaprobaciones y críticas… “en México hay muchas personas disfrazadas de Donald Trump”. Ahora el mandatario mexicano se refiere con toda propiedad y respeto a su similar estadounidense, Donald Trump.

Dada las circunstancias actuales, México puede jugar entre dos direcciones. Por sí mismo, es decir en función de lo que los candidatos propongan en su relación comercial, política y social con México y, de manera cada vez más importante a través de los votos de los mexicanos en Estados Unidos. A algunos votantes les gusta el estilo Trump de sometimiento al vecino, incluso grosero. Lo interpretan como señal de fuerza y otros prefieren el respeto, la construcción de puentes y la amistad como eje de la relación. Si bien el voto mexicano numéricamente en las próximas elecciones es cada vez más relevante, de acuerdo con Los Angeles Time el peso de los votos mexicanos no será decisivo en la elección presidencial, pero sí en las elecciones locales.

¿Este voto se emitirá en función de los intereses de México o por México? A los mexicanos en Estados Unidos les interesará el candidato que les dé mejores condiciones de vida, mejor futuro para sus hijos,: su voto será pragmático. Sin embargo, a ninguno de ellos le gusta que se insulte el país en el que sus padres nacieron, es un hecho que a la población mexicana residente en Estados Unidos, les gustaría un presidente más amigable con los inmigrantes que ya están en Estados Unidos.

TE PUEDE INTERESAR:

La estrategia de Ricardo Salinas Pliego frente al COVID-19: ¿el negocio justifica los contagios?

Es oficial: así será la nueva narrativa política en México en el sexenio de AMLO


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

7 agosto, 2020
¿Qué opinas?