Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Existe una temperatura perfecta que te puede hacer más efectivo?

negocios inteligentes, termostato, oficina, temperatura, carolina celayo, frío, caliente
26 julio, 2018

La ciencia te dice cómo dejar el termostato para tener la temperatura perfecta y acabar con los debates en la oficina.


Frío, frío, caliente, caliente. Encontrar la temperatura correcta en la oficina parece algo trivial; mientras nadie esté en fuego ni muriendo de hipotermia, no debería haber mucho problema, ¿no? Bueno, según varias investigaciones, se puede llegar cerca de un punto perfecto, donde se logra aumentar la productividad y la felicidad de tus trabajadores; un punto en el que nadie juega con las ventanas, los ventiladores o la calefacción.  Si algo tan simple como ajustar el termostato puede hacer que a tu negocio le vaya mejor y que tus empleados se toleren más, vale la pena intentarlo. 

Falta de concentración

Durante el verano muchos negocios y empresas suelen poner el aire acondicionado al máximo provocando que, después de un rato, el ambiente sea sumamente frío y durante invierno suelen subir la calefacción y lo único que logran es la sensación de estar en un sauna. Sentir mucho frío o mucho calor en la oficina podría provocar que tus empleados se distraigan. Al sentir demasiado frío,  buscarán la manera de entrar en calor, ya sea moviéndose demasiado o frotándose las manos constantemente; por su parte, sentir mucho calor hace que nuestro cerebro gaste energía buscando la manera de regular la temperatura del cuerpo, este gasto de energía le quita efectos a la concentración. Por lo menos ya vimos que la temperatura, si no es la mejor, sí tiene efectos en la productividad. Ahora hay que buscar la manera de hacerlos positivos. 

Lo recomendable

La temperatura recomendable para los espacios de trabajo es de 17 a 27 grados Celsius cuando se realizan trabajos sedentarios y de entre 14 a 24 grados cuando el trabajo requiere una mayor actividad física. En invierno, temporada en la que solemos llevar ropa más abrigada, lo recomendable es que la temperatura se mantenga entre 17 y 24 grados; mientra que en verano, que solemos portar ropa más ligera, entre 23 y 27 grados. Pero, ¿esto en qué te ayuda? Según este estudio de Cornell, hay una relación directa entre el aumento de temperatura y la velocidad a la que escriben los empleados. En un experimento de un mes, se aumentó la temperatura en una oficina de 20 a 25 grados Celsius: los errores como dedazos y otros que tienen que ver con teclados bajaron 44%; además, los trabajadores escribieron en promedio 150% más que antes durante el día. Si esto todavía no te convence, con la temperatura adecuada se pueden ahorrar cerca de 2 dólares por hora por empleado.

Obviamente, como dice este otro estudio, si te pasas de esa temperatura ideal, la producción va a bajar.

Machismo térmico

Al final del día, encontrar una temperatura perfecta para tu lugar de trabajo es imposible. Cada quien tiene rutinas, hábitos, ropa, enfermedades y preferencias diferentes, por lo que no vas a poder acomodarlos a todos. Por ejemplo, la mayoría de las oficinas y sus climas están pensados para hombres. Básicamente, las mujeres suelen tener más grasa y menos masa muscular, por lo que necesitan más calor para estar cómodas. Si estos espacios de trabajo están pensadas para hombres, es normal pensar que una gran parte de las mujeres pueden sentir frío, aunque los hombres se sientan en el rango cómodo de temperatura. Esto también tienes que tomarlo en cuenta.

Placebo

Al final, la temperatura sí influye, pero como muestra este experimento, lo que más importa es el nivel de control que tus empleados tengan en su oficina. En el experimento, estudiaron a dos grupos de trabajadores. El primero trabajó en oficinas rígidas donde no podían acomodar su espacio personal ni cambiar nada de lugar; al final del día todo debía estar como al principio. El segundo grupo tenía mucho más control: podían poner fotos, cuadros, plantas y cambiar todo de lugar. La temperatura en ambos casos se mantuvo igual durante todo el experimento.

Los empleados con más control se sintieron en promedio 40% más cómodos (duh) y tuvieron un aumento de 32% en productividad. Además, los empleados con menos control se sintieron con más frío y más enfermos que los otros.

Entonces, sí, hay una temperatura ideal en la que tus trabajadores tendrán un mejor desempeño, pero lo que de verdad importa es que tengan algo de control para sentirse cómodos en su espacio.

Con información de The Conversation

 



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

26 julio, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Cómo oponerse a López Obrador (con sus propias armas)

¿Quieres ser millonario? 4 consejos de millonarios para ser como ellos

¿Quieres ser millonario? 4 millonarios te dicen cómo ser como ellos

consejos para becarios

4 consejos para sacarle el mayor provecho a los becarios (y ellos a ti)

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?