Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Lo estás haciendo mal: deberías arrendar tu flotilla de autos, no comprarla

rentar,arrendar, coches, van, autos, flotilla, comprar autos
21 agosto, 2018

Tus camionetas de reparto son tan viejas como para ser un crimen medioambiental. Quieres vehículos nuevos, pero estás apunto de cometer un error grave: despreciar el mercado del arrendamiento.


Un automóvil es ese tipo de bien que todo el mundo sabe (o sospecha) que muy pronto será obsoleto, pero que cuesta dejar ir. ¿Cómo así? Precisemos: lo que resultaría obsoleto es su propiedad, a pesar de que para un ciudadano o para una empresa lo normal sea, todavía, aspirar a adquirir autos.

Muy bien, tú dirás, pero a mi compañía le urge renovar su flotilla de camionetas. ¿Qué conviene? Antes de que te lances a peinar el mercado, te advertimos: no compres. ¿Por qué? Dos razones:

 1. Se trata de un activo que, en vez de apreciarse, pierde gran parte de su valor desde el momento en que sale de la agencia automotriz.

2. No diremos que un auto no sea una herramienta esencial para muchas empresas, pero no hay que equivocarse: rara vez son parte del core business de una organización.

Thierry Merienne, vicepresidente del sector automotriz en la Asociación Mexicana de Sociedades Financieras de Arrendamiento, Crédito y Factoraje (Amsofac), mete el dedo en la llaga: “Invertir en algo que no es central en el negocio de una empresa contraviene cualquier regla de buena administración financiera”. Su lógica es demoledora:“En ciertas empresas la compra de un auto se ha visto como una manera de utilizar excedentes de tesorería, pero me parece que incluso allí tampoco se justifica: si hay excedente hay que utilizarlo para modernizar la empresa, ampliar su capacidad productiva, en fin…”. ¿Quién se atreve a rebatir?

Queda claro que si lo que quieres es renovar tu flotilla de vehículo, tu opción es arrendar. Te vendría bien atender las siguientes consideraciones.

El “arrendamiento financiero” no es exactamente arrendamiento

El concepto básico es éste: cualquier compañía puede contratar el derecho de uso y goce de un auto, durante un periodo determinado. Se convierte en un arrendatario. El auto es propiedad de la arrendadora, y ella es quien asume los costos y riesgos asociados a esa propiedad -generados de la depreciación, más que nada. Los montos de la renta son sólo gastos; no se incluyen en los balances financieros formales, aunque sí son deducibles en términos de ISR e IVA (hay límites en la deducción de esos montos).

Es lo que se conoce como arrendamiento puro. Más allá de sus peculiaridades contables, plantea la ventaja de que, cuando se acaba el periodo de renta, la empresa que usaba el auto lo devuelve y toma otro bajo el mismo esquema. Es suya la posibilidad de tener siempre una flota”joven”, en buen estado, segura, beneficiándose de los adelantos de la tecnología y con costos controlados.

Ahora bien, hablar del “arrendamiento financiero” también es muy común. Se le menciona como si fuera un esquema emergente. Su planteamiento: la renta cubre el uso del auto pero también su valor de adquisición y carga financiera. El contrato se plantea a mayor plazo que una renta simple de un año, y cuando finaliza el arrendatario tiene la opción de comprar el vehículo, por un precio simbólico. Thierry Merienne, nos viene a decir básicamente que no nos hagamos bolas: “Eso no es más que una forma de financiar la adquisición de un equipo: no es muy diferente de un crédito, por sus efectos financieros”. ¿Tiene una ventaja? Bueno, si el tipo de vehículo que utiliza tu empresa tiene equipo, accesorios o modificaciones muy particulares (¿refrigeración? ¿blindajes?), quizá no te convence tener que cambiarlo prontito; te plantearías su adquisición, pues. Y los contratos de arrendamiento se suelen otorgar con mayor rapidez que los financiamientos puros y duros.

¿Qué tipo de “producto” te conviene contratar?

Si ya te decidiste por el arrendamiento puro, ve por el paquete más ambicioso. Exígele a la compañía arrendadora un producto integrado que incluya todos los servicios relacionados con el automóvil: mantenimiento preventivo y correctivo, seguros, gestorías, tendencias, etc. “Lo que necesita el cliente no es solamente un auto; es una herramienta integral que da movilidad a sus empleados, y el producto que espera es el que le quita todos los dolores de cabeza que la administración de una flotilla implica”, describe Merienne. Esto se llama Full Service Leasing o renting. El experto nos da un dato: del costo total de operación de una flotilla, sólo el 30% representa el costo de los autos; el 70% restante corresponde a todos los demás gastos. El renting permite conocer de manera precisa una parte importante de ese 70% a un horizonte de tres o cuatro años, algo que cualquier director de finanzas agradece.

¿Con quién acudes si quieres un arrendamiento puro?

Las concesionarias de autos te ofrecen, por ahora, sólo financiamiento y arrendamiento financiero (se les llega a llamar leasing). Si quieres un arrendamiento puro, debes acudir a una arrendadora. Sin embargo, varias marcas de automóviles ya están trabajando para ofrecerlo en sus agencias, nos revela Merienne. “Es probable que veamos esas iniciativas en los próximos meses”.

Sin embargo, ten precaución: las arrendadoras puras no son entidades financieras, son sociedades comerciales no reguladas. Por eso debes seleccionar una empresa con renombre en el mercado, que garantice profesionalismo, solidez y calidad de servicio. ¿Cómo saberlo? Bueno, para eso están las asociaciones representativas, como la mencionada Amsofac. Un tip: elige las arrendadoras que reporten el mayor volumen de vehículos “manejados”. Esas pueden conseguir las mejores condiciones de costo y servicio ante las concesionarias de autos.

*Con información del artículo “Deberías arrendar tu flotilla de autos” de la edición de julio de Negocios Inteligentes.


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

21 agosto, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Cómo oponerse a López Obrador (con sus propias armas)

¿Quieres ser millonario? 4 consejos de millonarios para ser como ellos

¿Quieres ser millonario? 4 millonarios te dicen cómo ser como ellos

consejos para becarios

4 consejos para sacarle el mayor provecho a los becarios (y ellos a ti)

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?