Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos

4 secretos de innovación de Gruma y Maseca que la han hecho exitosa a nivel mundial

29 noviembre, 2018

Gruma inició operaciones en 1949 y 7 décadas después tienen presencia en 112 países y 75 plantas productoras. Si quieres emular el éxito de esta empresa familiar, sigue leyendo.


Gruma es el principal productor a nivel mundial de harina de maíz y tortilla, con plantas en todo México, Estados Unidos, América Latina, Europa, Asia y Oceanía. Pero todo empezó a finales de la década de los 40 por una idea de negocios, en una empresa familiar, en Nuevo León. Se dice rápido, pero son décadas de aprendizajes, de errores, de innovación y de mucho colmillo. ¿Qué puedes aprender de ellos?

Todo empezó con un molino

La historia de Gruma inició con una especie de epifanía tortillera. En un viaje a Reynosa, Tamaulipas, Roberto González Barrera encontró un molino rústico de nixtamal seco. Esto producía 18 toneladas mensuales de harina de maíz para hacer tortillas. Fue amor a primera vista. Con tan solo verlo, se dio cuenta del potencial de esta máquina, y la llevó a su padre, Roberto M. González Gutierrez, un ingeniero e investigador.
Su objetivo era concreto: solucionar el problema de conservación de la masa de nixtamal. Para esto, pasaron a la creación de harina de maíz. La masa que se obtiene del maíz nixtamalizado dura pocas horas antes de echarse a perder, pero la harina puede almacenarse. Además, la nixtamalización tarda varias horas.

Este nuevo proceso significó que 45 personas podían producir 150 toneladas mensuales de harina en un mes. Así, en 1949 se fundó la primera planta de Gruma en Cerralvo, Nuevo León.

La expansión, en pocos párrafos

En la década siguiente nació la marca que seguramente conoces, Maseca. El nombre es bastante simple, masa seca, harina deshidratada. En estos años, se encargaron de experimentar para lograr una tortilla consistente, con sabor y apariencia óptimos. Cuando se logró este objetivo, ocuparon los siguientes años en crecer su negocio en México. En los sesenta, inició la “harinización de México” con siete plantas en todo el país.
También se formó un equipo de investigación para mejorar equipos, procesos y la productividad de cada planta. Al mismo tiempo, empezaron a trabajar teóricamente en los conceptos que, una década más tarde, ya serían posibles por medio de la tecnología.
En 1973, la empresa salió del país e instaló una planta en Costa Rica. En ese país empezó el desarrollo de máquinas de alta velocidad; la implementación de soya en las tortillas; innovaciones en el empaque, y el crecimiento de la infraestructura para distribución. De hecho, los resultados que consiguieron ahí fueron tan buenos que actualmente Costa Rica es donde hacen las pruebas de nuevos productos para todo el mundo.
A mediados de los ochenta, ya en Estados Unidos, aprovecharon para conseguir mejores tecnologías de producción. También crearon la filial, Tecnomaíz, S.A. de C.V. Esta empresa desarrolla líneas de producción de tortillas de maíz para pequeñas tortillerías. Todo esto con su propia tecnología.

4 enseñanzas de Gruma para tu negocio
1. ¿Qué es lo que quiere tu cliente?

Cuando tienes clientes en todo el mundo, es inevitable modificar tu oferta (tus productos, tus servicios, tus sistemas) para atender sus necesidades. En este proceso, aprender a escuchar a tus clientes es esencial. En Gruma, se dieron cuenta rápidamente de que no se trata solo de escuchar a los clientes actuales, sino a los potenciales. Para ellos, el trabajo fundamental es adaptar la tortilla a los gustos locales. Para lograr esto, usan el análisis psicográfico.

Este es un estudio de personalidad en el que se cuantifican valores, actitudes, intereses y estilos de vida a través de focus groups que se aplica a los clientes potenciales. Con este método se busca conocer si tu mercado potencial estaría dispuesto a probar cosas nuevas. Si la respuesta es que no, la empresa debe aceptar que entrar a esa plaza será un proceso largo, caro y difícil. Básicamente, sirve para decidir si vale la pena o no.

Donde se buscan alimentos sanos, los productos de Gruma como sándwiches hechos con tortilla de maíz son más aceptados. Los que tienen un estilo de vida más rápido, pueden comprar burritos, que no necesitan cubiertos y son baratos. En Italia, por ejemplo, la comida tradicional está muy arraigada, por lo que la tortilla de harina no funcionaba en los restaurantes de comida rápida. Pero cuando empezaron a venderlas en destinos turísticos, la gente empezó a ceder.

2. El misterioso método del chef

El segundo método de Gruma para adaptar su producto es el método del chef. Aquí se busca la forma de incorporar el nuevo producto a la oferta local. Esto significa estudiar los sabores y texturas del mercado. Por ejemplo, la empresa sabe que en Texas se prefieren tortillas esponjosas; en California, elásticas, y en Arizona, duras. Esto es porque las poblaciones de esos lugares vienen de diferentes regiones de México, con diferentes preferencias. En China, contrataron chefs para adaptar el burrito mexicano (pollo y frijoles) a un platillo más chino (relleno de pato y salsa de ciruelas).

De nuevo, todo regresa a la experimentación, investigación e innovación.

3. Ojos abiertos a cualquier oportunidad

El wrap es otro producto que Gruma ha sabido aprovechar para colocarse a nivel global. El director corporativo de Finanzas y Planeación de Gruma, Raúl Cavazos, lo descubrió en un viaje de negocios. Un alimento que nunca había probado y que era fácil de producir.

Le gustó la idea y actualmente lo venden en México, Norteamérica, Europa, Medio Oriente, África, Asia y Oceanía. Además, es uno de los productos con más potencial de la empresa. El wrap es un sustituto perfecto para la tortilla en mercados extranjeros donde todavía no es bien aceptada.

4. Lo importante es satisfacer al cliente empleado

En Gruma, una buena parte de la inversión se va a programas de desarrollo y motivación para sus empleados; casi dos millones de dólares al año. Dentro de su modelo de gestión,  la satisfacción laboral, desarrollo, participación y crecimiento son partes fundamentales del área de recursos humanos.

Cuentan con más de 3 mil colaboradores que solamente se encargan de la satisfacción laboral. Ponen énfasis en seguridad, herramientas para el trabajo y programas sociales y familiares. De hecho, Gruma ganó el primer lugar de Great Place to Work Institute en el 2012 por este enfoque.

Estas son algunas de las medidas que esta empresa familiar tomó para llegar a todo el mundo. Si todavía no estás en ese nivel, por lo menos deberías saber que la profesionalización es un problema muy común en México.

 

Sigue leyendo el secreto del éxito de Airbnb en México.

 


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral).

29 noviembre, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar
aeropuerto, amlo, negocios inteligentes, texcoco, consulta ciudadana, nacim, naim, santa lucia

Por qué las empresas involucradas en el NAIM rechazan la recompra de bonos del gobierno de AMLO

aeropuerto, texcoco, santa lucía, negocios inteligentes, consulta ciudadana

Todo sobre la recompra de bonos del NAIM para que el gobierno no te chamaquee

negocios inteligentes, tinacos, rotoplas

3 lecciones pesimistas de Rotoplas para triunfar en otros países

negocios ineligentes, tinaco, rotoplas

La historia de éxito de Rotoplas y lo que debes aprender de ellos