Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Haz que tu home office no se convierta en un dolor muscular, te decimos cómo trabajar más cómodo.

30 septiembre, 2020

Ahora que el home office se ha vuelto imprescindible en el ámbito laboral, lo es también cuidar que las condiciones del espacio de trabajo sean las adecuadas. En serio ¿no has pensado en cambiar tu silla?

Al trabajar desde casa es frecuente que más de la mitad del día lo pases sentado frente a la computadora. El problema es que pasar mucho tiempo sentado tiene efectos negativos en la salud.

Un artículo de 2019, de la profesora Yolanda Pérez Martín Profesora del Área de Fisioterapia, de la Universidad de Alcalá, publicado en The Conversation, retomó un estudio sobre cervicalgia (dolor de la zona cervical, o el cuello) donde se afirmaba que el 70% de la población padecería dolor de espalda o cuello alguna vez en su vida.

De acuerdo con la profesora, el dolor cervical regularmente ha sido relacionado con la carga y los esfuerzos físicos. Incluso, investigadores han estudiando la influencia de estos factores en trabajadores de oficina, estudiantes, adolescentes y mujeres, por lo que se sabe que el sedentarismo, los trabajos estáticos durante tiempo prolongado sin los debidos descansos, sumado a la sobrecarga física y las tareas en un entorno inadecuado, aumentan la probabilidad de que el dolor aparezca o se intensifique.   

No es para menos. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) registró en 2017 más de 300 mil consultas por lumbalgia (dolor en la región baja de la espalda), un padecimiento frecuente en la población trabajadora y segunda causa de atenciones en traumatología y ortopedia.

Parte de estos síntomas se han visto agravados debido a que en el hogar los espacios de trabajo no son los adecuados. Una reciente encuesta realizada por el portal digital Inmuebles24 a teletrabajadores de entre 25 y 54 años y citada por Expansión reveló que seis de cada diez empleados (62%) que hacen home office cuentan con un lugar designado específicamente para trabajar. En tanto que el resto (38%), dijo no tenerlo. Dos tercios de estos últimos laboran en el comedor, 16% en su recámara, 19% en la sala y 45% lo hace en su cama.

Al menos 86% de los trabajadores en casa han reportado “incómodo” el mobiliario o equipamiento de trabajo, señaló Nelson Gutiérrez Bogotá, Master Trainer de la empresa de consultoría de estrategias y operaciones SafeStart Internacional. Citado por la revista especializada en tecnología CIO México, Gutiérrez Bogotá informó que por lo menos 65% de la población tiene problemas en la espalda baja por lo que recomendó no permanecer sentado durante periodos prolongados.

El especialista sugirió realizar estiramientos en los dedos, manos y torso y cuello; así como cambiar con frecuencia la posición de trabajo durante el día y de ser posible hacer unos pequeños ajustes a la silla o respaldo.

De ahí la importancia de que el asiento, más que improvisado, sea cómodo. De preferencia, una silla de diseño ergonómico. Las principal característica de las sillas ergonómicas —además de ser más cómodas— es que evitan dolencias musculares y articulares. 

Las 5 claves de elegir una silla ergonómica

El periódico chileno La Tercera entrevistó a dos especialistas del área de salud sobre los cuidados y características que debe tener una silla para trabajar. Giovanni Olvares, académico y coordinador de Ergonomía y Salud Ocupacional de la Escuela de Kinesiología de la Universidad de los Andes resaltó cinco criterios que debes considerar al escoger una silla:

1.- Altura:

Olivares explicó que la altura debe adaptarse de manera que los pies toquen el suelo, en posición de 90 grados de cadera rodilla y tobillo. Esto para que la columna tenga una óptima alineación.

2.- Profundidad:

El especialista afirmó que es recomendable que “el hueco poplíteo (la zona posterior de la articulación de la rodilla) no tenga presiones excesivas que puedan generar molestias u otros síntomas en los miembros inferiores”.

3.- Buen respaldo:

El soporte para la espalda es lo principal para mantener las curvaturas fisiológicas normales durante la posición sedente. Incluso algunas sillas tienen incorporado un apoyo a nivel cervical.

4.- Apoyo de brazos móviles:

Para poder trabajar en una posición cómoda es esencial que los brazos tengan un soporte los alinee a la altura de la mesa por lo que “se necesita el soporte en antebrazos permite una angulación de codos entre 90° a 105° grados aproximadamente para que las manos no queden en el aire”, sugirió el experto.

5.- Soporte basal:

Con ruedas o sin ellas, la base de la silla tiene que ser amplia y estable para evitar accidentes. “Se puede apoyar con un apoya pies para liberar tensión a nivel de miembros inferiores al estar sentado”, dice Olivares.

Por su parte el otro especialista, Rodrigo Vergara, kinesiólogo, recomendó que además de la elección de una silla que cumpla con esas cinco características es de suma importancia dedicar un tiempo de descanso para realizar estiramientos de la musculatura, caminar, beber agua, tonificar y fortalecer el sistema muscular, ayudará a evitar futuras lesiones y molestias, comentó.

Te puede interesar:

5 recomendaciones para ser un buen líder… trabajando desde casa

El trabajo en casa puede provocarte el síndrome de burnout. Cuidado: quizá ya lo padezcas



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

30 septiembre, 2020
¿Qué opinas?