Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

La estrategia de Ricardo Salinas Pliego frente al COVID-19: ¿el negocio justifica los contagios?

5 agosto, 2020

Una postura controvertida por parte del Grupo Salinas se ha dejado ver desde el inicio del confinamiento, entre las quejas de los empleados del consorcio se esconde algo mas allá que un mal manejo de responsabilidad social.

La semana pasada, el empresario Ricardo Salinas Pliego, el segundo hombre más rico del país y cercano al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, volvió a ser tendencia en las redes sociales. Nada raro para un hombre de negocios que durante toda la pandemia ha mantenido una postura de desdén ante las medidas sanitarias impuestas por el gobierno. En esta ocasión, tuiteó en respuesta a una ex empleada que osó hablar mal de las empresas del magnate. A ella la habían corrido durante la emergencia sanitaria. Salinas Pliego utilizó la red social y el megáfono de sus 762 mil seguidores para injuriarla: “Me decepciona saber que eres una persona mal agradecida con quien te ocupó por 18 años. De haberlo sabido… tu salida era antes.” El empresario parecía olvidar que una relación de trabajo se rige bajo un contrato, no bajo un pacto de generosidad a cambio de agradecimiento. Se ofrece dinero a cambio del trabajo de una persona, no es un acto de caridad de los empresarios. Ese fue solamente un ejemplo de la postura arrogante de uno de los hombres de negocio más polémicos de este sexenio.

Ya desde el 30 de marzo, cuando el Gobierno de la Ciudad de México se declaró en emergencia sanitaria por el coronavirus, el empresario comenzó a circular un comunicado entre sus empleados que contravenía la postura gubernamental. “Hoy, más que nunca, México nos necesita”, decía el anuncio, que pretendía alejar entre sus empleados “el miedo que nos han metido” y los invitaba a luchar para evitar que la economía mexicana fuera a caer.

¿Cómo es que uno de los empresarios más cercanos al presidente López Obrador desobedeció las instrucciones del Gobierno en plena pandemia? He aquí un breve repaso.

El conglomerado de medios que eligió el presidente

“Esta nueva enfermedad tiene un ritmo de contagio alto, lo que quiere decir que muchas personas en nuestro país contraerán el virus. Sin embargo, (…) 8 de cada 10 personas contagiadas no presentan síntomas o son muy leves. A como van las cosas, no vamos a morir del coronavirus, sino que vamos a morir de hambre. La mayoría de las personas viven al día”, dijo Salinas pliego, tanto en un comunicado de prensa como en redes sociales. Utilizando como fuente el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de China, argumentó que “la mayoría de los casos graves y muertes se presentan en personas mayores de 60 años y tienen como antecedente condiciones preexistentes como problemas cardiovasculares, diabetes o hipertensión”. A pesar de que una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), ya había reportado por entonces casos positivos de coronavirus en Grupo Salinas, los empleados del consorcio continuaron y aún continúan laborando.

TV Azteca es la segunda cadena con más audiencia del país. Es consumida por los estratos más populares: la misma base de votantes de López Obrador, quien ha mantenido un mensaje similar al de Salinas Pliego. “Ya no le hagan caso a López Gatell, sus cifras se volvieron irrelevantes”, dijo el presentador Javier Alatorre. “Creo que se equivocó mi amigo Javier Alatorre. Fue una actitud no bien pensada”, dijo al día siguiente López Obrador. En ese momento, México avanzaba en la paralización de la economía, y pese a que no había sanciones para quienes incumplían el llamamiento, muchas empresas acataron la petición del ejecutivo.

Grupo Salinas, el conglomerado empresarial de negocios financieros, comerciales, de comunicación de servicios de seguridad y energía, se escudaba en que sus actividades habían sido catalogadas de “esenciales” por las autoridades. Pero no era así: además de quienes atienden en las tiendas Elektra o en las sucursales del Banco Azteca, hay miles que realizan trabajos corporativos que no requerían de su presencia en la oficina. Pese a que la Guía de acción para los centros de trabajo ante el Covid-19, recomienda que las empresas permitan que las actividades no esenciales se suspendan en los centros sin afectar los derechos laborales de sus empleados, los empleados recibieron respuestas como “lo revisamos”, “lo vemos”, o simplemente un “no se puede”, informó Forbes México.

El País reportó que mientras en abril, el FMI proyectó una caída de hasta el 6.6% del PIB, Salinas Pliego acumulaba concesiones tanto del Gobierno Federal como del Ejecutivo en la Ciudad de México. Ambos gobernados por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que llevó a la presidencia del actual presidente. Incluso, su compañía de seguros ganó la licitación para cubrir los accidentes de los policías y funcionarios de la capital por casi 67 billones de pesos y para cubrir “todos los bienes muebles e inmuebles” de la Secretaría de Educación por más de 42 millones de dólares. 

La economía por encima de la salud

Pareciera que las necesidades del magnate están fijas en la economía más que en la salud y esto es algo que ha dejado claro a partir de que en su columna en El Universal, la escritora Sabina Berman expuso la muerte por Covid-19 de Margara S., quien trabajaba de cajera en una sucursal del Banco Azteca en Guadalajara. Grupo Salinas no tardó en responder a través de un comunicado, indicando que el artículo de Berman era parte de “una campaña sistemática”. Recordó que “por más de 10 años, ella colaboró en TV Azteca… a lo largo de ese periodo, jamás tuvo una sola crítica hacia Grupo Salinas o hacia el señor Salinas Pliego”. Sobre la muerte de la cajera, la empresa manifestó sus “sinceras condolencias” y aseguró que desde el inicio de la emergencia sanitaria se implementaron protocolos de atención a posibles casos de COVID-19. Berman lamentó la “errada decisión” del Grupo Salinas de permanecer abierto durante la pandemia, con sus trabajadores “arriesgando la vida”.

Este empresario es miembro de una poderosa familia de Monterrey, ciudad industrial del país, cercano a López Obrador desde que este era Jefe de Gobierno de la capital mexicana en 2000-2005. De acuerdo con El Heraldo, el 2 de julio de 2018, Salinas Pliego fue uno de los escasos invitados al apartamento de López Obrador para celebrar el arrasador triunfo en las presidenciales, junto con Alfonso Romo, jefe de la oficina de la presidencia, y Julio Scherer, el consejero jurídico del presidente.

Durante el año pasado, Grupo Salinas ha ganado cuantiosas licitaciones entre las que destacan, Total Play, la división de telefonía e Internet, que obtuvo en marzo dos contratos para gestionar los sistemas de videovigilancia de la capital por casi 900 billones de dólares. En agosto, Seguros Azteca venció en la licitación de las pólizas que cubren los accidentes en la calle de policías y funcionarios capitalinos: casi 67 billones de dólares, un 19% más que el costo fijo anual del contrato durante los últimos seis años, como mencionamos antes.

La medida más polémica en la relación del Gobierno de Morena con el Grupo Salinas ha sido la adjudicación directa a Banco Azteca de la gestión del pago de las principales subsidios, la gran bandera social de López Obrador, con un presupuesto de más de 270 billones de dólares. Banco Azteca es uno de los bancos que más quejas acumula ante los organismos de defensa del consumidor por las altas tasas de sus créditos y sus métodos de recobro, que suelen incluir visitas domiciliarias. Aún así, este banco borró a organizaciones veteranas de la sociedad civil que llevaban años gestionando estas ayudas.

Cuando la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), criticó la adjudicación directa que benefició a Banco Azteca en un artículo periodístico, la empresa de Salinas Pliego se dedicó a desmentir dichas acusaciones. Esta medida se consideró como una muestra de amedrentamiento. “Ricardo Salinas tiene dinero, pero tiene dimensión social”, así suele defenderlo López Obrador, este pareciera ser el vínculo más fuerte entre el político y el empresario, y es que ambos tienen el mismo mercado y por ahora lo manejan a la perfección.

 

TE PUEDE INTERESAR:

¿Qué paga más durante el COVID-19: la avaricia o la responsabilidad social de las empresas?

Amazon rastrea a sus empleados para evitar que se contagien; otras empresas siguen su ejemplo


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

5 agosto, 2020
¿Qué opinas?