Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

La historia de cómo, hace 4,000 años, un rey asirio aplanó la curva de una pandemia

24 junio, 2020

De la historia siempre se aprende y el nuevo coronavirus no es la excepción. Nos remontaremos hasta la antigua Siria para averiguar si las medidas que se adoptaron hace cuatro milenios pueden servir a nuestro país

Desde la Edad Antigua hay registros de brotes que afectaron a gran parte de la población en un país o en varias regiones al mismo tiempo. De hecho, la Historia puede ayudarnos a poner en perspectiva lo que está sucediendo a causa del COVID-19.

La semana pasada escribí sobre cómo en la Peste Negra, igual que en la pandemia actual, las grandes empresas han salido beneficiadas. En el artículo de hoy viajaremos hasta el noroeste Siria, específicamente a Mari, una de las más prósperas ciudades-estado del siglo 18 aC, la cual sobrevivió a la enfermedad conocida como simmum mediante una cuarentena estricta impuesta por su rey Zimri-Lim. ¿México podría aprender de esta situación? Totalmente, así que sigue leyendo para descubrir cómo Zimri-Lim salió adelante hace 4,000 años.

Combatiendo contra el simmum

Como escribí previamente, Mari se sitúa en lo que hoy conocemos como Siria. El rey Zimri-Lim extendió la influencia de Mari mediante alianzas militares y maritales. Además construyó una maravilla arquitectónica en su gran palacio y mantuvo la paz en sus rutas comerciales. Todo esto lo sabemos porque tuvo el cuidado de conservar correspondencia militar, diplomática y personal en un archivo masivo. Más de 20,000 de estas tabletas de arcilla con escritura cuneiforme, escritas principalmente en acadio, la lengua de la época, fueron excavadas en la década de 1930. Algunas de éstas abordan la propagación y posterior contención de simmum. Zimri-Lim y su esposa principal, Shibtu, intercambiaron correspondencia sobre cómo detener la propagación de esta enfermedad que afectaba a sus cortesanos.

El portal Narratively publicó un artículo sobre este tema y habló con el asiriólogo (persona que estudia la escritura, lengua, historia y antigüedades de Asiria y Babilonia), Dr. Markham J. Geller del University College de Londres. Él explica que el simmum podría referirse a una condición contagiosa de la piel. Los mesopotámicos sabían que la forma de detener la propagación de la enfermedad era aislando a las personas que la tenían. En las cartas, Zimri-Lim discutió cómo manejar a las mujeres enfermas en su palacio y cómo evitar que estas infectaran a otros, lo que implicaba que salvar a la mayoría requería sacrificar a unos pocos, expulsando así a los enfermos de sus habitaciones o, en algunos casos, del palacio por completo. 

“Es interesante que, aunque el mecanismo para la propagación de enfermedades contagiosas se entendió de manera diferente en Mari de lo que es hoy, se reconoció el hecho de que una enfermedad que podría ser contagiosa”, dijo el asiriólogo Dr. Moudhy Al-Rashid para el reportaje citado. Entonces,si los mesopotámicos no entendieron la transmisión del simmum a nivel gérmenes, ¿cómo entendió el rey Zimri-Lim que podría propagarse? El historiador mesopotámico Edward Neufeld en un ensayo de 1986, se refirió a las instrucciones de Zimri-Lim como “prácticas”, lo que implica que la propagación de tales enfermedades y las medidas para contenerlas, ya eran bien conocidas. El hecho de que esta sea la referencia más temprana a la enfermedad contagiosa no significa que fuera la primera vez que se observaba un incidente como este.

De acuerdo con Narratively, las cartas de Zimri-Lim proporcionan la primera evidencia verificable de una cuarentena forzada, pues es probable que el rey basará esta medida tras verlo funcionar en el pasado. En una carta el rey ordenaba que cualquier persona contagiada de simmum debía permanecer en un edificio separado o en otra habitación en el palacio. El punto aquí era estar lejos del resto de las personas, pues para Zimri-Lim la distancia era la clave de todo. “Da órdenes estrictas de que nadie beba de la taza que usa (un contagiado)”, le escribió el rey a su reina Shibtu, “que nadie se siente en el asiento en el que se sienta, y que nadie se acueste en la cama en la que se acuesta, para que no afecte al resto”.

Finalmente, el rey Zimri-Lim pudo contenerla infección, si bien en la correspondencia que mantuvo con la reina no se indica el número exacto de afectados por la epidemia, al menos hay una omisión del simmum en las cartas, hecho que a los historiadores les hace pensar que el rey de Mari logró aplanar la curva y con ello levantar la cuarentena.

Este fragmento de las pinturas de la sala del trono en el palacio de Mari muestra a un sacerdote llevando al sacrificio un toro con los cuernos adornados con láminas de oro. Foto: NatGeo

Del simmum al coronavirus

Al día de hoy, de acuerdo con la plataforma de información geográfica del COVID-19, creada por la Universidad Autónoma de México (UNAM), hay 27,134 casos activos en el país. A lo largo de la pandemia, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell ha tratado de calmar el pánico público y respaldar los argumentos del presidente Andrés Manuel López Obrador, que prioriza la economía sobre los bloqueos radicales.

El médico, quien se desempeñará como director general de Epidemiología junto a Alejandro Macías, ex comisionado nacional para la prevención y control de la influenza A (H1N1) en 2009, fue calificado por la revista Quién como el “hombre inesperado del momento”. Hoy, el buen comportamiento de López Gatell y su habilidad para explicar al público ideas complejas lo han ayudado a convertirlo en el funcionario más popular en la administración de AMLO, tal como lo confirma la encuesta Mitofsky con un 49% de aprobación por parte de los mexicanos encuestados. 

Pese a esta buena cifra, hay quienes creen que López Gatell está ocultando la magnitud de la crisis, poniendo en peligro vidas y exacerbando el brote. “Él sabe cómo comunicarse y sabe cómo organizar un espectáculo”, dijo en una entrevista para el periódico El Financiero Laurie Ann Ximenez-Fyvie, que dirige un laboratorio de genética molecular en la UNAM. “Tiene sus puntos de conversación y los usa para convencer a la gente de que esto está bajo control”. Sebastián Garrido, coordinador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDEI, agregó que en realidad “no sabemos dónde estamos” en la curva. Garrido ha estudiado datos del gobierno que muestran que aún se registran muertes de fines de marzo. 

Ese retraso probablemente se puede atribuir a los sistemas obsoletos, así como a los marcos legales y médicos para certificar las muertes de COVID-19, dijo, lo que aumenta la posibilidad de que el número real de muertes de los últimos días no se conozca durante meses. Al principio de la crisis, la Secretaría de Salud de México optó por la estrategia de “vigilancia centinela”, basada en la selección de algunas unidades de informes con una alta probabilidad de ver casos para identificar tendencias, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que este sistema puede que no sea del todo efectivo para detectar enfermedades como la del coronavirus.

Por su parte, Nexos Datos publicó una investigación que mostró que se emitieron 17,310 certificados de defunción más en la capital entre el 30 de marzo y el 7 de junio en comparación con el promedio de 4 años. Además de las muertes por coronavirus, algunas muertes probablemente se debieron a personas que demoraron en buscar ayuda médica, dijeron los investigadores. “No lo hacen a propósito; no están escondiendo cuerpos en ninguna parte. Es solo que no han descubierto cómo hacerlo correctamente. Los sistemas no estaban preparados para esto”. dijo Macías. 

El periódico Milenio informó que la OMS advirtió a principios de mes que México se encontraba en uno de los momentos más complejos de las pandemia y agregó que las medidas de distanciamiento social aún no deberían levantarse. De acuerdo con El Financiero, una de las ideas más controvertidas por parte del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, ha sido presionar al público para que se concentre no en infecciones o muertes, sino en casos “activos”, en los que solo se tienen en cuenta a los pacientes con síntomas en el período anterior de 14 días. Al respecto, el hospital Johns Hopkins Medicine dice que para los casos graves, los síntomas pueden durar mucho más y la recuperación puede tardar seis semanas o más.

Finalmente y aunado al fuerte sismo que se registró el día de ayer, el hecho de que no se haya mantenido la sana distancia no afectará el curso de la pandemia como dijo Hugo López-Gatell en la conferencia vespertina. “Los encuentros que pudiera haber (durante la evacuación del sismo) no consideramos que sean tan numerosos que cambien significativamente el curso de la epidemia”, declaró. Aún así, no descartó la posibilidad de que, “quizá, en algunas localidades veamos un incremento de casos, pero no pensamos que la situación pudiera ser apremiante”. El funcionario pidió mantener las medidas de prevención, como el uso de cubrebocas y la sana distancia, en un momento de emergencia como el que se vivió el día de ayer.

La pandemia en la que actualmente nos encontramos, es una situación que no es ajena para los humanos a lo largo de la historia, y es que ésta nos muestra que la clave para la supervivencia es la cuarentena, el distanciamiento social y estar dispuesto a esperar para volver a la normalidad, tal y como lo hicieron en Mari hace 4,000 años.

 

TE PUEDE INTERESAR:

Reportaje: Se vaticina la caída financiera de Bayer tras la adquisición de Monsanto

Desde la Peste Negra al COVID-19, las pandemias han impulsado a las grandes empresas


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

24 junio, 2020
¿Qué opinas?