Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

La licencia de paternidad es la nueva revolución en los negocios

licencia de paternidad, padres, madres, licencia maternidad, negocios inteligentes,
28 septiembre, 2018

La licencia de paternidad es una tendencia que, bien pronto, no podrás resistir. También es un método para acabar con la inequidad de género de raíz, en el ambiente de trabajo. Compréndelo, planéalo, ejecútalo.


En México, con cifras de 2015, hay 94 hombres por cada 100 mujeres. Por pura estadística, si un hombre y una mujer compiten por un mismo puesto de trabajo, a ojos del empleador, en el inicio del proceso de reclutamiento deberían tener las mismas posibilidades de llevárselo. Su talento, aptitudes o formación terminarían por inclinar la balanza. Sin embargo, la mujer tiene un hándicap tremendo: puede convertirse en madre. De ser contratada, se corre el ‘riesgo’ de ‘perderla’ durante las semanas que destinará a asegurar la vida de un recién nacido. Al elegir al trabajador varón se desactiva ese ‘peligro’.

En México, las mujeres cuentan con 84 días de licencia de maternidad que son cubiertas por el Seguro Social. Por otro lado, el artículo 132 de la Ley Federal del Trabajo establece que es obligación del patrón otorgar la licencia de paternidad de cinco días con goce de sueldo, por nacimiento de hijos o adopción de un infante. Sin embargo, este pago de sueldo corre por cuenta del empleador. No es fácil que las empresas, en aras de romper con ideas rígidas en torno a los roles de género o con la buena intención de que sus empleados varones se involucren en la crianza de los hijos y en las labores domésticas, asuman ese costo. Pero quizás el camino se allanaría con un cambio de enfoque: las licencias de paternidad contrarrestan la discriminación laboral y potencian el capital humano de toda empresa.

Todo es cosa de dar el primer paso…

Empresas de presencia mundial y pleno carisma, como Google, Facebook y Netflix, han implementado las licencias de paternidad extendida en México. La última en hacerlo es ca Technologies.
Desde julio pasado, los varones que trabajan en esta compañía de software independiente, y que se convierten en padres, cuentan con una licencia de hasta 12 semanas pagadas. Así es: tienen el
mismo número de días para convivir con sus recién nacidos que las madres.

Silvio Trindade, director sénior de Recursos humanos de la empresa, nos confió el ‘razonamiento’ de la estrategia: buscar atraer a nuevos talentos en un mercado tremendamente competido, impulsando la igualdad, diversidad e inclusión.

Sin embargo, como en toda nueva práctica, se presentan resistencias. Regina Tamés, directora de gire (Grupo de Información en Reproducción Elegida, la organización de la sociedad civil con la agenda de igualdad de género más clara y combativa), opina que estas resistencias “son más de tipo cultural; es decir, que la sociedad sigue haciendo a las mujeres las únicas responsables de la crianza de los hijos”.

Otro factor, narra Tamés, es la falta de voluntad del sector político para reformar la Ley Federal del Trabajo y los poquísimos incentivos que se les presentan a los trabajadores. “Las propias mujeres, después de hacer uso de su licencia de maternidad e incorporarse nuevamente a la vida laboral, son despedidas o les hacen la vida imposible para que éstas renuncien por cuenta propia. (…) Por esta razón a los hombres (trabajadores) no les entusiasma mucho tal práctica, y muchas veces ni siquiera hacen uso de los cinco días de licencia a los que tienen derecho, y cuando lo hacen están un tanto renuentes a incorporarse a la vida doméstica”, detalla la activista y académica.

La ideología de esas gigantescas empresas tecnológicas de vanguardia, que han apostado por las licencias de paternidad, no tiene por qué ser muy diferente a la de tu empresa. Tú también sabes que lo más importante de un negocio son todos los individuos que conforman tu fuerza de trabajo, ¿no? Tú también sabes que tener empleados felices y leales te garantizará una menor rotación de personal y mayor productividad. Lo que se busca no es solo un cambio dentro de cada organización, sino que este cambio se transforme en algo más grande; que se vuelva parte de la cultura y que los nuevos padres hagan uso de esta licencia… Y que el ejemplo vaya cundiendo, de padres a padres y de empresas a empresas.

Este artículo se encuentra en la edición de septiembre de Negocios Inteligentes


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

28 septiembre, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

El coronavirus es una oportunidad esperando a ser aprovechada

El discurso en un patio vacío. ¿A quién le hablaba AMLO el domingo?

Lo que AMLO no cumplió en el plan para apoyar las Pymes por COVID-19

Funciones de Instagram que aumentarán tus ventas