Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

La otra cara de la moneda, tras la prohibición de la comida chatarra

10 agosto, 2020

El objetivo de la ley es mejorar la salud de los niños y prevenir enfermedades complejas como la obesidad, pero ¿en realidad esta ley ayudará a los menores?, ¿habrá repercusiones en la economía mexicana?

“La presencia de estos elementos en la dieta infantil deviene en obesidad, sobrepeso, diabetes y otras enfermedades que merman considerablemente la calidad de vida de las personas e incluso ocasiona la muerte”, señaló el Congreso de Oaxaca, tras aprobar el pasado 05 de agosto la la venta de bebidas azucaradas y alimentos chatarra a menores de edad. El proyecto presentado por la diputada Magaly López Domínguez, está teniendo réplicas, pues la bancada del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), del Congreso de Tamaulipas presentará la misma iniciativa; y ya se habla de que la Ciudad de México también buscará ese veto.

No será ninguna sorpresa cuando el resto de los estados comiencen a optar por una iniciativa similar. Pero, ¿en realidad esto mejorará la salud?, ¿qué hay de los comercios y de los fabricantes?

Mejorar los hábitos alimenticios

Al igual que en Oaxaca, la coordinadora de Morena en el Congreso de Tamaulipas, Edna López Rivera, informó que la iniciativa que presentará incluirá sanciones a tenderos y extiende la prohibición a cooperativas en escuelas de nivel básico y medio superior. “Así como se sanciona ahora a quien vende alcohol o tabaco a menores de edad, también se buscará sancionar a quienes expendan productos chatarra a nuestros menores”, reporta El Financiero.

Mientras que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, al ser cuestionada de si su Gobierno va a replicar la medida aprobada en Oaxaca, indicó que es una medida que está por revisarse y en todo caso informó que ya se está trabajando con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), en un programa de atención a personas con diabetes y obesidad, así como otro programa de prevención que se vincula con el que se aplica a nivel nacional, denominado “Vida Saludable”.

La Ley aprobada en Oaxaca llega tras la aprobación de la Norma Oficial Mexicana NOM-051 sobre el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasadas, la cual entrará el próximo 1 de octubre de este año (aunque las sanciones sólo comenzarán el 1 de diciembre). El objetivo es que el consumidor tenga información sobre el contenido de los alimentos que puedan representar un riesgo para la salud, a través de cinco sellos, los cuales indicarán si el producto tiene un exceso de calorías, sodio, grasas trans, azúcares y grasas saturadas. Aunque las intenciones sean las mejores, los empresarios consideran que esta medida no resolverá los problemas de obesidad en nuestro país. 

Una ley que afectará a la economía mexicana

Las empresas agrupadas en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguraron que calificar alimentos como buenos o malos y, sobre todo, recurrir a prohibiciones de ciertos productos, no es la ruta para combatir los problemas de salud en el país. A través de un comunicado oficial, el CCE indicó que esta medida “daña a las cadenas de valor en plena crisis de pandemia, en particular a los pequeños comercios que obtienen la mayor parte de sus ingresos de la venta de estos productos”. Señalaron también su preocupación por la posible competencia desleal y el comercio informal que generará esta Ley, afectando así a las familias que trabajan en el sector de producción, venta y distribución de estos alimentos.

Dicha postura fue reafirmada por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la cual coincide en que esta acción “no ataca el problema de raíz, ya que no implementa una política pública integral de salud, por el contrario, daña a los pequeños comercios que obtienen la mayor parte de sus ingresos de la venta de estos productos”. Resaltaron también que esta reforma generará un alto impacto económico en diversos sectores de la entidad, afectando principalmente a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Estas medidas afectan a los productores artesanales de cacao y chocolate, “íconos de nuestro estado que actualmente se encuentran en riesgo por la baja producción de la semilla y la carga fiscal que se le ha impuesto en tiempos recientes, mermando los ingresos de las familias cacaoteras y chocolateras”, se señala en un artículo de La Jornada. A través de dicho artículo la Coparmex resaltó que, particularmente en Oaxaca en estos momentos, hay una crisis económica profunda que afectará principalmente a los pequeños comercios. 

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la medida impactará a 58 mil comercios, en particular misceláneas, abarrotes, loncherías, fondas y taquerías, establecimientos que obtienen el 60% de sus ingresos de la venta de alimentos y bebidas, condición que generaría una significativa pérdida de empleos, indicó la Coparmex a través de Proceso, tan sólo a nivel nacional se estima que por esta situación han cerrado más de 70 mil tiendas de abarrotes, añadieron.

Finalmente, tanto el CCE como la Coparmex, hicieron un llamado al Congreso de Oaxaca, para reconsiderar y retrasar la propuesta, mientras se realiza un mejor análisis de dicha propuesta un diálogo con los distintos sectores económicos y sociales del estado que se verían gravemente afectados, en lugar de restringir la venta de estos alimentos cada vez que los datos de la malnutrición van en aumento, sugirieron ambos organismos.

TE PUEDE INTERESAR:

Adivina qué: en el confinamiento aumentas más de peso que en la oficina

¿Son las cocinas fantasma una oportunidad de negocios para la cuarentena?


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

10 agosto, 2020
¿Qué opinas?