Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

La reapertura de la economía en México será lenta y peligrosa… ¿pero es la correcta?

14 mayo, 2020

Pareciera que el fin del COVID-19 aún está muy lejos de llegar. Pese a ello, es urgente pensar en estrategias para reabrir la economía tomando las medidas de seguridad necesarias. Esta propuesta parece interesante.

Ayer, el mandatario Andrés Manuel López Obrador, presentó ayer el Plan de Reactivación Económica junto a la secretaria de Economía Graciela Márquez Colín. La pregunta es si ese plan funcionará. Antes de ver en qué consiste, hablaremos de una propuesta de reactivación sugerida al diario estadounidense The New York Times.

Aparentemente, la estrategia correcta para retomar las actividades económicas se encuentra en una característica del virus, en su período de latencia. El diario explica que el periodo de reposo del virus es en promedio de tres días entre el momento en que una persona se infecta y el momento en que puede infectar a otros.

El modelo que sugieren los profesores de biología Uri Alon y Ron Milo del Instituto de Ciencia Weizmann apoyados por el profesor en economía Eran Yashiv de la Universidad de Tel Aviv en Israel, sugiere que la población sea dividida en dos grupos y que trabajen en ciclos de 2 semanas, en donde una persona trabaje solo 4 días a la semana y luego regrese a trabajar desde casa por 10 días, como medida de prevención. 

Los biólogos predicen que este ciclo puede reducir el número de reproducción del virus ya que se reducirá la densidad de personas en el trabajo y la escuela. Esta estrategia es sólo una opción dentro del panorama mundial, que busca ya como volver a la “normalidad” en términos económicos. En México el regreso parece que no se seguirán estos protocolos matemáticos.

Así es como iremos regresando: lenta y peligrosamente

Según el Plan de Reactivación Económica, la primera etapa de reactivación comenzará el próximo 18 de mayo con la reapertura de los llamados Municipios de la Esperanza que son, para ser exactos, 269 en 15 estados. Dichos municipios registraron pocos o nulos casos de coronavirus. (Los críticos a esta medida señalan que, también, en esos municipios no se han tomado suficientes muestras, de ahí que aparezcan como libres de la pandemia.)

La segunda etapa comenzará del 18 al 31 de mayo en donde se retomarán las actividades de construcción, minería y fabricación de equipos de transporte. Dentro de esta etapa se elaborarán protocolos sanitarios para el reinicio seguro de las actividades, capacitación para el personal en temas de seguridad laboral, se adecuarán los espacios de trabajo y se contarán con filtros de ingreso y sanitización. Finalmente, en la última etapa que comenzará el 01 junio, veremos la reapertura de las actividades sociales, educativas y económicas dependiendo de lo que indique el semáforo de actividades. 

Recuerda que este semáforo indicará las actividades permitidas en cada municipio y estado dependiendo del color arrojado

En el rojo se permitirá la ejecución de las actividades esenciales y priorizando el cuidado de sectores vulnerables de la población; mientras que en el naranja podrán activarse algunas actividades no esenciales siguiendo los lineamiento de sana distancia.

El amarillo dará apertura a actividades en espacios públicos abiertos y cerrados.

El color verde indicará el regreso a la “normalidad” de todas las actividades sin restricción alguna, pero manteniendo los cuidados que señalen las autoridades. En la conferencia se informó que la Secretaría de Salud informó que anunciarán semanalmente el color en el que se encuentre cada estado

Foto: El Economista

4 retos que complicarán las cosas para el futuro

En un artículo, la revista digital Forbes resaltaba los argumentos dichos por Alejandro Saldaña, analista económico de Grupo Financiero Bx+, en una conferencia de prensa. Decía que al principio de esta crisis algunos analistas consideraban que la recuperación económica se daría en forma de V, pero al día de hoy existen 4 factores que complicarán la recuperación económica:

  1. La tasa de cambio. El dólar va a la alza, lo que provoca que sus exportaciones se vean reducidas si los socios comerciales no reactivan la demanda de bienes en gran volumen.
  2. Consumo a la baja. Debido al cambio brutal en las finanzas personales donde varios fueron despedidos o en el mejor de los casos, les bajaron los sueldos, en el momento en que se reactive la economía muchos no consumirán, pues se encontrarán con pocos ingresos o con deudas en aumento.
  3. Sectores en espera. Sectores importantes para la economía como el turístico quizás tarden más en reactivarse o bien serán los últimos.
  4. Desempeño dudoso. La política ha generado desconfianza por parte de la inversión privada.

Saldaña hizo hincapié en que la prioridad ante el COVID-19 debe ser la seguridad sanitaria para poder reactivar el resto de los sectores. Añadió que “para México vemos una caída más orientada hacia el -7% para finales de 2020 y una recuperación que podría verse afectada por bajos estímulos fiscales e incertidumbre en la inversión privada”.

Falta poco para la reactivación de todas las actividades en esta “nueva normalidad” y aunque cada país tome medidas de reinserción diferentes, todas deberán atender la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La estrategia de transición para salir del confinamiento requiere un enfoque escalonado y calibrado”, como indicó el director ejecutivo del Programa de Emergencia de la OMS, Michael J. Ryan.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Así será el futuro del empleo después del coronavirus

 


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

14 mayo, 2020
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Conoce el Money Sutra; porque tener dinero siempre es mejor que tener sexo

Con su lanzamiento, el yuan digital amenaza la supremacía del dólar en el mundo

Comercios de España cobran “tasa COVID-19” a sus clientes; ¿podría pasar igual en México?

Las cifras hablan: la ley seca no disminuyó los contagios de COVID-19