Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

La Super Salesperson

12 febrero, 2020

En su columna de esta semana, Adán Cortés habla sobre los disfraces que suelen usar los vendedores.

Corría el año de 1938 cuando el autor Jerry Siegel y el dibujante Joe Shuster vieron la primera aparición pública de Superman en el Action Comic número 1. Después de este día cambió su suerte para siempre, pues la propiedad de este superhéroe, tras más de 80 años de su primera edición, sigue siendo rentable.

Superman o Kal-El (su verdadero nombre) es un kryptoniano que llegó a la tierra y, al ser adoptado por unos humanos, toma el nombre de Clark Kent. Como todo mundo sabe, tiene un alter ego, Superman, cuya identidad adopta cuando se dedica a defender el planeta Tierra de diferentes amenazas. A la luz del día, fuera del ojo público, a vista de todos es un tímido y poco tonto reportero de lentes, pero cuando se pone el disfraz experimenta una transformación radical.

¿Que tiene que ver esto con las ventas? Tal parece que para tener éxito en las ventas tienes que llevar una doble personalidad, cuando estás en la oficina eres todo un Superman, sacando citas como un campeón, negociando con fiereza, mostrando a la persona exitosa. Sin embargo, cuando te acercas a una empresa para vender te disfrazas de Clark Kent y pasas desapercibido. También usas ese disfraz cuando te da pena admitir que eres vendedor en una reunión con tus amigos o familia. Amigo Vendedor, ¡esto NO debe ser así!

Hoy te quiero compartir los sinónimos más comunes que usa el vendedor para ocultar su profesión:

  • Consultor
  • Asesor comercial
  • Desarrollador de negocio
  • Lider comercial
  • Estratega de nuevas cuentas
  • Experto en soluciones

La lista podría seguir porque dependiendo del ramo se colocan ciertas frases rimbobantes. Hace poco me encontré en LinkedIn a un vendedor que me dijo: 

“Te quiero compartir un proyecto económico que consiste en crear empresas y expandirlas por internet. Nos gustaría mucho que formaras parte de esta increíble sociedad ya que en 2 a 3 meses puedes ganar $20,000 pesos o $3,500 dólares adicionales a lo que ya haces”.

Sinceramente no se me hizo el approach adecuado, por lo que después de platicar un poco más decidí compartirle una de mis columnas, titulada ¿Por qué te conformas con ser un vendedor cuando puedes ser un experto? 

Al ver el nombre de la columna, me respondió con un seco: “No soy vendedor, gracias” 

De inmediato me dio mucha pena porque imaginé que podía ser de otra profesión. Procedí a re leer su perfil, pero estando ahí me di cuenta que sus trabajos eran de ventas, y que su último cargo simplemente se autodenominaba como empresario. Entendí que me encontraba frente a un vendedor que se avergonzaba de su profesión. Me animé a platicar un poco más con él; además le compartí otra de mis columnas: Los mejores empresarios de la historia han sido vendedores. Sin embargo, lejos de ayudarlo a entender lo cerró aún más.

La triste realidad es que hay muchos vendedores que van por ahí haciéndose los frescos y aparentando algo que no son. Cuando nadie los ve, son Super Salesperson, pero con la mala fama que se han hecho los vendedores prefieren presentarse como Clark Kent, aunque no necesariamente sean tímidos. Es verdaderamente triste ver estos casos repetirse recurrentemente.

Esto, como se puede ver en el ejemplo anterior, le afecta al vendedor, le pega aún más en su credibilidad ante posibles clientes, pues lo toman como un farsante, un suplantador que sólo quiere lograr su cometido aun a costa de los demás, engañándolos desde su presentación. Esto no debe ser así. 

Para terminar quiero recordar un capítulo de la serie Los Reyes de la Colina:

Héctor Reyes es vendedor de gas propano. Su mayor atributo es la confiabilidad que da a sus prospectos, otro rasgo de Héctor parece ser la lealtad y la satisfacción del cliente. Si bien parece sufrir una caída en las ventas durante la venta de Grill Stravaganza, que duró un mes, seguía confiando en que sus ventas llegarían a fin de mes, confiando en su método probado y verdadero de asesorar imparcialmente a sus prospectos y al final entregarles folletos simplemente diciéndoles que regresen si y sólo si están listos. A pesar de esto, logró vender más propano que cualquier otra persona en un sólo día simplemente entregando ese folleto a un cliente, al que más tarde vendió 500 unidades.

¿Qué aprendemos de esto? Cuando eres un vendedor consultivo, te destacas de los demás y eres apreciado por prospectos y clientes por igual, por lo que te ven como un aliado y no como un oportunista. Eso te genera más ventas con ese prospecto y con los que él te recomiende.

Si buscas a un vendedor consultivo. No dudes en contactarnos a traves de www.vendedores.work ¡Seguro tenemos al vendedor que le dará un giro a tu empresa!


Negocios Inteligentes es un medio plural que admite puntos de vista diversos. En tal sentido, la opinión expresada en esta columna es responsabilidad sólo del autor.

Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y El Fiscoanalista(novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral).



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

12 febrero, 2020
¿Qué opinas?
Te puede interesar

La cancelación de puentes sería desastrosa para Querétaro [Agenda Inteligente]

Señala IMSS a 7 empresas de outsourcing ilegal [Agenda Inteligente]

Coronavirus es enemigo #1 de la humanidad: OMS [Agenda Inteligente]

El decálogo de responsabilidad del Consejo Coordinador Empresarial

El decálogo de responsabilidad del Consejo Coordinador Empresarial