Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Las 5 + 1 razones más probables por las que fracasará tu negocio (y las soluciones)

15 enero, 2019

No seas parte de las estadísticas de fracaso de los negocios. Aquí te decimos en qué tienes que poner atención para triunfar.


Siempre lo repiten, tres de cada cuatro empresas nuevas en México cierran en menos de dos años. Pero de nada sirve que te lo digan si no te ofrecen soluciones o maneras de que puedas colocarte en el lado positivo de la estadística. Aquí te traemos las razones más frecuentes entre los emprendedores mexicanos, y las estrategias que ellos mismos han usado para salir de sus problemas.

La historia de los expertos en fracasar

En el 2012, se reunió un grupo de mexicanos emprendedores con algo en común: todos habían fracasado en algún negocio. Con unos mezcales encima, se pusieron a hablar de estas experiencias y lo que habían aprendido. En unas semanas, le fueron dando forma: serían exposiciones de siete minutos y diez láminas por persona. Así naciólo que hoy se conoce como FuckUpNights (algo así como “noches jodidas”). La idea se extendió de modo viral en el ecosistema emprendedor global y, actualmente, esos encuentros de fracasados que exponen sus historias personales de terror en el mundo de los negocios, se llevan a cabo regularmente en más de 300 ciudades en 80 países.

Pero hablar del fracaso no sólo es un pretexto para beber mezcal. Tras el éxito de estos encuentros, este grupo de amigos también creó The Failure Institute, que se dedica a investigar seriamente por qué nos va mal en los negocios. De acuerdo con Leticia Gasca, directora y fundadora de este grupo, la razón principal en América Latina es la misma: mala planeación financiera. Pero hay muchas más: según el Inegi, de 100 empresas nuevas, solo 67 llega al año, y para el quinto año solo quedan 35.

Las razones principales en México

De acuerdo con estudios de The Failure Institute hechos a lo largo de los años, las cinco razones principales por las que fracasa un negocio en México son:

  1. 65% no cuenta con los ingresos suficientes para subsistir.
  2. 48% no cuenta con indicadores de desempeño.
  3. 44% no tiene un proceso de análisis.
  4. 44% lleva una planeación deficiente.
  5. 43% fracasa por problemas en la ejecución.

En su estudio más reciente, del año pasado, The Failure Institute encontró que los emprendedores universitarios también encuentran el mismo tipo de problemas. En este grupo, las principales causas por las que fracasó el negocio son finanzas y planeación estratégica, falta de convicción y problemas de marketing.

1. Si no cuentas con los ingresos suficientes

“El área de finanzas es, para muchos, aquella con la que no se quieren meter. Todo lo que tenga que ver con números, contabilidad o el cálculo de presupuestos, entre otros, son temas que dan miedo o que producen fastidio en el emprendedor, al grado de ni siquiera buscar capacitación”, sentencia este estudio. Pero, justamente, ésa es la solución.

“Estudien un curso de finanzas para no financieros. Te enseñan a llevar la contabilidad y están enfocados a estas personas que quieren emprender, pero que no tienen los conocimientos para llevar números de manera adecuada”, explica Abraham Vergara, coordinador de contaduría y gestión empresarial de la Universidad Iberoame­ricana. Conocer los flujos del dinero te ayudará a saber por cuánto tiempo te alcanzarán los fondos que tienes y te permitirá prevenirte para buscar más.

2. Si no tienes indicadores

Cuando se tiene el recurso necesario para operar, es indispensable administrarlo bien. Para saber qué tan bien se está llevando a cabo esto en una compañía, es importante tener indicadores.

Adalberto Flores recuerda su historia de terror con Inviko: “No teníamos indicadores. No teníamos ni KPI (indicadores clave de rendimiento, por sus siglas en inglés), no hacíamos buena planeación. ¡Error tras error!”.

Inviko era una plataforma que tenía el objetivo de conectar a usuarios que deseaban lograr algo con aquellos que podían apoyarlos a través de comisiones. Si tú querías vender tu carro, pagabas una comisión para que alguien te ayudara a venderlo, por ejemplo. La idea era realmente buena, incluso fueron premiados en el Desafío Intel en 2009 por ser el mejor proyecto presentado en la competencia de negocios de base tecnológica. Fracasó con Inviko en 2009, pero aprendió de la experiencia y en 2015 fue seleccionado por Endeavor, la aceleradora de negocios, como el emprendedor del año.

Es importante conocer cuánto dinero entra y cuánto sale, pero hay más cosas que medir: el número de visitas que tienes en tu sitio (o que entran a tu tienda) y cuántas personas terminan comprando y cuántas de éstas se vuelven compradores recurrentes; o en el caso del área de producción, cuánta demanda tienes y cuánta oferta ofreces.

­Al hablar de manera general, la clave es conocer el punto de equilibrio que tiene tu empresa, es decir, de cuánto deben ser las ventas para cubrir sus costos y gastos de operación, para que no haya ni utilidades ni pérdidas. “También debes saber cuándo ganas, es decir, cuándo tienes ventas por arriba de tal nivel y cuándo está por debajo y experimenta pérdidas”, explica Ángel Méndez, profesor de negocios de la Universidad La Salle. Conocer el equilibrio es esencial porque esto te ayuda a planear y a controlar el dinero.

3. Falta de procesos de análisis

Básicamente, el análisis de procesos permite evaluar la situación real de la estructura de una empresa. Es decir, busca la forma más eficiente de hacer las cosas.

En las empresas, especialmente las que llevan más tiempo, a veces parece que la única opción es invertir más. Conseguir más personal, infraestructura, herramientas, etc. En cambio, con el análisis, se busca la forma más eficiente de reorganizar la empresa. Por otro lado, también sirve para encontrar las debilidades y fortalezas de la compañía.

4. ¿Tu problema es la planeación deficiente?

La plataforma Invikó siguió compitiendo en América Latina. Pero Adalberto Flores y su par de socios calcularon mal los recursos que requerían para operar de ahí en adelante. A eso se le sumó que escogieron mal a los inversionistas —que les retiraron la inversión luego de que no cedieron a sus peticiones, que además eran ilegales e incluso los extorsionaron—. Por si fuera poco, no enfocaron el producto al mercado correcto, ya que tenían clientes que querían de todo: unos pedían ayuda para reclutar cierto tipo de personal, otros para vender su auto. Incluso hubo quienes querían que los llevaran a conocer gente famosa. “Eso, aunado a todo lo demás, fue lo que nos mató”, asegura Flores, que ahora es CEO de Kueski, la startup mexicana de micropréstamos que ha levantado más inversión en la historia.

5. ¿O la ejecución deficiente?

Un punto de venta no adecuado (41%), un estudio de mercado débil (41%), una promoción y publicidad inadecuada (38%) y un mercado meta mal seleccionado (33%) son las primeras causas de quiebre de aquellos emprendedores que fracasaron debido a un mal marketing.

“Cuando los emprendedores no conocen a su cliente, el emprendimiento falla. Y para eso no precisas conocimientos técnicos ni de finanzas ni de mercadotecnia, pero sí tienes que saber quién es a quien le vas a vender tu producto”, asegura Abraham Vergara. Si no conoces a tu cliente, no podrás establecer un precio y si esto no lo haces bien, vas a fallar en los costos y éstos van a comerte el negocio.

¿Qué hacer? Sal y conoce a tu cliente. Ve a preguntarle cara a cara a quien tú crees que te va a consumir. Para hacer esto hay varios métodos que pueden ayudarte. Uno que está muy vigente y que se ha probado que funciona es el de The Lean Startup, el cual trata de aprender a través de ensayo y error una y otra vez qué es lo que quiere el cliente y con ello crear un producto mínimo viable, que tenga las suficientes características para satisfacer a los primeros clientes a la vez que permita que el emprendedor reciba retroalimentación. Esta última es la manera más directa de saber qué quieren tus clientes. No siempre necesitas un estudio de mercado, sino simplemente parar oreja a los que ya son tus usuarios.

6. Y un problema extra: sin el Inadem, las cosas serán un poco más difíciles

“Lo vamos a extinguir”. Con esas palabras de Graciela Márquez, Secretaria de Economía, se terminó el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem). Esto no significa que el nuevo gobierno dejará de lado a las pymes.

Todos los comunicados han dicho que los apoyos seguirán, se habla de 3 mil millones de pesos en microcréditos, los cuales se otorgarán por medio de tres convocatorias, donde se entregarán de 500 mil a 600 mil prestamos que ahora serán revolventes (es decir, los intereses se van a multiplicar), y ya no a fondo perdido. Para acceder a estos créditos, los solicitantes deberán tener por lo menos dos empleados, asimismo se les dará preferencia a aquellas personas que viven en situación de marginación.

En el 2014, el Inadem alcanzó su récord de presupuesto con 10 mil millones de pesos. Durante los sexenios pasados, el promedio de presupuesto para el Inadem o sus antecesores fue de 5,400 millones de pesos anuales. Para el 2018 solo obtuvieron 3 mil 940 millones de pesos.  El Inadem también ha creado la infraestructura de 190 incubadoras básicas, 69 incubadoras de alto impacto, 47 aceleradoras y convenios de trabajo con 32 sistemas universitarios.

Aquí puedes leer la versión completa del estudio de The Failure Institute.

Con información del artículo “¿Por qué fracasan las pymes?” de la edición de agosto del 2017 de Negocios Inteligentes.

Sigue leyendo por qué es tan difícil emprender para un millennial en México.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral).



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

15 enero, 2019
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Renovación, el gran desafío para la gestión del talento

Sector financiero pierde 700 mmdd al año por no entender a las mujeres [Agenda Inteligente]

Los Lego ya no serán de plástico [Agenda Inteligente]

Mujeres en Japón exigen su derecho de usar lentes en el trabajo

Mujeres en Japón exigen su derecho a usar lentes en el trabajo