Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Las razones económicas del respaldo de Carlos Slim a la vacuna contra el COVID-19 en Latinoamérica

13 agosto, 2020

La implicación del empresario mexicano no sólo es una buena noticia para el sector salud, también para el económico, ¿por qué?

La vacuna contra el COVID-19 se producirá para Latinoamérica gracias a un acuerdo entre el laboratorio AstraZeneca, los gobiernos mexicano y argentino, y la fundación Carlos Slim. El anuncio fue dado en Buenos Aires por el presidente Alberto Fernández y, más tarde, el canciller mexicano Marcelo Ebrard celebró que América Latina podrá tener acceso a una vacuna gracias al proyecto de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, uno de los más sólidos y avanzados hasta el momento.

“La idea de este acuerdo es ahorrarnos un año de tiempo para que América Latina pueda tener esta vacuna”, dijo a la prensa internacional Arturo Elías Ayub, vocero de Carlos Slim. América Latina (con excepción de Brasil que tiene un acuerdo con otro desarrollo), podrá acceder “al mismo tiempo que los países desarrollados a una vacuna efectiva y a un precio que no contempla lucro porque fue la condición que puso Oxford”, dijo por su parte el canciller Ebrard. Esta noticia es un gran avance en tema de salud, pero también en el tema económico, gracias a la intervención del multimillonario mexicano Carlos Slim. Las razones de su intervención son, naturalmente, razones de negocio.

Los beneficios económicos de una vacuna a precio accesible

En un artículo en Time, Daniel Hemel, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago y Lisa Larrimore Ouellette, profesora de la Facultad de Derecho de Stanford, recalcaron los beneficios económicos de una vacuna a precios accesibles. Ambos concuerdan en que si la vacuna es 100% efectiva, garantizará a las empresas del sector privado una recompensa financiera, al mismo tiempo que garantiza que todas las personas puedan acceder a la inmunidad. Esto concuerda con la declaración de Silvia Varela, directora en México de AstraZeneca, quien calculó que la vacuna no deberá de exceder los 4 dólares, es decir 89 pesos, por dosis. 

Hemel y Larrimore analizaron en marzo que la comercialización de una vacuna contra el coronavirus, probablemente requeriría la ayuda de una empresa farmacéutica del sector privado con la capacidad y la experiencia para realizar ensayos clínicos costosos y luego fabricar millones de dosis. Este análisis, también  concordó con los hechos actuales. De acuerdo con el presidente argentino, la Fundación Carlos Slim firmó un acuerdo con la farmacéutica AstraZeneca, en el que se acordó que la fundación financiará parte de la producción para elaborar entre 150 y 250 millones de dosis. 

Hugo Sigman, fundador del Grupo INSUD, informó que la producción de la sustancia activa la tomará el laboratorio mAbxience, perteneciente al Grupo INSUD, mientras que el laboratorio mexicano Liomont, completará el proceso de formulación y envasado. La vacuna, que actualmente se encuentra en fase 3 de desarrollo, va a estar disponible para el primer semestre de 2021. En ocasiones anteriores, las farmacéuticas se han enfrentado a una presión política para que las vacunas estén disponibles a un bajo costo, pero este no parece ser el escenario de AstraZeneca, México o el de Argentina. 

Hablemos de números

“La recuperación económica dependerá de la evolución de la pandemia del coronavirus, por lo que la política económica deberá ajustarse a la nueva realidad”, aseguraba a La Jornada en julio, Arturo Herrera Gutiérrez, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Herrera Gutierrez destacó que el ritmo de la recuperación estaba determinado por el tiempo en el que estuviera disponible una vacuna, y agregaba que la política económica, en particular la fiscal y financiera, deberían ajustarse a la nueva realidad.

“El objetivo es producir la vacuna a partir del primer semestre del próximo año, y no habrá ganancias durante la pandemia”, dijo el presidente argentino Alberto Fernández en un comunicado luego de una reunión con representantes de AstraZeneca. Mientras que Arturo Elias, vocero de Slim, dijo que se invirtió una suma “muy significativa” en el esquema. “Existe un gran compromiso económico independientemente de si la vacuna funciona”, dijo a Reuters, y señaló que la fundación comenzaría a trabajar de inmediato. Pero, ¿cuánto dinero se invirtió?, ¿cuánto le costará realmente a México la vacuna? 

En un artículo previo señalamos que la vacuna se aplicaría al 71% de la población y le costaría a México, aproximadamente 26 mil millones de pesos, precio que fijaron 21 laboratorios diferentes, con un precio unitario de entre 202 a 230 pesos. Un mes después, las cifras han cambiado gracias a la iniciativa del empresario mexicano, Carlos Slim. Si los planes de Slim y los avances de las farmaceúticas mAbxience y Liomont llevan a la pandemia a un final más rápido y menos mortal, podrían demostrar el papel potencial del empresario dentro y fuera del sector farmacéutico.

TE PUEDE INTERESAR:

¿Cuánto costará a México la vacuna contra el COVID-19?

¿Por qué la fortuna de Carlos Slim creció aún más pese a la pandemia?


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

13 agosto, 2020
¿Qué opinas?