Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Lo que nos faltaba: el diseño urbano de la CDMX incrementa los contagios de COVID-19

7 julio, 2020

Un reciente artículo de la Universidad de Memphis, señala que el entubamiento de los ríos, originalmente para evitar focos de infección en la capital mexicana, ayudó a crear un entorno favorable al virus SARS-CoV-2.

La semana pasada, Elena Delavega, investigadora social en la Universidad de Memphis, publicó un artículo en el portal The Conversation donde planteaba que el diseño urbano de la Ciudad de México está favoreciendo un ambiente de contaminación que favorece el contagio de COVID-19.

La especialista, nacida en la Ciudad de México y enfocada en la pobreza urbana, señala que a inicios del siglo pasado, a la ciudad la atravesaban 45 ríos, y estaba lejos de ser el desastre ecológico que es hoy.

Obviamente, el problema empezó desde antes, cuando los conquistadores españoles decidieron secar el lago de Texcoco sobre el que se asentaba la ciudad. “Los españoles no entendían el ecosistema acuático del área y no respetaban la ingeniería de los aztecas”, escribe Delavega. El resultado es que, desde entonces, la urbe está condenada tanto a la sequía como a las inundaciones.

Más tarde, la decisión de entubar y sepultar esos afluentes crearon un entorno árido que se pensó protegería a los habitantes de enfermedades como cólera, malaria y otros males provocados por las frecuentes inundaciones. No se pensó que favorecería la transmisión de virus aéreos.

En el siglo XX, el proceso de sequía de los ríos remanentes continuó y hoy tan sólo sobreviven en los nombres de algunas de sus avenidas: Río Piedad, Río Churubusco, Río Mixcoac, Río San Joaquín, etc.

Así, una megalópolis con sequía cuando no llueve, polvosa, enclavada entre las montañas que contenían el antiguo lago, proclive a contaminarse en exceso por el parque vehicular y los incendios de los bosques cercanos, es el escenario de la pesadilla perfecta para incrementar la transmisión por aire del nuevo coronavirus.

La calidad del aire y el coronavirus

Horacio Riojas, especialista en salud ambiental de la UNAM, durante el foro Contaminación y vulnerabilidad humana en tiempos de COVID-19, señaló: “Hay un problema de contaminación intramuros, que tiene que ver con la exposición a contaminantes producto del uso de leña en las casas en México. Publicamos un estudio hace cinco semanas y ya avisábamos un poco sobre los mayores riesgos que tiene la población rural, de tener mayor impacto por el COVID. Alrededor de 25 millones de mexicanos expuestos al humo de leña, son altamente vulnerables al COVID-19”.

Riojas agrego que el coronavirus ha comenzado a ser más evidente en los municipios pobres y rurales, hecho que se suma a los altos niveles de contaminantes que residen en varias ciudades de nuestro país y del mundo. ¿Qué estados y/o municipios son los más contaminados en nuestro país? De acuerdo con el último reporte de IQAir, Toluca, Nezahualcóyotl y Ecatepec son las regiones más contaminadas, mientras que Oaxaca, Tepic e Iztacalco son las más bajas. Cabe resaltar que en comparación con lo que Delavega escribió para The Conversation, La Ciudad de México se encuentra en el puesto 37 en la clasificación de ciudades por calidad de aire y contaminación de IQAir, mientras que ciudades como Detroit (puesto 18) o Los Ángeles (puesto 27) se encuentran por encima de nuestra capital. 

Para Alastair Lewis, Director de Ciencias en el Centro Nacional de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de York, omitir diversos factores derivados de las distintas circunstancias geográficas como agravantes de la COVID-19 es un gran error, tal como escribió en otro artículo de The Conversation. En un documento de la World Health Organization, se indica cómo la contaminación del aire repercute en enfermedades respiratorias, coronarias o cerebrovasculares, mismas que aumentan la mortalidad del coronavirus, pero la contaminación no es la única culpable.

Para Lewis, la relación entre contaminación y ciudades es lo que hace tan difícil determinar con exactitud la influencia que tiene la contaminación en el nivel de mortalidad de la enfermedad actual. Londres y Nueva York registraron un aumento rápido al inicio de la pandemia debido a la alta densidad de población y el transporte público de uso masivo, con altas tasas de pobreza y ausencia de servicios (tal como en CDMX).

Además del diseño urbano de la Ciudad de México, construido durante siglos, también la pobreza de los habitantes de la capital (enraizada también en siglos de desigualdades) agudiza los contagios. De acuerdo con el portal Animal Político, las alcaldías de Milpa Alta y Xochimilco, con los mayores índices de pobreza y pobreza extrema de la capital, tienen también las tasas más altas de contagios. En cuanto a infraestructura hospitalaria, estas dos alcaldías también son las de mayores carencias, pues tienen la más baja densidad de camas de hospital por cada 10 mil habitantes: 4.62 para Milpa Alta y 4 para Xochimilco, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

A diferencia de otros países, México se resistió al llamado “quédate en casa”, pues no es una opción viable para millones de trabajadores. Como se lee en El Economista, “ante el panorama de una crisis sanitaria ellos son los más expuestos; porque parar sus actividades significaría cortar sus ingresos, porque si no paran son más vulnerables a contraer el virus, porque si contraen el virus sus ingresos no les permitirían pagar por atención médica y porque el sector público está saturado”.

 

TE PUEDE INTERESAR:

¿Cuánto costará a México la vacuna contra el COVID-19?

Los arquitectos deberían de rediseñar los espacios pensando en la pandemia, ¿o no?


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

7 julio, 2020
¿Qué opinas?