Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos

Los 5 mandamientos del buen feedback

feedback, retroalimentación, recursos humanos, negocios inteligentes,
22 junio, 2018

He aquí el talón de Aquiles de la mayoría de las organizaciones, y muy probablemente de la tuya también: las charlas de retroalimentación rara vez logran algo bueno.


La mayoría de las empresas se comunica muy bien hacia afuera; tienen equipos enteros dedicados a eso. Pero hacia adentro, la historia suele ser otra. No se trata de los boletines y mails que se mandan entre empleados, sino del ciclo completo de comunicación. Un síntoma de esto es el terror que tienen todos, directivos y colaboradores, a la hora del feedback. Detrás de esa aprensión se
esconde la incapacidad de dar y recibir críticas concisas.

En realidad, el compromiso de comunicación en el interior de la empresa no se cultiva con la dedicación que debería. Qué común resulta el mánager que usa la retroalimentación como regaño de maestro de primaria: aprovecha el momento para, con autoridad, hacer sentir mal al otro. También se verifica la existencia de empleados que pierden la cabeza cuando les pide que se atengan a los lineamientos de la empresa. Como en todo, para que esto funcione se necesitan, al menos, dos partes.

Para que no te pierdas (de ninguno de los dos lados de la operación) hablamos con Ivonne Vargas, elocuente especialista en Recursos Humanos, autora y vocera del programa Speaker para temas de capital humano en Penguin Random House. Ella nos ayudó a aterrizar los consejos y lineamientos que a continuación presentamos para que las sesiones de feedback sean productivas para ambos puntos de vista… ¡y dejes de hacerlas mal!

1. Huye de las sesiones maratónicas donde se tiene que resolver todo. Sé sincero y reconoce que eso es imposible. Lo único que vas a lograr es que todos terminen odiándose. Enfócate en cosas concretas y modestas.

2. Aprende a reagendar, como mánager y como colaborador. Si ves que tu interlocutor está en una posición débil o emocional (sospechas que no será el sujeto más receptivo del mundo), déjalo ir. Por otro lado, si una de cada dos palabras de tu jefe es agresiva, ya no sigas presionando. Mete el tema otro día.

3. Las sesiones cortas son importantes, pero sólo si son frecuentes. Elige una ocasión al mes, justo en el punto en que es más relevante, para tener el feedback. Así, los temas concretos no quedarán olvidados en la siguiente oportunidad.

4. No somos robots, todavía no llegamos a esa distopía. En estas conversaciones siempre habrá un elemento intrínseco de emoción que tampoco se puede dejar de lado; es decir, esfuérzate por desarrollar empatía.

5. Usa la tecnología a tu favor. Las plataformas que pueden agendar las sesiones y los temas, donde además es posible revisar el historial de cada empleado para ver si sólo te dan el avión, son últiles. Es mucho mejor que un cuadernito que luego se pierde.

*Este artículo se publicó primero en la edición de junio de la revista Negocios Inteligentes.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.

22 junio, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar
Walmart supply chain

¿Qué hace extraordinario a Walmart? Precio, logística e e-commerce

Quizá hay un problema en cómo estás contando tu propia historia (o la de tu negocio)

Grupo Bimbo

Expandirá Bimbo fabricación de camionetas electricas

autoestima

¿Cómo manejar a gente con baja autoestima?