Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Los errores de MoviePass y lo que puedes aprender de ellos

moviepass, negocios inteligentes, diego coto, clientes, empresas, suscriptores, cine, netflix, mitch lowe
1 agosto, 2018

Aunque parezca un servicio muy específico, los errores de MoviePass son universales para cualquier negocio, y los emprendedores deben tener cuidado de no seguir los mismos pasos.


Si Netflix cambió la forma en la que consumimos películas y entretenimiento en nuestras casas, MoviePass es la empresa que quería cambiar nuestra forma de consumir desde el cine. La idea original era pagar una suscripción mensual con la que los clientes podían entrar al cine todas las veces que quisieran. Hubo un momento en el que MoviePass parecía tener el potencial de ser la empresa disruptiva en este mercado, aunque por ahora, parece que esa esperanza se está perdiendo.

La peor semana de su historia

La semana pasada fue la peor en la historia de la compañía. Básicamente el 26 de julio se quedaron sin dinero para pagar las entradas al cine de sus clientes; después, el 27, la compañía matriz Helios and Matheson tuvo que pedir un préstamo de 5 millones de dólares para mantener las operaciones a flote. En los días siguientes, MoviePass anunció algunos cambios en su estrategia: subirían el precio de las suscripciones (de $9.95  a $14.95); además, las películas populares costarían un extra (justo ese fin de semana se estrenó Mission: Impossible — Fallout, y estaba bloqueada en la plataforma).

Crecer no siempre es la mejor estrategia

Aquí puedes leer una versión resumida de toda la historia de MoviePass; desde el 2011, con una suscripción mensual de $50 hasta que fueron comprados por Helios and Matheson Analytics y las suscripciones de $9.95. Lo más importante de esto es que crecer el número de suscriptores con un precio tan bajo fue uno de los peores errores que cometió la marca. Según la carta que Mitch Lowe, el CEO de MoviePass, envió a sus clientes el viernes pasado ahora son tres millones de suscriptores, cuando en el 2016, después de 5 años de operación, solo eran 20 mil. El crecimiento fue vertiginoso, pero sin un plan sólido, solo significa una pérdida para la empresa.

Han arrastrado estos problemas desde hace años

Aunque MoviePass estaba creciendo, su plan nunca fue sostenible. Cometieron errores puntuales que se pueden traducir a cualquier negocio, por lo que los emprendedores deben estudiar bien este caso.

El primer error fue su plan de negocios. Básicamente, el usuario promedio ve tres películas al mes. Estos tres boletos de cine cuestan cerca de $30, mientras que cada cliente solo paga $9.95 al mes; es decir, están perdiendo casi $20 dólares por cliente al mes. Por ejemplo, la compañía pagó de su bolsillo más de un millón de boletos solo Avengers: Infinity War. Por más que crezcan y consigan nuevos suscriptores, este plan no funciona y en casi todos los casos significa que perderán dinero.

El segundo error fue que las compañías establecidas (los cines) no permitieron la entrada de MoviePass en el mercado, ya que esto bajaría el precio de sus boletos. Básicamente, el servicio que ofrecen es una estrategia disruptiva; en estos casos, las otras empresas que ya están aseguradas lo ven como una amenaza. El problema es que nunca pudieron consolidarse porque su plan de negocios no lo permitía.

El tercer error fue que nunca aprovecharon el potencial de su plataforma para la publicidad, lo que hubiera significado ingresos extra.

La posible solución

Como en cualquier negocio, los clientes son lo importante. En este caso, una de las estrategias que todavía pueden aprovechar es la gran base que han logrado acumular con los años. Además, deben pensar en cambiar la experiencia completa de ir al cine. El problema principal es que, para los cines, los boletos no son la ganancia principal, sino la venta de bebidas, palomitas y dulces. Si MoviePass solo se enfoca en los boletos, seguirá perdiendo dinero y haciendo que las otras empresas hagan lo mismo. En cambio, si encontraran la forma de que sus suscriptores también participaran de manera orgánica y como parte del servicio en la compra de dulces y bebidas, podrían sanar algunos de sus errores, y cambiar la relación con los que ven a la empresa como amenaza.

Todo se trata de estudiar a los clientes antes y hacer una estrategia que explote sus preferencias después. Si logra hacerlo, puede que cambien la trayectoria de los últimos días.

Con información de Harvard Business Review y Digg.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

1 agosto, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Ya existe la tecnología para que lances tu propia app sin que sepas de programación

Conoce el Money Sutra; porque tener dinero siempre es mejor que tener sexo

Con su lanzamiento, el yuan digital amenaza la supremacía del dólar en el mundo

Comercios de España cobran “tasa COVID-19” a sus clientes; ¿podría pasar igual en México?