Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Los mejores empresarios de la historia han sido vendedores

10 diciembre, 2019

En su entrega de esta semana, Adán Cortés explica la importancia de que los vendedores de una empresa sepan cuáles son sus funciones.

Usualmente las vacantes para vendedores en bolsas de trabajo en línea, como LinkedIn, o en la sección de avisos del periódico, se maquillan con términos como asesor comercial, ejecutivo de cuentas, desarrollador de negocio o lider comercial, entre otros que intentan evitar lo que realmente se ofrece: un puesto de vendedor. 

¿Ser vendedor es tan malo que hay que buscar nuevas tácticas para atraerlos? ¿Necesitamos ese “código secreto” para atraer a los mejores? En Vendedores.Work hemos descubierto que las mismas empresas hacen que el vendedor crea que ser “sólo un vendedor” es malo, y que para que sea bueno deben darles un título rimbombante.

Tal vez suene extraño, pero las mismas empresas son las causantes de que sus vendedores no vendan al asignarles otros títulos. Porque cuando alguien que no es vendedor lee en el anuncio que se busca un ejecutivo de cuentas o un desarrollador de negocio, puede distraerse con el nombre y postularse sin tener la menor idea de cómo vender. Si además quien contrata no sabe qué buscar en un vendedor, nadie va a quedar satisfecho.

Tal vez no me creas que esto pasa (la verdad suena ridículo). Por eso quiero contarte una experiencia que tuve: 

En cierta ocasión me invitaron a platicar sobre ventas a una empresa transnacional. El motivo era que los vendedores no tenían resultados. Apenas después de presentarme dije “Qué gusto tener aquí a los vendedores”.

Llamó mi atención que una persona de las primeras filas levantó la mano. Me pareció curioso porque apenas estábamos comenzando y ya tenía una pregunta. Me detuve un momento y le dí la palabra. Acto seguido comentó con cierto desprecio: “No somos vendedores, somos consultores”

El énfasis de orgullo en la palabra consultores me hizo entender el problema de inmediato. ¡No sabían que eran vendedores! Y si lo sabían, les avergonzaba reconocerlo. 

Sé que la mayoría de personas ponemos de inmediato una barrera cuando pensamos en el clásico vendedor, pero recuerda que los expertos siempre se destacan del montón. Tu tarjeta puede decir lo que quieras transmitir al exterior, como business analyst o lo que quieras. Pero al interior de la empresa eres un vendedor, el encargado de traer dinero vendiendo.

Recuerda que todas las ventas y todos los negocios que conseguimos hacen que la economía del país se mueva. Nosotros los vendedores ayudamos a que las personas y empresas compren, lo que genera ingresos para las empresas, con lo que pueden mantener sus estructuras, seguir con la producción, o bien con la prestación de servicios y, lo más importante, ayudamos a la generación de riqueza. Todo este dinero que se mueve en el mercado refleja el movimiento de la economía.

Las demás personas en las empresas tienen un papel importante pero no traen dinero, algunos lo ahorran, otros lo utilizan, otros lo ponen en lugares más seguros, pero el único que tiene la capacidad de traer dinero es el vendedor, y gracias a ese dinero se puede soportar la estructura. 

Si pones atención, notarás que los mejores empresarios de la historia han sido y son vendedores. ¡No hay trabajo más apasionante que el de las ventas! Nuestro trabajo es el corazón de la compañía, pues a través de las ventas llevamos dinero a la compañía, felicidad, tranquilidad y comodidad a los hogares de todos los trabajadores.


Si buscas a los mejores vendedores o estás buscando trabajo como vendedor en las mejores empresas, contáctanos en www.vendedores.work.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

10 diciembre, 2019
¿Qué opinas?
Te puede interesar
Las 10 características del jefe perfecto según Google

Sé parte del 20% productivo

¿Qués es Shiny Object Syndrome y por qué afecta a los emprendedores?

¿Qués es el shiny object syndrome y por qué afecta a los emprendedores?

Allium: la expresión del producto en un plato

En México, el lujo es de lo más barato… menos en vinos y zapatos [Agenda Inteligente]