Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos

México es el único país del G20 donde los salarios disminuyen en vez de crecer, ¿pero los empresarios deberían subirlos?

negocios inteligentes, oit, salario mínimo
4 diciembre, 2018

Un nuevo informe de la Organización Internacional de Trabajo tiene dos malas noticias: los salarios ya no crecen y las mujeres ganan menos en todo el mundo. En México es aún peor, están disminuyendo. ¿Qué postura deben tomar los dueños de los negocios?


En México, los salarios han caído 1.7% en promedio durante la última década. Según el Informe Global de Salarios de la  (OIT), esta caída nos pone en el lugar 16 de 19 de América Latina. De hecho, México es el único país del G20 que va contra la tendencia de aumentar. Y esto, sin contar con la pérdida del poder adquisitivo, por lo que ese porcentaje es aún mayor. Estas cifras vuelven a colocar al salario mínimo como tema de discusión en nuestro país. Andrés Manuel López Obrador ha dicho que, a partir del 1 de enero, lo subirá de 88.36 a 101 pesos; es decir, 14.3%. Pero si esto no fuera posible, ¿qué tan factible es que los empresarios tengan la iniciativa?

Las cosas no estaban tan mal desde el 2008

El reporte de la OIT dice que los salarios no habían tenido aumentos tan bajos desde la crisis del 2008. La desaceleración se hace más notoria en los últimos años. Por ejemplo, el crecimiento que en el 2016 fue de 2.4%, en el 2017 bajó a 1.8%. Pero en México, ni siquiera existe este pequeño crecimiento.

El informe revela que nuestro país nunca se recuperó de la crisis del 2008. Esto es una constante en la región; los países latinoamericanos tienen un crecimiento de 1% anual. Aún así, de los 19 países que forman parte del reporte en América Latina, solo México, Guatemala, Jamaica, Trinidad y Tobago han decrecido. En cambio, Panamá logró un aumento de 5.2%.

Además, la desigualdad salarial en México (41%) es mayor al promedio global (35%). Por esto, los salarios promedios siguen siendo bajos e insuficientes para las necesidades de los trabajadores.

Todo esto empuja a la economía informal. El problema es que casi tres cuartas partes de todas las nuevas empresas fracasan en dos años, y se estima que cerca del 70% de las pymes en México son informales.

Entonces, por un lado vemos que sobrevivir, formal o no, ya es bastante difícil en nuestro país. Por el otro lado, la gran mayoría prefiere quedarse dentro del sector informal, pero esto también trae sus problemas. De entrada, los bancos rechazan dar préstamos; según la Encuesta Nacional de Micronegocios de 2012, 64% de las mypimes en México iniciaron con recursos del dueño o de familiares y amigos, mientras un minúsculo 3% encontró financiamiento bancario. Esto significa conseguir recursos por medio de otros mecanismos donde los intereses pueden ser injustos, si no es que las tácticas de cobro pueden ser por completo ilegales. Por otro lado, la mayoría de los clientes busca deducir sus gastos (para lo que se necesita factura); por lo que quedarse en este sector significa una desventaja competitiva muy importante.

El estudio Taxing Waves de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reveló que México es uno de los países donde el ISR y otras retenciones de seguridad social representan el porcentaje más alto de los salarios de los trabajadores.

Otro enorme problema: brecha salarial

El mismo informe de la OIT dice que las diferencias entre lo que ganan hombres y mujeres sigue siendo alarmante. Aproximadamente, las mujeres ganan 20% menos. El reporte habla de dos factores detrás de esta diferencia, los explicables y los inexplicables.

Entre los primeros, se cuentan la educación, edad, experiencia, contratos, ocupaciones, etc. La forma de medir la diferencia entre salarios es global; esto quiere decir que se toma todo lo que ganan la mujeres contra todo lo que ganan los hombres. En este método, los factores explicables ayudan a entender algunas de las variaciones. Por ejemplo, que en un país las mujeres tengan en promedio menos años de experiencia y educación indicaría un salario más bajo.

Entre los inexplicables están los estereotipos y prejuicios de los empleadores. Por ejemplo, en los mismos tipos de empleos, los salarios cambian. Puede ser porque se les dan diferentes responsabilidades o simplemente por discriminación laboral. También se cuentan sectores en los que las mujeres dominan y que ganan menos en promedio. Por ejemplo, el reporte habla de un graduado universitario en Estados Unidos que trabaja en un campo dominado por hombres. Ahí, su salario será de 30 dólares por hora. Si la misma persona trabajara en un campo dominado por mujeres, su salario será de 20 dólares. Por último, el reporte habla de que las madres ganan menos que mujeres que no tienen hijos.

Un ejemplo en México son las jugadoras profesionales de la Liga MX Femenil. Ellas cobran un sueldo promedio diario de 121.46 pesos. Esto es sólo 33 pesos más que el salario mínimo. André-Pierre Gignac de Tigres, por el otro lado, gana 4.5 millones de dólares al año (o cerca de 250 mil pesos al día, con un tipo de cambio a 20 pesos por dolar).

Si aumenta el salario mínimo ¿habría inflación?

Una de las críticas más frecuentes a aumentar el salario mínimo es que generaría inflación. Pero según Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), aumentarlo de  88.36 a 103 no afectará en nada. Con este incremento se alcanzaría, apenas, la línea de pobreza. De hecho, el diputado federal del PRD, Emanuel Reyes Carmona ha dicho que los actuales dos mil 650 pesos mensuales no pueden comprar la canasta básica de dos mil 933.

¿Y si los patrones pagaran más?

Actualmente, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) quiere dejar el salario mínimo en 98.15 pesos. Según ellos los 88 que se usan ahora solo cubren el 90% de la canasta básica. A ellos se suman decenas de organizaciones sociales y académicos que buscan lo mismo. La Coparmex representa a 36 mil empresas mexicanas de todos los sectores 7 casi cinco millones de empleados. Su objetivo final es que el salario mínimo llegue a 194 pesos… en el 2030.

Lo importante aquí es que se trata de la iniciativa de empresarios, no del gobierno. Según su presidente, esta decisión mejoraría la economía de México a mediano y largo plazo.

Si no estás seguro de cuánto deberías pagar de nómina, según Second Wind Consultants, un rango aceptable para gastos en salarios es del 30 al 38% de las ventas. Y tú, ¿cómo andas?

 

Sigue leyendo lo que estás haciendo mal: no das a conocer los salarios de tus empleados.

 


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.

4 diciembre, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Poca gente dice “no, gracias”; pero hacerlo es un asunto de ética

El secreto de Amazon para crecer y crecer y crecer: su staff secreto de 150 economistas con doctorado

En México, las empresas que se automatizan son las que más empleos generan: ManpowerGroup

Así va la guerra de Netflix contra Hollywood y los Oscar