Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

Reportaje de fondo: ¿Quién gana y pierde en la guerra de los mezcaleros en México?

20 diciembre, 2018

El rifirrafe magueyero se ha avivado a raíz de la ampliación de la Denominación de Origen del Mezcal. ¿Es algo normal de una industria en pleno auge? ¿Se podrá resolver? ¿Está en juego la buena fama de la bebida? Evaluamos las razones de los bandos encontrados, y disipamos las dudas.


Escasez, crisis, monopolios, tradición, calidad, imagen. Todo esto –junto con otros factores que rozan lo imponderable– está en juego cada vez que se decide ampliar o no la Denominación de Origen del Mezcal. Esta industria produjo cerca de cuatro millones de litros y tres mil 800 millones de pesos en ingresos en 2017, según su consejo regulador. El boom de la bebida no disminuye, y diferentes grupos pelean por encauzar la política que la rige. Por un lado, el propio consejo, el organismo autónomo regidor, que se preocupa por asegurar la imagen y la calidad del producto. Por otro lado, algunos productores independientes que buscan dejar atrás lo que interpretan como paternalismo y la dependencia en el gobierno y crear una Confederación de Mezcal. En medio de todo esto se coloca el consumidor, que es el que debe elegir la propuesta de valor con más sentido, como en cualquier otro negocio.

El 28 de septiembre se dio una marcha más de las miles que pasan en la Ciudad de México. Sólo que esta vez (quizá lo que la convirtió en noticia), el gobernador del estado de Oaxaca, Alejandro Murat, era parte del contingente, junto con un grupo de mezcaleros. La razón de estar ahí es que el 8 de agosto, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) extendió la denominación de origen del mezcal al Estado de México, Morelos y Aguascalientes. ¡Oh, sacrilegio!

Si no estás metido en el mundo del mezcal, esto no te dice gran cosa. Pero más allá del término técnico, la denominación de origen es la puerta de entrada a una industria millonaria, que crece 25 por ciento anualmente –el tequila y el whisky, por decir, crecen apenas un tres por ciento–. La guerra que se está gestando alrededor de esta protección no es poca cosa.

El artículo 156 de la Ley de la Propiedad Industrial define a la denominación de origen como “el nombre de una región geográfica del país que sirva para designar un producto originario de la misma, y cuya calidad o característica se deban exclusivamente al medio geográfico, comprendiendo en éste los factores naturales y los humanos”. En el mezcal, la protección se otorgó por primera vez en 1994 en Oaxaca, Guerrero, Zacatecas, Durango y San Luis Potosí. En 2001, se expandió a Tamaulipas; en 2003, a Guanajuato; en 2012, a Michoacán, y en 2015, a Puebla.

Diluyendo el mezcal

Hasta que llegamos a la mitad de 2018… cuando el IMPI decidió integrar a esta jauja a 45 municipios más en los tres estados que ya mencionamos. Solo que, para ese momento, el Consejo Regulador del Mezcal (CRM) ya era lo suficientemente grande como enfrentar y frenar la decisión.

Para proteger algo con una denominación de origen, debe acreditarse que la región cuenta con producto y materia prima, ancestralidad y factores humanos. Para el mezcal, esto implica que se haya producido desde hace 100 años o más; que haya un número determinado de hectáreas productoras de maguey, y que se conozcan los procesos de cultivo.

Hipócrates Nolasco, presidente del CRM, opina que la mayoría de los municipios añadidos desde el 2001 no cuentan con estas características. Para él (y las mil 500 marcas que forman parte del consejo), “la ampliación es un tema empresarial y político”. Es decir, las empresas que no cuentan con este certificado están condenadas a vender destilados de agave, aguardiente de agave y no mezcal. Esto podría parecer algo menor, pero en el nombre está todo el valor. Por ejemplo, el aguardiente de agave puede comprarse por 10 pesos el litro porque no tiene el respaldo de una institución como el consejo. En cambio, los precios de venta de botellas de mezcal de 750 ml están entre los 350 y 750 pesos.

Aquí, la preocupación de Hipócrates es clara: están quitándole valor a la bebida. La denominación debe ofrecer seguridad al consumidor, pero si se expande cada año, ¿qué se está comprando? Hoy, escuchar las palabras “mezcal de Oaxaca” es sinónimo de calidad –ellos producen el 80 por ciento del volumen nacional–; así que escuchar “mezcal de Malinalco” tal vez pueda dejar un poco de duda sobre el producto.

Como lo ve Hipócrates, “el IMPI se apoderó de la denominación de origen, no los productores. Entonces, es el gobierno el que tiene derecho de expandirla o no. En denominaciones de otros países como champagne y whisky, los dueños son los productores. Allá no se agranda cada cinco años, se delimita y ahí se queda”.

Víctima de su propio éxito

Hoy el mezcal está, en la óptica de Hipócrates, en una encrucijada. Después de años en los que se intentó cambiar su percepción, es ahora una bebida de lujo, y muy cotizada en el exterior. Desde hace seis años crece a un ritmo de 25 por ciento anual, lo que significa que algo debe hacerse para mantener la enorme producción. Pero aquí el problema es que “si metes más municipios para tener más producción, no puedes sacarlos”.

Tal vez los primeros años sea una buena medida para contrarrestar la falta de maguey, pero después te quedas atorado con municipios que no tienen una buena calidad, lo que al final afectaría a toda la industria. O por lo menos ésa es la postura del CRM. Por eso, están impulsando la creación de una Ley de Denominación de Origen.

Pero ¿por qué tanto alboroto con las denominaciones? Desde el punto de vista del consejo, son sinónimo de crecimiento económico, pero en México no se saben explotar. En nuestro país hay 14 denominaciones de origen de todo tipo de productos; en España, por ejemplo, solamente el vino tiene más de 62.

Empoderar a los productores

Darle el don de mando a los productores es una idea que seduce a muchos, pero no todos quieren alinearse al consejo. Ahí tenemos a Lala Noguera, una de las personas que más ha luchado por el mezcal en México. La directora general de Impulso Sostenible Agavería A.C. es lo que podríamos llamar una activista del agave. Ha dado catas internacionales a algunos de los chefs más famosos del mundo. Su trabajo siempre ha consistido en dar a los pequeños productores las herramientas para crear su propia marca y competir.

Derivado de esto, su postura en la guerra del mezcal empieza a cobrar forma. Siguiendo esta lógica, el consejo solamente favorece a un grupo selecto de marcas. Quizá sean 1,500 las que forman parte del CRM, pero “una persona normal en la Ciudad de México no conoce más de dos”, y tal vez solo 20 están posicionadas.

En el lado de la trinchera de Lala, la ampliación de la denominación de origen se ve con buenos ojos. Para entender las cosas con este ángulo, regresemos a la producción en Oaxaca. Ellos hacen 80 por ciento del total, pero “tienen miedo de que nuevos productores en los estados recién añadidos les quiten participación en el mercado”, juzga Lala. Según sus estimaciones, la producción de los ‘nuevos municipios’ apenas alcanzaría el uno por ciento. ¿De qué se preocupan en Oaxaca?, diría ella.

Mezcal para la gente

Para Lala Noguera, una de las mejores armas que tiene la industria del mezcal es la educación del consumidor, aunque también es uno de los mayores obstáculos. Por ejemplo, ella estima que sólo el 20 por ciento del mezcal se consume en México, Estados Unidos se lleva casi el 80 restante. Eso significa que aquí poca gente tiene idea de los procesos y de lo que está pasando con la denominación de origen.

En este sentido, la educación también debe orientarse hacia los mezcaleros. Ilustrémoslo con esta pregunta: ¿cómo se concibe la competencia? Para Lala, los estados deberían tener el espíritu competitivo, pero la denominación del mezcal es la que debería conseguir el posicionamiento en el mercado. Ésa es la estrategia que se usa, por ejemplo, con los vinos de Chile y España; lo famoso no es la marca, sino la bebida.

¿Quién es el dueño del mezcal?

De acuerdo con Hipócrates Nolasco, presidente del Consejo Regulador del Mezcal, el mezcal le pertenece a los que originalmente empezaron con su producción. Esto es, simplificando, Oaxaca y su 80 por ciento del mercado total. Para la experta Lala Noguera, las cosas tienen otro matiz que no debe despreciarse. Es cierto que Oaxaca cuenta con toda la variedad de plantas, climas, relieves y procesos, pero la cuestión de la pertenencia es más compleja.

Hay indicios de destilados de agave ancestrales en Colima y Jalisco. Además, cada zona tiene su propia cultura del mezcal, empezando por el léxico. En Michoacán, los lugares donde se fabrica se llaman viñatas. En Oaxaca y Puebla, palenques; en estados de occidente, tabernas. Es decir, cada uno tiene su historia, así que el problema de decidir a quién le pertenece no tiene, quizá, resolución.

¿Se avecina una escasez?

De acuerdo con datos del CRM, de 2016 a 2018 se sembró más maguey del que se necesita para la producción de mezcal. Actualmente, hay más demanda que oferta, pero se cree que para 2022 esto se estabilizará, así que no habrá crisis. Hay que recordar que un agave se consume totalmente al momento de hacer el mezcal, y que tarda entre cuatro y ocho años, dependiendo de la especie, en alcanzar la madurez productiva.

Por otro lado, Lala cree que la única opción para evitar la insuficiencia es abriendo la denominación de origen a todo México. Actualmente la sombra de escasez está en el tequila, pero tal vez en tres años empiece a sentirse en el mezcal. La alternativa es plantar más en todo el país. Además, con esto se evitaría usar plantas que todavía no están maduras, lo que afecta la calidad.

¿Una nueva confederación es posible?

Uno de los mayores problemas que ella ve en el CRM es que tomaron sus estatutos del tequila. De entrada, esto no parece tan grave, pero para los que saben de mezcal es un punto muy espinoso. El tequila se produce en una sola región y con una sola planta, y párale de contar. En el mezcal, vemos que cada vez más estados consiguen un lugar bajo el sol, y en cada uno hay variedades diferentes de agave.

“El consejo se maneja como un monopolio”, resume la experta. Se refiere, en concreto, a las labores de verificación del organismo. Por eso promueve la creación de una confederación y una serie de consejos reguladores estatales. ¿Qué tan quijotesca es esta iniciativa? Es, en todo caso, una cruzada paralela a la lucha principal. Las escaramuzas se han puesto intensas. El 18 de septiembre, el CRM, un grupo de productores y más de 200 autoridades municipales de Oaxaca, Michoacán, Zacatecas, Durango, San Luis Potosí, Tamaulipas y Guerrero presentaron nada menos que ante la Suprema Corte de Justicia una demanda de controversia constitucional contra la ampliación. Sin embargo, el 3 de octubre, la SCJN la rechazó por ser “notoriamente improcedente”.

Pero ahí no para. “La gran lucha de los magueyeros y mezcaleros” (como le dicen en el consejo) logró que en una reunión del 31 de octubre el IMPI accediera a frenar la ampliación. Es un impasse, seguramente. Los productores siguen divididos: están los que creen que es hora de un cambio en las instituciones y los que opinan que el sistema actual ha funcionado.

Para Lala, “es una guerra declarada. Sé que cuando vaya a Oaxaca se va armar en grande porque hay algunos que apoyan al consejo y hay quien me apoya a mí. Va estar interesante”. Para Hipócrates, no vale la pena hablar de gente que “ni siquiera es productora” (pedrada dura). Al final, para el que compra mezcal una vez al año, las cosas van a seguir como siempre. Pero para el que discute sobre los grados de alcohol que debe tener un artesanal, para el que sabe de procesos, el que valora el trabajo del maestro mezcalero, lo que está en juego es la esencia de la bebida. Tal vez sea hora de tomar un bando.

 

Este artículo se publicó originalmente en la edición de noviembre de Negocios Inteligentes.

Sigue leyendo la historia de éxito del licor Ancho Reyes.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

20 diciembre, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Cómo oponerse a López Obrador (con sus propias armas)

¿Quieres ser millonario? 4 consejos de millonarios para ser como ellos

¿Quieres ser millonario? 4 millonarios te dicen cómo ser como ellos

consejos para becarios

4 consejos para sacarle el mayor provecho a los becarios (y ellos a ti)

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?