Saltar al contenido

No estás leyendo las gráficas correctamente, así es como deben de interpretarse

marzo 26, 2022

El político y escritor británico Benjamin Disraeli solía decir que había tres clases de mentiras: las mentiras, las grandes mentiras y las estadísticas. Hoy estamos cada vez más sometidos a un bombardeo de datos estadísticos y debemos ser capaces de interpretarlos a la hora de tomar decisiones que pueden tener consecuencias importantes para nuestras vidas, desde la escuela que escogemos para estudiar hasta el partido político por el que votamos.

La estadística y sus métodos parten de la premisa de evaluar hipótesis con base en hechos empíricos que pueden ser cuantificables, sin embargo esta es una disciplina compleja, llena de sutilezas y matices. Esto hace que tanto las estadísticas que presentan los medios de comunicación como la interpretación que hacen de éstas sean a menudo incorrectas, engañosas o carezcan de sentido, ya sea por falta de preparación o asesoramiento, o por la manipulación de las audiencias.

El COVID-19 genera una gran cantidad de datos que a diario reporta el gobierno mexicano y los críticos al Presidente. El problema es que las visualizaciones de estos datos también pueden dejarte con una idea equivocada, ya sea que las imágenes están hechas de manera descuidada o intencionalmente engañosas. Así que aquí te dejamos una guía rápida para que la próxima vez que te encuentres con una gráfica sepas cómo interpretarla.

¿Gráficas sin sentido o mal interpretadas?

Tomemos, por ejemplo, el gráfico de barras que presentó el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell a través de el portal de datos sobre el coronavirus en México, actualizado por el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave). Ahí se muestran de forma interactiva las gráficas presentadas durante las conferencias vespertinas. Esta gráfica se titula “Casos confirmados, sospechosos, negativos y defunciones nacionales”, e ilustra el comportamiento del virus hasta ese momento. Con este gráfico es fácil pensar, a simple vista, que los casos aumentan de manera rápida, pero esta conclusión es incorrecta. El gráfico muestra la cantidad total acumulada de pruebas realizadas durante meses, no la cantidad de pruebas nuevas cada día.

Casos confirmados, sospechosos, negativos y defunciones nacionales | Sinave

Cuando se muestra la cantidad de casos confirmados se puede ver que entre la semana 24 y la 25 (del 08 de junio al 15 de junio), la barra aumentó, pero no rápidamente. Este caso podría ser uno de los muchos en los que la información importante no se comprendió o no se comunicó correctamente. 

Paso 1. Observa, identifica y lee dos veces

Carson MacPherson-Krutsky, candidata al doctorado en Geociencias en la Universidad Boise State, recomienda tomarse un tiempo para informarse acerca del recurso visual que tengas en cuestión. Es decir lee el título, mira las etiquetas y comprueba que tanto la imagen como la etiqueta correspondan con el título. A menudo las etiquetas están en los costados de la imagen, ya sea de forma vertical u horizontal o dentro de la imagen misma. McPherson dice que a menudo las personas pasan por alto esta información o no la identifican, y es un gran error, pues estas líneas te pondrán en contexto tanto con el escrito como con la imagen.

Ahora vuelve a mirar la imagen e identifica las unidades de medida, ¿están en días o en años, en grados Celsius o Fahrenheit, por edades, por género o por regiones?, ¿las barras están espaciadas uniformemente a lo largo del eje? McPherson dice que muchos de los gráficos de casos acumulativos recientes de COVID-19 utilizan una escala logarítmica, donde los intervalos a lo largo del eje vertical no están igualmente espaciados, formato que en ocasiones puede provocar una mala interpretación. 

Casos confirmados con COVID-19, según tipo de pacientes Casos confirmados, sospechosos, negativos y defunciones nacionales | IMER Noticias

Por ejemplo, en el gráfico de arriba, IMER Noticias mostró como en el mes pasado de abril, 3 de cada 10 pacientes requerían de hospitalización, pero estos porcentajes varían dependiendo de la entidad. En su artículo indican que tanto Chihuahua como San Luis Potosí eran los estados que más pacientes hospitalizados registraban. Las unidades del eje horizontal, representan los estados, mientras que el eje vertical representan el porcentaje de pacientes confirmados con coronavirus, aunque no especifica el tiempo. El principal problema de este gráfico es que los períodos de tiempo no aparecen en el gráfico y si tomáramos la imagen por si sola, podríamos suponer que los números representan desde el inicio de la epidemia hasta el día de hoy.

Afortunadamente, el artículo hace hincapié en que los números representan datos desde el inicio de la pandemia hasta abril. Este pequeño dato podría ayudarte a comprender la rapidez con la que el crecimiento exponencial puede subir y a la vez variar por entidad y tal vez cambie la forma en que percibes la importancia que resaltan los medios por frenar dicho virus.

Paso 2. Todo es visual

En un artículo de EOS, se nos dice que el color juega un papel importante en las personas para que estas interpreten la información. En pocas palabras, las elecciones de color pueden destacar patrones particulares o llamar la atención sobre ciertos aspectos de un gráfico.

Previsiones de la OCDE sobre el COVID-19 Casos confirmados, sospechosos, negativos y defunciones nacionales | El Mundo

Tomemos la gráfica del portal El Mundo como ejemplo. Representa cómo las consecuencias del coronavirus en la economía han hecho bajar las previsiones en las principales potencias mundiales. Esta gráfica usa solo un color en diferentes tonalidades, así que es posible que tu ojo se sienta atraído por tonos más oscuros y ver intuitivamente esas áreas como de mayor riesgo. Al prestar atención a cómo se usa el color, puedes comprender mejor cómo influye en lo que te llama la atención y lo que percibes, y en cómo el creador de la gráfica quiere que la interpretes. La forma, el tamaño y la orientación de las características también pueden influir en la forma en que se interpreta una figura, McPherson indica que los gráficos circulares son muy difíciles de analizar, mientras que las barras son una mejor opción para informar y analizar rápidamente.

Paso 3. ¿Quién lo dice?

La fuente de una gráfica tiene la misma importancia que la de un artículo o una noticia, pues la fuente acredita la calidad y la confiabilidad del sitio. Si los datos se recopilan de un grupo que no es una buena aproximación de la población en su conjunto, es posible que estén sesgados. 

Total de casos confirmados por COVID-19 hasta el 19 de Mayo del 2020 Casos confirmados, sospechosos, negativos y defunciones nacionales | DW

La gráfica de Deutsche Welle, hace hincapié en la evolución de los casos confirmados diarios por millón de habitantes y muestran el número de tests por caso confirmado. El sitio cuenta con un mapa interactivo con el que se pueden seleccionar países, fecha y visualizarlo como mapa. Es claro que si solo tomamos a nuestro país como ejemplo las cifras serían distintas con respecto a los países que están más o menos afectados. Si nosotros quisiéramos dar una nota sobre los casos en México tomando como base el mapa de Deutsche Welle, no convendría colocar gráficos de otros países a menos que estuviera justificado. Detectar sesgos y métodos de recopilación de datos inadecuados te permite decidir qué información es confiable y cuál no.

En tiempos de coronavirus, los gráficos serán un recurso que verás más que de costumbre, por lo que ahora que hemos revisado los consejos de Carson MacPherson-Krutsky, tómate un tiempo para cuestionar todo lo que hay detrás del gráfico con el que te encuentres, pues es probable que lo que llegues a pensar sea totalmente distinto a si lo miras y lo pasas de largo.

*Con información de The Conversation

TE PUEDE INTERESAR:

¿Por qué los modelos matemáticos mexicanos se equivocaron al predecir la pandemia?

Las razones económicas del respaldo de Carlos Slim a la vacuna contra el COVID-19 en Latinoamérica