Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

No importa que Trump pierda las elecciones, el trumpismo seguirá gobernando EU

27 agosto, 2020

Todo indica que el candidato del Partido Republicano ganará aunque pierda contra Biden, aquí las razones de este estado de las cosas.

Cada elección presidencial es única, pero la que está por vivirse el próximo 03 de noviembre en Estados Unidos es más que particular. Primero que nada, se lleva a cabo mientras el mundo lucha contra una pandemia en la cual Estados Unidos es el país más afectado. Pero incluso antes de que comenzara la crisis ya se advertía que esta sería una contienda trascendental. Mientras que el partido demócrata que promueve a Joe Biden ve esta candidatura como su oportunidad de reducir los daños que Trump ha dejado, los republicanos pretenden recuperar la economía y proteger los intereses comerciales de Estados Unidos, a medida que continúan con su postura de línea dura sobre la inmigración.

En este orden de asuntos, la BBC ha dejado claro que Joe Biden ha estado por delante de Donald Trump en las encuestas nacionales durante la mayor parte del año. Aún así, en estas elecciones hay más incertidumbre de lo normal. La pandemia de coronavirus está teniendo un efecto decisivo tanto en la economía como en la forma en que la gente votará en noviembre. Pero, ¿qué pasaría si Donald Trump llegará a perder las elecciones?, todo indica que aunque el resultado no le sea favorable, Estados Unidos aún tendrá Trump para un rato y aquí te contamos porqué en 3 puntos.

1. “Él es el partido republicano”

Esta es al menos la opinión de Stuart Stevens, uno de los estrategas de campaña más exitosos del partido. Él argumenta que “el partido republicano es el partido que respalda a Roy Moore (candidato al senado estadounidense en Alabama acusado de conducta sexual inapropiada) y ataca a John Bolton (ex asesor de seguridad nacional)”. De acuerdo con Gallup, 9 de cada 10 republicanos todavía aprueban el trabajo que Trump está haciendo como presidente, mientras en una encuesta de la Universidad del Sur de California, encontró que el 47% de los votantes republicanos prefiere que Partido Republicano se vuelva más populista, enfatizando temas como fronteras fuertes, protegiendo los empleos de la competencia extranjera y resistiendo el crimen y el desorden social. 

Además Trump ha reformado la visión que tenía de algunos funcionarios electos del partido. Por ejemplo, senador de Nebraska, Ben Sasse, quien una vez comparó a Trump con el supremacista blanco David Duke, se ha pronunciado contra él con menos frecuencia y, a su vez, Trump lo aprobó recientemente para su reelección. La senadora Lindsey Graham de Carolina del Sur, quien una vez tacho de “loco” a Trump, se ha convertido en su defensora. Matt Dallek, profesor de gestión política en la Universidad George Washington, dijo a Bloomberg que Trump no cambió el partido, simplemente reconoció elementos que no estaban representados en su campaña de 2016, y señaló a la candidata a la vicepresidencia Sarah Palin y a los activistas del Tea Party como predecesores en el cambio.

Incluso si Trump pierde las elecciones del próximo año, algunos predicen que mantendrá la influencia dentro del partido a través de sus 64 millones de seguidores en Twitter, entrevistas por televisión por cable, una base leal de seguidores y abanderados como su hijo, Donald Trump Jr., que ha insinuado hacer una posible carrera política. Bloomberg señala además que Noah Rothman, editor de la revista Commentary, considera que Trump puede seguir influyendo en el partido aunque deje el cargo de presidencia, sobre todo en temas de inmigración. Rothman dice que “nunca habrá un Partido Republicano posterior a Trump”, pues él ha dejado una huella dentro del partido.

2. Adiós a la era que marcó George Bush

Stuart Stevens, sugiere que regresar a la era del expresidente George Bush no es una opción viable. Incluso Evan McMullin, cuya oposición a Trump resultó en una candidatura presidencial independiente en 2016, estuvo de acuerdo con Stevens en que volver al Partido Republicano de hace una década no funcionaría. “Sería un error para nosotros tratar de volver a ser lo que éramos en el pasado. Los tiempos están cambiando. Hay nuevos desafíos en el país. Tenemos que volver a dedicarnos a los principios estadounidenses fundamentales, que son la igualdad, la libertad y los demás principios fundamentales de nuestro país, Ahí es donde creo que nos hemos desviado”, comentó McCullin para The Washington Post.

Para que el partido vuelva al Partido Republicano anterior a Trump, se necesitarían pérdidas electorales masivas como reflejo del repudio a la política de Trump. Eso puede sacudir a suficientes personas para reconsiderar su aceptación del trumpismo y el rumbo correcto. En su artículo, el The Washington Post señala que una acción así pese a ser una alerta para el partido, no sería tomada como tal, sobre todo por el propio Trump. El periódico indica que para que el partido retorne al conservadurismo tradicional, Trump debería un rechazo histórico por parte de los votantes.

Entonces, ¿qué pasará con el partido? McMullin señala que los presidentes siempre tienden a moldear generaciones de miembros del partido. En este contexto, los sucesores de Trump aprenderían las lecciones que dejó tras su mandato, “así como hubo jóvenes republicanos de Reagan, ahora hay jóvenes republicanos de Trump”. Este tipo de trumpismo desplazaría el terreno de la guerra cultural, con incursiones más fuertes para lograr el voto de los electores minoritarios y una agenda agresiva para transformar las universidades, mediante el uso del poder del dinero y la retórica de la diversidad ideológica. Si esta estrategia se lleva a cabo exitosamente, podría ayudar a que el Partido Republicano vuelva a tener mayorías como un partido de la clase media, y no solo de votantes de raza blanca como indica The New York Times.

3. El miedo a la venganza de Trump

En el pasado, cuando un presidente históricamente impopular se desplomaba en las encuestas, los políticos a su lado comenzaban a distanciarse. Sucedió con Jimmy Carter en 1980, cuando perdió ante Ronald Reagan. Sin embargo, los republicanos no están abandonado esta vez a Trump, ¿por qué? En parte porque Trump es un político inusualmente vengativo, obsesionado con la lealtad y que no duda en perseguir a los miembros de su partido que se enfadan con él. Sin embargo, el miedo por sí solo no explica lo que está pasando con los republicanos.

El Dallas Morning News escribió por ejemplo, que “Trump representa una amenaza mayor para sus compañeros republicanos que cualquier candidato republicano en 44 años”. Y a medida que aumentan los casos de coronavirus en Texas, los votantes suburbanos cruciales en Dallas y Houston, que durante mucho tiempo han sido la base del Partido Republicano en el estado, parecen estar molestos con el presidente, sobre todo cuando éste les dijo a los tejanos que salieran a beber cerveza Corona y que no se asustarán por la enfermedad, como indica The New Yorker.

Por su parte, Tim Miller, asesor de la campaña presidencial de 2016 de Jeb Bush dijo para la Rolling Stone, que la campaña de Trump en este 2020 no ha provocado que sus candidatos republicanos lo abandonen ya que “hay dos opciones: puedes estar en este barco en medio del infierno o puedes estar en el agua ahogándote”. Sin embargo y como apunta  The New Yorker, hay muchos otros factores por lo que los republicanos permanecen con el actual presidente, factores que van desde la lucha que ya ha comenzado por el control del Partido Republicano si pierde las elecciones hasta asta el partidismo predeterminado que hace que los republicanos crean que seguir con Trump, sin importar cuán desastrosas sean sus decisiones o cuán desagradables sean sus decisiones, es la mejor alternativa.

Trump aún podría ganar la reelección, la cual se vería envuelta en lo que suceda con la pandemia, y cómo maneja la situación una vez pasada las elecciones. Sin embargo, aunque pierda, su dominio del Partido Republicano donald-trumpden definitiva no se irá tan fácilmente tras una derrota.

 

TE PUEDE INTERESAR:

¿Qué pasará en México si gana Trump o si gana Biden?

¿Está México preparado para las próximas elecciones estadounidenses?


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

27 agosto, 2020
¿Qué opinas?