Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Por qué, a pesar de tanta tecnología, no paramos de trabajar?

29 julio, 2020

Trabajar de más es un enorme desperdicio de tiempo que te arruina la vida. Se supone que la tecnología nos iba a simplificar la vida. El hecho es que cada día descansamos menos.

En 1930, el economista británico John Maynard Keynes pronóstico que para el 2030 los trabajadores tendrían una jornada laboral de tres horas diarias. O sea, trabajaríamos sólo 15 horas a la semana y tendríamos mayor tiempo libre. Tenemos la impresión de que eso no está sucediendo en lo absoluto.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de los 36 países miembros de esta organización, México posee el primer lugar en cuanto a la extensión promedio más larga de jornada laboral: mientras un trabajador mexicano destina alrededor de 2,148 horas al año al cumplir con sus actividades laborales, la medida de los demás países es de tan solo 1,726 horas al año, es decir, 20% menos que la jornada laboral mexicana. 

Mayor tiempo vs. productividad

Al entender que la productividad representa la relación entre el producto obtenido y el número de horas trabajadas, al comparar lo  producido por los miembros de la OCDE, por hora de trabajo en promedio es de 54.8 dólares. En México, en cambio, sólo se generan 21.6 dólares, con un ingreso per cápita anual de 9 mil 673 dólares. En Luxemburgo, por ejemplo, el país más productivo según la OCDE,  el empleado trabaja únicamente 1,512 horas al año generando un ingreso per cápita anual de 116 mil 640 dólares.

De acuerdo con el artículo 123 constitucional, la jornada laboral máxima en este país es de ocho horas, a excepción del turno nocturno que corresponde a siete horas. Sin embargo, casi la mitad de los empleados mexicanos rebasan lo establecido por la ley y trabajan más de 56 horas a la semana, no cuentan con un salario suficiente, seguridad social ni un contrato estable, refirió un estudio de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza citado por la revista Forbes.

¿Cómo mejorar la productividad?

Pese a lo que estipula la Ley Federal del Trabajo, pareciera que las jornadas laborales están mal, e incluso mucho se ha replanteado la necesidad de modificar el esquema de horarios laborales actuales de las empresas. Desde los horarios de los empleados hasta el de los jefes. En otro artículo te platicamos por qué los líderes no deben trabajar largas jornadas. Información recopilada por Microsoft reveló que muchas horas de trabajo no eran más efectivas. Tampoco, los empleados que dedican horas extra a la semana tienen mejores resultados que los que dedican solo 40 horas o menos al trabajo. 

Esto respecto a los empleados en general. En el caso de los líderes, los resultados de trabajar más son peores. Cuando ellos trabajan más, los empleados los imitaban lo que resultaba en mayor cansancio y menor productividad.

Hace tiempo, te contamos la historia de un experimento bastante exitoso en la empresa neozelandesa Perpetual Guardian. Durante un mes trabajó cuatro días de ocho horas, pero pagó a sus colaboradores cinco días. Para los empleados, los resultados fueron excelentes: 80% sintió que podía manejar sin problemas el balance entre su vida laboral y personal (antes era 54% ); el estrés bajó cerca de 7% en todos los empleados y otros factores como compromiso y satisfacción en general aumentaron. Por otro lado, el dueño de Perpetual Guardian estaba tan satisfecho que empezó a idear alguna forma de implementar la semana de cuatro días de forma permanente.

En contraste, para los trabajadores de las oficinas de una de las empresas líderes del mundo, como Amazon, la situación ha sido menos ventajosa. El diario The New York Times, reveló en el año 2015 la constante presión y estrés que viven día tras día los empleados de esta industria. Algunos resultados extremos: comúnmente hombres y mujeres adultos lloran en sus escritorios, y las personas son regañadas por no responder a correos electrónicos después de la medianoche. 

¿Qué hicimos mal y qué podemos hacer bien?

La tecnología se supone que iba a reducir la carga de trabajo, y está sucediendo justo lo opuesto. Pareciera que lo único que se puede hacer es ponerle un freno.

En febrero, el Senado de la República abrió el debate sobre el impacto de las tecnologías en diversos ámbitos de la vida de las personas, principalmente el laboral. Debido a la evolución de las tecnologías de comunicación se dieron abusos como el que los empleados deben permanecer a la disposición de sus jefes a cualquier hora y en cualquier lugar. Por ello, se propuso adicionar el artículo 68-BIS a la Ley Federal del Trabajo. La idea es regular la desconexión digital fuera de los horarios de trabajo. En otras palabras, que esté prohibido por ley que te pidan cosas a deshoras. Por ahora, la iniciativa se encuentra con estatus de “pendiente” de discusión.

La respuesta a todas estas situaciones puede ser simple de prescribir pero quizá difícil de lograr: el retorno a la eficiencia en el trabajo con menor esfuerzo, dejando que la opción de más trabajo como pasatiempo sea sólo para aquellos a quienes les encanta matarse trabajando.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

29 julio, 2020
¿Qué opinas?