Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

En el home-office la prioridad no es la productividad, sino ¡tu salud mental!

19 mayo, 2020

Usuarios en Twitter han compartido las medidas poco usuales que sus empresas han tomado para asegurar una correcta productividad, pero estas empresas no están enfocadas correctamente…

La pandemia que nos tiene enclaustrados provocó que las empresas buscaran métodos distintos de home office (o en español, trabajo remoto) que les permitieran gestionar una transición de lo presencial a lo virtual. Al mismo tiempo querían asegurarse de que la productividad y el cumplimiento de sus trabajadores fuera igual o mejor que cuando se encontraban en oficinas. ¡Como si eso fuera posible!

De acuerdo con el sitio web ISG, varias empresas americanas optaron por la vigilancia antes que por la modificación organizacional para asegurar un éxito empresarial… con resultados bastante decepcionantes. Por fortuna, no todas las empresas reaccionaron de la misma manera. Por ejemplo, el pasado 11 de mayo, el canadiense Mark Richardson compartió en Twitter las siguientes medidas tomadas por el gobierno federal canadiense, para el cual trabaja. Las transcribimos aquí, pues pensamos que son un ejemplo de sabiduría organizacional, de esa a que muchas empresas mexicanas les hace falta:

  1. Recuerda, no estás trabajando desde casa. Estás en tu casa, durante una crisis, tratando de trabajar.
  2. En estos momentos, tu salud física, mental y emocional nos ayuda mucho más que cualquier otra cosa.
  3. No trates de compensar la pérdida de productividad trabajando más horas.
  4. Sé amable contigo mismo, no juzgues la manera en la que enfrentas esta pandemia en función de cómo ves a otros enfrentarse.
  5. Sé amable con los demás, no juzgues la manera como otros enfrentan esta pandemia en función de cómo tú la enfrentas.
  6. Entendemos que el éxito del equipo no se medirá de la misma manera que cuando las cosas eran normales.

Mientras Mark expresaba su felicidad al trabajar para una organización en la cual se le daba prioridad a la salud física, mental y emocional, otros usuarios aplaudían y compartían medidas similares de las empresas para las que laboran.

Sobresalieron las medidas de la empresa multinacional de tecnología y consultoría de Nueva York, International Business Machines Corporation (IBM):

  1. Me comprometo a Ser sensible con la familia
  2. Me comprometo a apoyar la Flexibilidad para necesidades personales
  3. Me comprometo a apoyar a quien no “Esté listo para la cámara”
  4. Me comprometo a Ser amable
  5. Me comprometo a Establecer límites y Prevenir la fatiga
  6. Me comprometo a Cuidarme
  7. Me comprometo a Observar frecuentemente a mis compañeros
  8. Me comprometo a Estar conectado

ISG propone a los jefes de las empresas que, en lugar de mantener bajo vigilancia a sus empleados, creen una estrategia sólida a nivel organizacional que alinee las necesidades de los empleados con sus líderes y objetivos empresariales, pues en estos momentos tanto jefes como empleados, necesitan un programa basado en la capacitación y la confianza.

En estos momentos, el consejo para todos en general es el de crear un plan a largo plazo que vele por la salud, la seguridad y la productividad de los empleados para asegurar una mejor productividad a distancia, pues no sabemos si la situación actual pudiera extenderse o repetirse en un futuro.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Razones por las que el home office llegó para quedarse cuando la cuarentena termine

 


Suscríbete a El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia comercial, fiscal y laboral), la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y a nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

19 mayo, 2020
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Conoce el Money Sutra; porque tener dinero siempre es mejor que tener sexo

Con su lanzamiento, el yuan digital amenaza la supremacía del dólar en el mundo

Comercios de España cobran “tasa COVID-19” a sus clientes; ¿podría pasar igual en México?

Las cifras hablan: la ley seca no disminuyó los contagios de COVID-19