Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Por qué las pymes son más vulnerables a la corrupción y el robo?

fraude, robo, robo hormiga, corrupción
22 octubre, 2018

La corrupción y el robo hormiga pueden ser letales para tu negocio. Si crees que solo son problemas de empresas grandes, estás condenando tu futuro.


Las pymes son “caldo de cultivo para generar corrupción”. Hace unos años, tenía un cliente que era el padre de unos compañeros de mis sobrinos en la escuela. Él se dedicaba a imprimir material para dependencias de gobierno. Parecía un negocio próspero, estaban siempre ocupados, se daban buena vida, tenían a sus hijos en escuelas particulares, viajaban y toda una historia. Un día, con tono desesperado, de incredulidad y confundido me llamó para que le ayudáramos a resolver un problema de fraude. La asistente, quien había estado con él por mucho años, gozaba de toda su confianza, y por eso mismo ella tenía acceso a mucha información confidencial, incluyendo saldos en las cuentas bancarias. Esto fue un caldo de cultivo para cometer un fraude, tan grande, que ya no se pudo recuperar. La empresa ya no existe.

Estudios diversos han demostrado que aproximadamente 80% de las pequeñas y medianas empresas desaparecen los primeros cinco años, y 90% a los 10 años. Así mismo, 23% de las pymes son más vulnerables a desaparecer por problemas de fraude. ¿Es cierto esto? ¿Están condenadas a vivir así?

La operación, principalmente en pequeñas empresas, se basa en la confianza que se deposita en los colaboradores, y cuando ésta se conjunta con la falta de sistemas de control, en muchas ocasiones sucede lo inevitable: corrupción, actos de poca ética que ponen a la empresa en “jaque”.

El ejemplo anterior no es único, los veo en forma cotidiana. Más del 50% de los fraudes son cometidos por personas que tienen tres o más años en la empresa; no son los de nuevo acceso, porque es cuando las personas se encuentran en su zona de confort que cometen actos de corrupción.

¿Qué puede hacer una pyme?

Sin controles de acceso como los de las grandes empresas, ¿qué estrategias existen para reducir sus riesgos y superar las expectativas de su existencia?

El primer punto es crear sistemas de control adecuados a su tamaño, naturaleza y riesgos. Esto debe empezar por un código de conducta y procedimientos que incluya un análisis de riesgos. La receta es simple:

  1. Elaborar una matriz de riesgos. Se deben identificar las situaciones de vulnerabilidad a los que están expuestas.
  2. Clasificar por tipo de riesgo. De esa manera se podrán identificar qué procedimientos se requieren con más urgencia y actuar.
  3. Hacer un análisis de dichos riesgos en función de su frecuencia o posibilidad de que suceda, y de el impacto que tendría si sucediera.
  4. Establecer un plan de gestión. Asumir los de bajo riesgo, reducir o transferir los de mediano riesgo, y evitar a toda costa los de alto riesgo.
  5. Contar con un código de ética, y un responsable de supervisar, ejecutar y extender esto a toda la organización, por pequeña que sea.

Pensar que por ser pequeña o mediana empresa, un robo, por ejemplo, no tendrá gran impacto, condena a las pymes a vivir con un riesgo continuo de cerrar operación.


Fernando Sentíes es director de AMITAI y presidente de AMPEC.

Negocios Inteligentes es un medio plural que admite puntos de vista diversos. En tal sentido, la opinión expresada en esta columna es responsabilidad sólo del autor.

Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral).



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

22 octubre, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar
4 consejos para mantener la disciplina en tus metas

4 consejos para mantener la disciplina en tus metas

¿Qué vale más? ¿salvar los aranceles o a las personas?

4 consejos para evitar las llamadas de telemercadeo

Cómo evitar las molestas llamadas de telemercadeo

Consejos de finanzas personales que hacen más mal que bien

Consejos de finanzas personales que hacen más mal que bien