Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Por qué los canadienses quieren boicotear a GM México y en qué va a acabar?

gm ,engocios inteligentes, boicot
28 enero, 2019

Unifor, el sindicato canadiense de trabajadores de la industria automotriz, llamó a los consumidores a hacer un boicot a GM para que dejen de comprar los autos hechos en México. ¿A qué se debe y qué desenlaces podemos esperar?


General Motors se enfrenta a un boicot por parte de un sindicato canadiense que podría poner en peligro las ventas de más de 600 mil autos al año, y podría cambiar los planes a futuro de GM en Estados Unidos, México y Canadá. Pero para entender lo que está pasando, debemos remontarnos varios meses.

El mercado obligó a GM a hacer cambios

Desde noviembre del año pasado, GM anunció que cerraría una planta de producción en Oshawa, Toronto, con lo que se perderían 2,600 empleos de miembros del sindicato Unifor.

Desde el punto de vista de General Motors, esta decisión es puramente matemática: el mercado se está moviendo al auto eléctrico y a los que se manejan por sí mismos; así que, para seguir invirtiendo en este sector, tienen que reestructurar. De hecho, GM también anunció el cierre de 4 plantas en Estados Unidos y la pérdida de casi 14 mil puestos, pero todavía no hay nada concreto.

Cuando se anunció la medida, el presidente del sindicato Unifor, Jerry Dias, empezó a presionar para lograr juntas de trabajo con los representantes de la empresa. En todas estas, el eje fue el mismo: que GM respetara la fecha estipulada en el contrato de los trabajadores de la planta en Oshawa, el año 2020. Después de eso, podrían cerrar la planta. Además, ofrecieron opciones concretas a la empresa para seguir operando, de acuerdo con Dias.

En esas pláticas también participó el sindicato estadounidense United Auto Workers (UAW) para asegurar las mejores condiciones de sus trabajadores en las cuatro plantas amenazadas en su país. Desde diciembre se dijo que si no se llegaba a un acuerdo satisfactorio, se llevaría a cabo el boicot contra la compañía.

Los implicados

Unifor cuenta con 310 mil empleados sindicalizados, lo que lo convierte en el sindicato privado más grande de Canadá; la gran mayoría de sus empleados trabaja en el sector automotriz. Su presidente, Jerry Dias, ha criticado la actitud de General Motors, argumentando que en México los salarios son de dos dólares la hora y se producen 600 mil autos al año. De hecho, en un momento de creatividad, los bautizó como Greedy Motors.

De acuerdo con él, Ottawa apoyó a la empresa con millones de dólares durante la crisis financiera del 2009, y esperaba que ese apoyo fuera correspondido en estos momentos. Por el otro lado, también dijo que los mexicanos, que no apoyaron en ninguna forma, se quedarían con los empleos de canadienses y estadounidenses.

El otro sindicato implicado es el United Auto Workers. Para ellos, 14 mil empleos están en peligro por el cierre de plantas en Michigan, Ohio y Baltimore; además de que la producción de varios modelos se llevará directamente a México.

Durante los últimos años, GM ha empezado a mover la producción a plantas en San Luis Potosí y Ramos Arizpe, lo que convirtió a la empresa en la mayor empresa automotriz del país, superando a Nissan. Basándose en este historial, el sindicato estadounidense teme que con el tiempo la producción se mude por completo. Hasta ahora, no han anunciado si se unirán o no al boicot propuesto por Unifor.

En este sentido, el presidente Donald Trump también tiene algo que decir, como veremos más adelante.

¿Qué tiene que ver Trump?

Además de todo lo que pasa en Canadá, GM también quiere cerrar plantas en Estados Unidos. De estas, la que más ha llamado la atención es la de Lordstown, Ohio, donde no se han asignado nuevos modelos para producción.

Por el potencial cierre de estas plantas, el sindicato UAW y miembros del Congreso estadounidense han atacado a GM desde hace meses. También han pedido que no compren modelos mexicanos, pero no han llegado al grado de organizar un boicot.

Pero el crítico más notorio ha sido Donald Trump, especialmente por la planta de Ohio. Este es uno de los estados claves si planea buscar la reelección del 2020, y ha prometido desde hace años traer nuevos empleos. Por esto, Trump ha criticado a Mary Barra, CEO de GM, y ha dicho que la empresa no será bien tratada.

¿En qué consiste el boicot?

Básicamente, Jerry Dias pidió a estadounidenses y canadienses que no compren vehículos fabricados en México por General Motors. Para identificarlos, basta con revisar si el VIN (vehicule identification number) empieza con 3; si es así, son autos mexicanos y deben evitarse. El boicot se llevará a cabo, principalmente, a través de televisión, radio y espectaculares.

Pero el boicot no es contra todos los autos de GM. Como Unifor es el sindicato más grande de Canadá, también representa a trabajadores en otras plantas de la empresa, como las de Ingersoll y Catharines en Ontario, donde se produce el Chevrolet Equinox y se mantiene una planta de propulsión. Por esta razón, el boicot solamente se refiere a estos vehículos “marcados”.

El Chevrolet Cruze, Blazer, Equinox, Trax, Silverado y las camionetas Terrain y Sierra se producen en plantas mexicanas. Según datos de Unifor, se exportan a Canadá y Estados Unidos 600 mil autos con un valor de 20 mil millones de dólares.

Por otro lado, GM Canadá dice que estos números están inflados. De acuerdo con ellos, solamente se importan 36 mil vehículos y que, de 47 modelos disponibles, de México solamente importan tres.

De acuerdo con Dias, desde su lado se hizo todo lo posible por evitar esta decisión. También ha dicho en varias ocasiones que si el boicot no trae los resultados esperados o, por lo menos, otra junta con representantes de GM, su sindicato se irá a huelga.

Los afectados

Si en algo están de acuerdo los sindicatos y los voceros de GM es que empresas de autopartes en Canadá como Linamar y Martinrea serán los primeros afectados por el boicot. Por otro lado, Dias espera que la medida no dañe a los trabajadores.

Según el vicepresidente de GM Canadá, el boicot será especialmente malo para la economía de Ontario. En total, 60 empresas de Ontario son proveedoras de las plantas en México.

Al final, el boicot no cambiará mucho las cosas

De acuerdo con algunos expertos, esta medida no llegará a cambiar el consumo de la gente. Por un lado, en el Auto Show de Detroit se dijo que la empresa Magna de Canadá podría contratar a los empleados que pierdan su trabajo si cierra la planta, así que el público no se sentirá obligado a apoyar.

Por otro lado, como demuestra la tendencia de ventas de los modelos boicoteados, no se espera que este llamado afecte las ventas, ya que son muy buscados por el público.

Es la decisión correcta, pero hay que venderla

De acuerdo con Mark Fields, ex CEO de Ford, se está tomando la decisión correcta, por lo menos en términos de negocios, para General Motors. Pero, debido al apoyo que las plantas automotrices dan a la economía local, cerrarlas siempre llama la atención del público y los políticos.

Para Fields, la mejor manera de hacer este tipo de operaciones es contar la historia completa: por qué es bueno para el negocio en el mediano y largo plazo, y hacer que el público entienda por qué se toman estas medidas perjudiciales en el corto plazo.

En este sentido, GM dijo que anunció los cierres con tanta anticipación para que los empleados de la planta pudieran buscar trabajo en otras plantas del país a lo largo del 2019.

Sigue leyendo los 4 factores que están frenando al auto eléctrico.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

28 enero, 2019
¿Qué opinas?
Te puede interesar
3 consejos para que tu marca sea memorable

3 consejos para que tu marca sea memorable

Cerveza Victoria usó imagen de Guillermo del Toro sin permiso [Agenda Inteligente]

Disney+ consigue 10 millones de suscriptores en su día uno [Agenda Inteligente]

Renovación, el gran desafío para la gestión del talento