Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Qué es un plan financiero personal y cómo puede ayudarme?

plan financiero, finanzas personales, negocios inteligentes
17 mayo, 2018

Armar un plan financiero es la mejor manera de llevar a buen puerto las finanzas personales. 


Un plan financiero personal es un documento con una serie de pasos a seguir para lograr metas propuestas, en este caso, en el ámbito de las finanzas personales. Por lo tanto, hay que partir de lo más básico: ¿qué es lo que quiero lograr con mi dinero?

Comprar un coche o una casa, invertir en un negocio, saldar deudas, abrir un fondo de ahorro o simplemente tener un mejor control del dinero y llegar con holgura a fin de mes son todas excelentes excusas para generar un plan que haga que los recursos monetarios rindan lo mejor que se pueda. 

José Luis Rodríguez Hernández, integrante de la Comisión de Finanzas y Sistema Financiero del Colegio de Contadores Públicos de México, nos da unas cuantas recomendaciones para echar andar nuestro plan:

1 Fija tus metas. Estas deben ser específicas y medibles y pensarse en corto, mediano o largo plazo; corto si queremos alcanzarlas en uno o dos años, mediano si es entre dos y cinco, y largo si es de cinco años en adelante.

2 Define los ingresos con los que cuentas en un mes. Divídelos en fijos y variables, siendo los primeros el salario neto que tienes mes a mes y los segundos, los adicionales, como el aguinaldo, bonos, prestaciones, etc.

3 Registra tus gastos. También tienes que catalogarlos como fijos o variables. Un consejo del experto es usar todos los días durante un mes una libreta para registrar los gastos diarios (también puedes hacerlo con tu smartphone con una app). De esta forma podrás jerarquizarlos por importancia y tener una panorámica clara de en qué se va tu dinero.

4 Reduce fugas de dinero. Una vez que tienes claro cómo mueves tu dinero, puedes determinar qué gastos debes reducir o eliminar. Es conveniente poner bajo la lupa los gastos hormiga, que van desde propinas, cigarros, salir de fiesta, el café de diario, etc.

5 Calcula un presupuesto. Haz un balance de tus ingresos y gastos y determina la cantidad de dinero que necesitas para poder cumplir con los gastos generales de tu vida cotidiana.

6 Estudia el remanente. Este es la cantidad monetaria que podrás destinar a cumplir las metas propuestas al principio del plan. Rodríguez Hernández aclara que esta cantidad no debe entenderse como “lo que sobra”, sino como un monto destinado específicamente al cumplimiento de nuestros objetivos financieros o el ahorro.

Los beneficios de ser previsor

Tener un plan financiero puede beneficiarte de muchas maneras. Estas son algunas de ellas:

  • Te permitirá llegar con holgura y facilidad al fin de mes, ya que tus gastos e ingresos estarán equilibrados.
  • Podrás comprar algo caro o algún capricho de vez en cuando sin que esto signifique un gran sacrificio.
  • Tus ahorros crecerán y tendrás un colchón de dinero para gastos imprevistos e incluso contarás con recursos para sobrevivir al desempleo por unos meses.
  • Las deudas no devorarán tu cartera (ni tus nervios), ya que las mantendrás a raya.
  • La jubilación no será una preocupación más, pues tus ahorros gozarán de excelente salud.

Un consejo de oro: sé disciplinado. Cumplir con lo estipulado en el plan es el único camino que te llevará a lograr las metas y objetivos financieros, así como a gozar de sus beneficios.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral).



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

17 mayo, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Netflix podría poner anuncios para no subir su precio [Agenda Inteligente]

Cómo cambiar tu vida en un año según Rodrigo Herrera Aspra

Cómo cambiar tu vida en un año según Rodrigo Herrera Aspra

Agenda Inteligente / AMLO prometió autosuficiencia alimentaria; su austeridad lo impide

El mito de los viernes como días muertos

El mito de los viernes como días muertos tiene un costo en la productividad