Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Qué es una joint venture y cómo lograr que tenga éxito?

joint venture, alianzas de negocios, negocios inteligentes,
16 mayo, 2018

Lo que las empresas querrían hacer, idealmente, es casarse con otras empresas: la feliz conjunción de esfuerzos y metas sin dejar de ser ellas mismas. Hay que entender el porqué de esa inclinación, para ejecutarla bien… y tener suerte. 


Joint venture es el término que se utilizar para designar la unión de dos o más empresas que tienen el objetivo de desarrollar un proyecto en común, pero que mantienen su naturaleza jurídica. La responsabilidad de los asociados suele ser proporcional a su grado de participación.

La unión puede ser permanente y afecta a toda la cadena de valor, aunque no necesariamente. “Estos contratos atípicos se materializan con dos grandes formas: contractual y societaria. En la última crea una nueva entidad jurídica distinta de las partes”, describe el abogado independiente experto en asuntos corporativos, Luis Iván Mendoza.

La joint venture es una práctica de negocios muy común del derecho en Estados Unidos, y en el contexto de las grandes corporaciones multinacionales adquiere naturalidad. Todo muy ágil, muy pragmático: el proyecto en común no tiene por qué durar para siempre. ¿Los aliados están juntos hasta que la muerte los separe? No, hasta que los objetivos de negocio lo dicten.

En nuestro país este grado de alianza no está tan “normalizado”, aunque eso no quiere decir que no se practique o que no haya creado doctrina jurídica. La alianza estratégica se visualiza más como un medio que como un fin. ¿Un medio para qué? Para la realización de un acto jurídico, este sí, típico: una sociedad mercantil. O sea, la alianza funciona como el convenio que prepara el nacimiento de una asociación pura y dura (así se lee en el artículo “Contratos de Alianza estratégica”, publicado en el número 7 de Iustitia, la muy buena revista de investigación jurídica que solía publicar el Tec de Monterrey).

Por ese carácter de ensayo, las joint-venture están que ni pintadas para las pymes de México. Dos empresas pueden ser, pueden respirar en una alianza (si está bien diseñada). Pueden darse su tiempo, aprender a negociar sin perder el control del todo y pueden unir fuerzas sin dejar de ser independientes jurídicamente.

¿Cómo puedo hacer una alianza con éxito?

1 No precipitarse ni confiar en la buena voluntad: “Muchos emprendedores primero hacen su negociación e incluso realizan pagos anticipados, transferencias de dinero, y luego van con el abogado a ‘informarle’ que han hecho una alianza. Éste es el primer error. Hacer modificaciones a los arreglos, cuando ya estás dentro, es mucho más complicado”, describe Carmen Piñón, asociada de De la Peza y Matuk Abogados. Y, por favor, no confíes en la fuerza de la palabra: ponlo por escrito, incluso sin abogado de por medio.

2 Prever el fin del amor: “Hay que definir desde el inicio cuáles son los riesgos y los posibles conflictos de la alianza; prever, desde el primer día, los mecanismos de solución y de salida. Es como en el noviazgo: uno pone la mejor actitud cuando arranca, pero incluso a mitad del enamoramiento uno debe considerar los peores supuestos. ¿Qué tanto estás dispuesto a ceder? ¿Con qué te sentirías satisfecho al momento de la fractura de la alianza?”, explica Piñón, con base en su puritita experiencia como ‘ejecutora’ de matrimonios.

3 No te claves con un plan de negocios; ocúpate más en idear una manera de trabajar. Claro, una planeación de negocios hecha y derecha es indispensable para la creación de una alianza, pero eso apenas es la mitad del trabajo. Jonathan Hughes y Jeff Weiss, asesores desde la academia, han escrito en Harvard Business Review: “Obsesionarse con una plan a detalle puede hacernos olvidar la importancia de clarificar la relación de trabajo. Hay que definir lo que vamos a hacer, pero también cómo vamos a interactuar”.

4 Establece indicadores y métricas para el progreso de la alianza, no para su cumplimiento de metas. “Cuando los socios se sientan a definir la manera de medir su éxito suelen incluir metas como reducción de costos y aumento de ganancias (…) El desempeño de la alianza se compara con ese tipo de indicadores”, diagnostican Hughes y Weiss. Pequeño detalle: muy pocas alianzas obtienen resultados en los primeros dos años, según los especialistas. Mejor mide las señales en el camino, el progreso de la unión, si no, te vas a frustrar pronto.

*Este texto es un fragmento del artículo Cuando los negocios se casan, publicado en la edición impresa de abril de la revista Negocios Inteligentes.


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes) y El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral).



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

16 mayo, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Cómo oponerse a López Obrador (con sus propias armas)

¿Quieres ser millonario? 4 consejos de millonarios para ser como ellos

¿Quieres ser millonario? 4 millonarios te dicen cómo ser como ellos

consejos para becarios

4 consejos para sacarle el mayor provecho a los becarios (y ellos a ti)

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?

¿Qué es la matriz de Ansoff y cómo puede ayudarte en tu negocio?