¿Qué hizo tan mal Juan Valdez para cerrar sus cafeterías cuando hay un auge en México?

Si no se te ocurre qué negocio abrir, una cafetería sigue siendo una gran idea. Pero debes de tener cuidado con no cometer los errores de la cadena Juan Valdez.


Después de cinco años de operación en el país, la cadena colombiana de cafeterías Juan Valdez anunció que cerraría sus locales en México. Al llegar en el 2013, los franquiciatarios que trajeron la marca firmaron un contrato para abrir cien tiendas en cinco años; actualmente, solo hay diez, por lo que se encuentran en incumplimiento de contrato y decidieron terminar la relación comercial. Por ahora, la estrategia es conseguir un socio fuerte para regresar al mercado mexicano en menos de dos años. El hecho es que Juan Valdez sabe que ahora no es el momento para salirse de México, ya que es la época de oro de los cafecitos; es más, seguirán vendiendo su producto a través de supermercados.

Ahora hay café en todas partes

La competencia para abrir tu propio café es sorprendente: hay desde pequeñas cafeterías independientes de la esquina, a los pequeños cubículos de café en los centros de copiado, hasta grandes cadenas internacionales que contratan ancianos como estrategia de imagen. Hay tantas cafeterías que ya existen redes de apoyo para los emprendedores de este negocio; se encargan de vender conocimiento y experiencia para ubicarte en el mercado. Es decir, la competencia está en todas partes, pero eso significa que el mercado lo sostiene.



En el 2017, solo las marcas consolidadas y con un buen historial financiero pudieron seguir invirtiendo en sus planes de expansión; empresas como Finca Santa Veracruz, Starbucks, The Italian Coffee Company, Teavana, etc. En cuanto a números, las cafeterías independientes no pueden competir, pero la guerra asimétrica todavía es posible, y te damos algunos consejos si estás pensando en abrir tu propio lugar (o si estás luchando para no cerrar).

Cómo hacer tu luchita

Las grandes innovaciones del café en México vienen de este tipo de negocios pequeños, no de las grandes cadenas; estamos hablando de café de especialidad, métodos como el chemex o el cold brew. Estas son algunas de las armas con las que cuentan:

  • Identidad: se trata de una imagen propia y original para que la gente te reconozca; puedes basarla en el sabor, la calidad, el servicio, etc. Solo no seas una empresa gigante sin personalidad.
  • Comunidad: tienen acceso directo a la gente que los rodea. El apoyo a la comunidad local es la clave para su sostenimiento y crecimiento.
  • Producto: aquí está la propuesta principal de las pequeñas cafeterías. Tienen el conocimiento directo de los proveedores, la oportunidad de “educar al consumidor” y la necesidad y exigencia de posicionar el café mexicano dentro del mercado.

Las barreras para entrar

Tu negocio no se va a abrir con sabor y buenas intenciones. Según el estudio Análisis del Mercado de Consumo de Café en México 2016, empezar es lo más difícil.

Marcos Gottfried, director general de Tradex Exposiciones y fundador de Expo Café (acaba de celebrarse en septiembre en el WTC), tiene algunos consejos para los que quieran emprender en el negocio del café.

  1. En primer lugar, estas empresas requieren el 100% de atención; en muchos casos, los dueños solo las abren y luego las delegan a algún familiar. Esto no te va a ayudar.
  2. Otro consejo es dar un valor agregado a la taza de café; va de la mano con lo de la identidad: debes vender una experiencia, no solo una bebida.
  3. Algo obvio: ten un catador. Esta será la diferencia entre un sabor genérico y uno profesional. Al final, todo esto tiene un solo objetivo: ofrecer algo único que solo se encuentre en tu negocio; la idea es alejar a los clientes de la tentación de acudir a una cadena.

 


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.



Deja un comentario








¿Qué hizo tan mal Juan Valdez para cerrar sus cafeterías cuando hay un auge en México?

Si no se te ocurre qué negocio abrir, una cafetería sigue siendo una gran idea. Pero debes de tener cuidado con no cometer los errores de la cadena Juan Valdez.


Después de cinco años de operación en el país, la cadena colombiana de cafeterías Juan Valdez anunció que cerraría sus locales en México. Al llegar en el 2013, los franquiciatarios que trajeron la marca firmaron un contrato para abrir cien tiendas en cinco años; actualmente, solo hay diez, por lo que se encuentran en incumplimiento de contrato y decidieron terminar la relación comercial. Por ahora, la estrategia es conseguir un socio fuerte para regresar al mercado mexicano en menos de dos años. El hecho es que Juan Valdez sabe que ahora no es el momento para salirse de México, ya que es la época de oro de los cafecitos; es más, seguirán vendiendo su producto a través de supermercados.

Ahora hay café en todas partes

La competencia para abrir tu propio café es sorprendente: hay desde pequeñas cafeterías independientes de la esquina, a los pequeños cubículos de café en los centros de copiado, hasta grandes cadenas internacionales que contratan ancianos como estrategia de imagen. Hay tantas cafeterías que ya existen redes de apoyo para los emprendedores de este negocio; se encargan de vender conocimiento y experiencia para ubicarte en el mercado. Es decir, la competencia está en todas partes, pero eso significa que el mercado lo sostiene.



En el 2017, solo las marcas consolidadas y con un buen historial financiero pudieron seguir invirtiendo en sus planes de expansión; empresas como Finca Santa Veracruz, Starbucks, The Italian Coffee Company, Teavana, etc. En cuanto a números, las cafeterías independientes no pueden competir, pero la guerra asimétrica todavía es posible, y te damos algunos consejos si estás pensando en abrir tu propio lugar (o si estás luchando para no cerrar).

Cómo hacer tu luchita

Las grandes innovaciones del café en México vienen de este tipo de negocios pequeños, no de las grandes cadenas; estamos hablando de café de especialidad, métodos como el chemex o el cold brew. Estas son algunas de las armas con las que cuentan:

  • Identidad: se trata de una imagen propia y original para que la gente te reconozca; puedes basarla en el sabor, la calidad, el servicio, etc. Solo no seas una empresa gigante sin personalidad.
  • Comunidad: tienen acceso directo a la gente que los rodea. El apoyo a la comunidad local es la clave para su sostenimiento y crecimiento.
  • Producto: aquí está la propuesta principal de las pequeñas cafeterías. Tienen el conocimiento directo de los proveedores, la oportunidad de “educar al consumidor” y la necesidad y exigencia de posicionar el café mexicano dentro del mercado.

Las barreras para entrar

Tu negocio no se va a abrir con sabor y buenas intenciones. Según el estudio Análisis del Mercado de Consumo de Café en México 2016, empezar es lo más difícil.

Marcos Gottfried, director general de Tradex Exposiciones y fundador de Expo Café (acaba de celebrarse en septiembre en el WTC), tiene algunos consejos para los que quieran emprender en el negocio del café.

  1. En primer lugar, estas empresas requieren el 100% de atención; en muchos casos, los dueños solo las abren y luego las delegan a algún familiar. Esto no te va a ayudar.
  2. Otro consejo es dar un valor agregado a la taza de café; va de la mano con lo de la identidad: debes vender una experiencia, no solo una bebida.
  3. Algo obvio: ten un catador. Esta será la diferencia entre un sabor genérico y uno profesional. Al final, todo esto tiene un solo objetivo: ofrecer algo único que solo se encuentre en tu negocio; la idea es alejar a los clientes de la tentación de acudir a una cadena.

 


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.



Deja un comentario