Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos
empty

¿Qué te puede pasar por hacer publicidad engañosa?

negocios inteligentes, diego coto, publicidad engañosa, publicidad, uber, multas
12 julio, 2018

Las consecuencias por publicidad engañosa van desde una simple corrección de lo que dijiste a multas de millones de pesos.


 

En días pasados, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) multó a Uber por violar diversas normas establecidas en la Ley Federal de Protección al Consumidor. Entre estas faltas se cuenta no señalar un domicilio, teléfono u otro medio de contacto dentro del país para hacer reclamaciones; que se use el inglés para mediar alguna disputa con los consumidores, y que se siga una legislación extrajera para el arreglo de estas disputas. Por todo esto, Uber tendría que pagar casi cuatro millones de pesos (casi nada para una empresa de ese tamaño). En sí, la Profeco los acusa de publicidad engañosa. Profeco también multó a Easy Taxi (cerca de un millón de pesos) y Cabify (setecientos mil pesos) por infracciones parecidas.

Si no tienes una idea clara de qué es o qué puede pasarte si la usas, ahí te va lo que debes saber.

Publicidad engañosa

Para saber si estás violando la ley, primero debes saber qué dice. El artículo 32 de la Ley Federal de Protección al Consumidor define a la publicidad engañosa como “aquélla que refiere características o información relacionadas con algún bien, producto o servicio que pudiendo o no ser verdaderas, inducen a error o confusión por la forma inexacta, falsa, exagerada, parcial, artificiosa o tendenciosa en que se presenta”. Bueno, la definición es bastante clara: si tu publicidad induce al error o confusión, es engañosa.

En la práctica, hay diferentes maneras en las que puedes engañar a alguien:

Por acción de bienes, productos y servicios es, básicamente, incluir textos, diálogos, sonidos, imágenes, marcas, denominaciones de origen y otras descripciones que induzcan a confusión.

Por omisión es la que no dice las características indispensables del producto, con lo que el consumidor no tiene la información necesaria para decidir. En este tipo no hay información crítica para el consumidor, sino puro relleno.

La publicidad comparativa consiste, obviamente, en comparar productos. Para que sea ilegal, la comparación debe ser exagerada o mentirosa, sino es así, están bien ya que proporciona información necesaria.

La publicidad denigratoria ataca a un producto ajeno. Para que sea considerada engañosa, la información debe ser falsa.

La publicidad parasitaria (o adhesiva)  se aprovecha del prestigio de otro competidor. Básicamente es hacer pensar al consumidor que lo que compra es de un proveedor con prestigio.

La publicidad encubierta se esconde bajo el pretexto de ser información real y objetiva; es decir, que no es un anuncio. Con esto, el consumidor confunde la publicidad por noticia o hecho real.

Lo que te puede pasar

Ya sabes que hacer cualquiera de esas cosas puede meterte en problemas. Lo que falta saber es qué tipo y qué tan graves.

Depende del tipo de falta que cometas, pero la gran mayoría de las sanciones incluye multas, orden de suspensión y orden de corrección (que admitas tu error en una nueva publicidad). Si haces algo mal, la autoridad te contacta y tienes diez días hábiles para presentar pruebas a tu favor. Si no son suficientes, tienes diez días para hacer los cambios en la publicidad que la Profeco te ordene. De no hacerlos, la multa inicial puede ser de hasta 20 mil pesos. Esta puede ir aumentando cada día que no se obedezca hasta 10 mil pesos. Pero eso es para casos normales. La ley establece que para casos particularmente graves, las multas pueden crecer hasta 4 millones 300 mil pesos. Entre la definición de caso grave, se encuentra que la información o publicidad relacionada con algún bien, producto o servicio que pudiendo o no ser verdadera, induzcan a error o confusión al consumidor por la forma falsa, exagerada, parcial, artificiosa o tendenciosa en que se presente, y la reincidencia. Es decir, te podrían caer multas millonarias por mentir en tus anuncios.

Obviamente, además de las multas debes tener en cuenta que tus clientes tal vez decidan buscarse a alguien más si descubren que estabas engañándolos todo este tiempo.

 


Suscríbete a la Agenda Inteligente (las noticias de negocios más relevantes), El Fiscoanalista (novedades y jurisprudencias en materia fiscal y laboral) y nuestro canal de YouTube.

 

 

 



Recibe GRATIS las noticias relevantes de negocios y empresas

12 julio, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar

Morena quiere cobrar derecho de agua a los agricultores [Agenda Inteligente]

El caso es en el que mejor odiar a tu jefe

Es mejor odiar a tu jefe que ser ambivalente hacia él

Carlos Slim invertirá $120 mil millones en sexenio de AMLO [Agenda Inteligente]

Coparmex se amparará contra ley antifactureras [Agenda Inteligente]