Logo de Negocios Inteligentes
Síguenos

¿Te conviene mudar tu negocio a la frontera norte para pagar menos impuestos?

negocios inteligenes, frontera, zona libre
4 diciembre, 2018

Los beneficios fiscales de la zona libre son innegables: menos IVA, ISR y gasolina barata. Pero antes de que empaques para irte al norte, hay algunas cosas que debes tener en mente.


Una de las promesas de Andrés Manuel López Obrador que más ha llamado la atención es la zona libre en la frontera norte. Se trata de una franja de 25 kilómetros de ancho donde habrá una reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 16% a 8%; una disminución del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de 30 a 20%; y precios competitivos de los energéticos, similares a los que se existen en el sur de Estados Unidos.

Idealmente, la zona empezara a funcionar desde el 1 de enero, y su función principal es que los paisanos no se vayan del otro lado de la frontera y encuentren salarios dignos aquí. Para eso, también se duplicará el salario mínimo al doble dentro de la franja.

Indudablemente hay beneficios en esta operación, pero también hay mucho que podría salir mal.

Las ventajas para tu negocio

Tal vez no puedas mudar toda tu operación al norte del país, pero hay otras estrategias disponibles. Por ejemplo, la de Héctor Villarreal, director general de Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP). Imaginemos que tienes una empresa en Monterrey. Lo que puedes hacer es abrir una matriz dentro de la franja para solamente hacer tus compras, donde los impuestos son más baratos. La mayoría de las empresas podría irse por esta opción para pagar menos impuestos.

Esto también se podría hacer en compras de software o de comercio electrónico, donde las empresas siempre van a buscar comprar en el lugar más barato. Para esto, el nuevo gobierno debe tener una estrategia para controlar estas situaciones.

Obviamente, si estás en condiciones de llevar tu negocio a esa zona, los estímulos fiscales y de combustibles ya son una ganancia por sí mismos. Ya te hemos dicho que los impuestos y otras cuestiones fiscales suelen empujar a las pymes a la informalidad. Entonces, cualquier apoyo que te haga pagar menos es bienvenido.

Lo que se va a perder

Según algunas estimaciones, dentro de la franja se dejarían de aportar 144 mil millones de pesos al erario público durante el próximo año. Según el análisis de CIEP, la cifra sería un poco más baja: entre 83 mil millones y 104 mil millones; como sea, sigue siendo mucho.

Por el Impuesto al Valor Agregado (IVA), la pérdida será de hasta 55 mil millones. Por el Impuesto Sobre la Renta (ISR), será de 49 mil millones. Probablemente también se pierda por el lado del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), ya que ese es uno de los estímulos que se utilizan para bajar el precio de las gasolinas.

Para darnos una idea, de los 2.8 billones de pesos que recaudó Hacienda en el 2017, 2.6 billones venían de estos tres impuestos. Obviamente no se perderán por completo, pero el norte es una zona llena de industria, y muchas empresas intentarán conseguir estos beneficios.

A largo plazo

Si la zona libre resulta, sería un incentivo para que varias empresas se muden a la región. Podría ser una situación parecida a la del Bajío, que a través de inversiones en infraestructura logró atraer a empresas de todo el país. Esto se logró con políticas públicas de más de un sexenio; desde hace 15 años se está creando un entorno favorable para atraer inversiones. En este caso, Guanajuato, Querétaro, Aguascalientes y San Luis Potosí le quitaron el primer lugar a las ciudades del norte dentro de la  industria automotriz y aeroespacial, lo que llevó a la construcción de parques industriales en la región. El mismo caso de éxito podría verse dentro de la zona libre.

Otra ventaja es que eliminaría la lentitud burocrática para hacer negocios. Por último, serviría para para reducir el problema de migración en México.

Lo que puede salir mal

En primer lugar, las empresas que operen en la franja serán fiscalizadas al 100%. No pagarás tantos impuestos, pero se asegurarán de que pagues lo que debes. Si no, las consecuencias nunca serán agradables. Así que, antes de mudarte, asegúrate de que tienes todo en orden.

En segundo lugar, el gobierno debe hacer algunos cambios más allá de las facilidades fiscales. Lo que impulsó al Bajío fue que también hicieron grandes inversiones en educación, banca de desarrollo, infraestructura, seguridad pública. Al final, si quieres atraer grandes industrias, debes ofrecer algo más. Es decir, tienen que lograrse sinergias reales y no que las empresas solo se muden para pagar menos.

De hecho, que compañías se muden para solo no pagar impuestos es uno de los peores escenarios, ya que no habría ningún crecimiento real de la economía. Para evitar esto, el CIEP cree que el gobierno debe crear algunas leyes para que no se haga movilidad de ingresos. Para fiscalizar, el SAT va a tener que cambiar muchas cosas. Por esto, algunos creen que los beneficios reales serán menos de los esperados.

Por último, está toda la cuestión del salario mínimo. No cabe duda de que debe aumentar, pero qué tanto depende de cada zona. Por ejemplo, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, dice que subirlo al doble en la frontera norte no servirá de nada. Porque “ni los ninis trabajan por esa cantidad”. Él cree que esta medida solo llegará a beneficiar a menos de 90 mil personas, que ganan menos de un salario mínimo.

Aquí puedes leer un estudio del CIEP donde hablan de todas las ventajas y desventajas de la zona franca.

Es algo parecido a las zonas económicas especiales (con desventajas parecidas)

En este sexenio nació el proyecto de las zonas económicas especiales, como iniciativa del poder ejecutivo. La Ley de las Zonas Económicas Especiales fue publicada en el Diario Oficial de la Federación en junio de 2016.

Las empresas que operen en las zonas económicas especiales recibirán beneficios fiscales, aduanales y administrativos, y además tendrán acceso a infraestructura adecuada, como carreteras, aeropuertos y ferrocarriles. Algunos requisitos para declarar una zona económica especial en México, dice la ley, es que se encuentre en una de las diez entidades federativas con más pobreza extrema, contar con una ubicación estratégica y tener una población de entre 50 mil y 500 mil habitantes. Por su parte, las empresas deben cumplir con sus propios requisitos, como tener a la totalidad de sus empleados inscritos en el IMSS y en el Infonavit.

Los beneficios fiscales –seguramente el incentivo más fuerte que ofrecen– son inusitados: las empresas transformadoras o industriales recibirán un descuento de 100 por ciento en ISR durante los primeros 10 años y de 50 por ciento durante los siguientes cinco. Tampoco se retendrá IVA en las transacciones que se realicen y disfruten dentro de ellas. Además podrán deducir 25 por ciento del gasto hecho en la capacitación de sus trabajadores dentro de la zona, gozarán de un crédito fiscal sobre las aportaciones patronales y no tendrán que hacer pago de derechos por el inmueble, el terreno ocupado, áreas de agua ocupadas, entre otros.

Pero no todo es bueno. Hay algunos puntos de las ZEE que todavía deben mejorarse:

  • La experiencia internacional indica que en otros países la tasa de fracaso de las Zonas Económicas es de alrededor de 50%: o sea, es un volado.
  • El nivel de atraso económico que hay actualmente en la región juega en contra de los objetivos que se buscan alcanzar con su implementación. Habrá que esperar.
  • El Gobierno Federal debe mejorar su oferta en infraestructura para hacer atractivas esas zonas, de lo contrario, las grandes empresas preferirán invertir en zonas más desarrolladas.

Si tu empresa ya está establecida, tal vez esperar a ver cómo se dan las cosas sea la mejor idea. Si apenas vas empezando, por el otro lado, tal vez arriesgarse sea buena opción.

 

 

Sigue leyendo 12 frases de AMLO en su toma de posesión que debes analizar si eres empresario.


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.

4 diciembre, 2018
¿Qué opinas?
Te puede interesar
aeropuerto, amlo, negocios inteligentes, texcoco, consulta ciudadana, nacim, naim, santa lucia

Por qué las empresas involucradas en el NAIM rechazan la recompra de bonos del gobierno de AMLO

aeropuerto, texcoco, santa lucía, negocios inteligentes, consulta ciudadana

Todo sobre la recompra de bonos del NAIM para que el gobierno no te chamaquee

negocios inteligentes, tinacos, rotoplas

3 lecciones pesimistas de Rotoplas para triunfar en otros países

negocios ineligentes, tinaco, rotoplas

La historia de éxito de Rotoplas y lo que debes aprender de ellos