Una mujer reemplaza a Elon Musk en Tesla. Conoce a Robyn Denholm

Foto: Tesla

Después de los intempestivos tuits de Elon Musk, la firma de autos eléctricos no tuvo otra opción: debían quitarlo del puesto de presidente. Ahora la compañía estará bajo el mando de una dama.


Hace unos meses, el empresario estadounidense Elon Musk declaró que si encontraban a alguien mejor que él para dirigir Tesla, él renunciaba. Bueno, tal parece que eso finalmente ha sucedido.

Este 7 de noviembre Tesla anunció que Elon Musk ya no sería el presidente de la compañía, por lo menos durante los próximos tres años. En su lugar estará Robyn Denholm, una mujer que, a menos que seas australiano, seguramente no conoces. ¿Quién es ella y por qué Tesla tomó la decisión? Aquí te lo explicamos.



¿Quién es Robyn Denholm?

Esta resolución pone a una mujer un tanto desconocida en uno de los puestos de negocios más importantes en Estados Unidos. Pero esto no quiere decir que no tenga las calificaciones necesarias. Desde el 2014 es miembro independiente de la junta de directivos de Tesla. Es economista por la Universidad de Sydney y cuenta con una maestría en comercio por la Universidad de Nueva Gales del Sur. También está en la lista de las 50 mujeres más poderosas en tecnología hecha por California National Diversity. Fue nombrada “Woman to watch” por la revista Global Telecoms Business en el 2017, y galardonada con el premio de Ciudadano Distinguido del 2016 por Australia’s Commonwealth Club.

En cuanto a su trabajo en empresas, tiene experiencia como financiera en Silicon Valley y Australia, su país de origen. Su puesto actual ha sido CFO de Telstra, la empresa líder en telecomunicaciones en Australia. También ha trabajado en compañías automotrices y de tecnología, las bases de Tesla. Fue ejecutiva en Juniper Networks, fabricante de computadoras. También estuvo en Toyota Motor Corporation Australia, donde fue la gerente nacional de finanzas.

Con este cambio, Tesla cambia de presidente por primera vez, desde que Musk fue nombrado en el 2004. Actualmente, la compañía se percibe como una extensión de Musk, por lo que un nuevo cambio de dirección es difícil de imaginar. Algo que no se puede dejar de lado es que Tesla nunca ha reportado ganancias anuales; todo su crecimiento se debe a rondas de inversión.

¿Por qué está pasando esto?

La relación de Elon Musk con Twitter siempre ha sido peculiar: a veces tiene algo gracioso que decir, lo que ha ayudado a convertirlo en celebridad. También a veces se resbala y es capaz de acusar a rescatistas de ser pedófilos. Nunca se sabe qué te va a tocar ni qué va salir de todo eso. Pero sin duda, lo peor que Musk ha dicho en Twitter fue que Tesla dejaría de ser una empresa pública; las acciones se comprarían a 420 dólares, y que ya tenía el financiamiento asegurado.

Al principio, el anuncio hizo que las acciones de la compañía crecieran en tan solo unas horas. Unos días después, los inversionistas empezaron a dudar. Musk había dicho que, derivado de algunas pláticas con el fondo de inversión de Arabia Saudita, tenía la idea de que estaban listos para financiar su decisión de dejar de ser empresa pública. Al final, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (U.S. Securities and Exchange Commission) multó a Tesla porque engañaron a los inversionistas. De paso, nos enteramos que eligió el precio de $420 (referencia a la marihuana) para impresionar a su novia, la cantautora Grimes.

Como parte del acuerdo que hicieron con la Comisión, deberían pagar 20 millones de dólares en multas. Tesla tendría que añadir dos miembros independientes (la mayoría de los actuales tienen lazos personales o de negocios con él, uno de ellos es su hermano) a la junta de directivos, y deberían establecer un comité de abogados que revise los tuits y otros posts en redes sociales de Elon Musk; todo esto antes del 2019. Aunque ya no puede ser presidente por tres años, sí puede seguir como CEO en la compañía.

 

Ahora lee de la vez que Elon Musk fumó marihuana en vivo y a Tesla no le gustó.


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.



Deja un comentario








Una mujer reemplaza a Elon Musk en Tesla. Conoce a Robyn Denholm

Foto: Tesla

Después de los intempestivos tuits de Elon Musk, la firma de autos eléctricos no tuvo otra opción: debían quitarlo del puesto de presidente. Ahora la compañía estará bajo el mando de una dama.


Hace unos meses, el empresario estadounidense Elon Musk declaró que si encontraban a alguien mejor que él para dirigir Tesla, él renunciaba. Bueno, tal parece que eso finalmente ha sucedido.

Este 7 de noviembre Tesla anunció que Elon Musk ya no sería el presidente de la compañía, por lo menos durante los próximos tres años. En su lugar estará Robyn Denholm, una mujer que, a menos que seas australiano, seguramente no conoces. ¿Quién es ella y por qué Tesla tomó la decisión? Aquí te lo explicamos.



¿Quién es Robyn Denholm?

Esta resolución pone a una mujer un tanto desconocida en uno de los puestos de negocios más importantes en Estados Unidos. Pero esto no quiere decir que no tenga las calificaciones necesarias. Desde el 2014 es miembro independiente de la junta de directivos de Tesla. Es economista por la Universidad de Sydney y cuenta con una maestría en comercio por la Universidad de Nueva Gales del Sur. También está en la lista de las 50 mujeres más poderosas en tecnología hecha por California National Diversity. Fue nombrada “Woman to watch” por la revista Global Telecoms Business en el 2017, y galardonada con el premio de Ciudadano Distinguido del 2016 por Australia’s Commonwealth Club.

En cuanto a su trabajo en empresas, tiene experiencia como financiera en Silicon Valley y Australia, su país de origen. Su puesto actual ha sido CFO de Telstra, la empresa líder en telecomunicaciones en Australia. También ha trabajado en compañías automotrices y de tecnología, las bases de Tesla. Fue ejecutiva en Juniper Networks, fabricante de computadoras. También estuvo en Toyota Motor Corporation Australia, donde fue la gerente nacional de finanzas.

Con este cambio, Tesla cambia de presidente por primera vez, desde que Musk fue nombrado en el 2004. Actualmente, la compañía se percibe como una extensión de Musk, por lo que un nuevo cambio de dirección es difícil de imaginar. Algo que no se puede dejar de lado es que Tesla nunca ha reportado ganancias anuales; todo su crecimiento se debe a rondas de inversión.

¿Por qué está pasando esto?

La relación de Elon Musk con Twitter siempre ha sido peculiar: a veces tiene algo gracioso que decir, lo que ha ayudado a convertirlo en celebridad. También a veces se resbala y es capaz de acusar a rescatistas de ser pedófilos. Nunca se sabe qué te va a tocar ni qué va salir de todo eso. Pero sin duda, lo peor que Musk ha dicho en Twitter fue que Tesla dejaría de ser una empresa pública; las acciones se comprarían a 420 dólares, y que ya tenía el financiamiento asegurado.

Al principio, el anuncio hizo que las acciones de la compañía crecieran en tan solo unas horas. Unos días después, los inversionistas empezaron a dudar. Musk había dicho que, derivado de algunas pláticas con el fondo de inversión de Arabia Saudita, tenía la idea de que estaban listos para financiar su decisión de dejar de ser empresa pública. Al final, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (U.S. Securities and Exchange Commission) multó a Tesla porque engañaron a los inversionistas. De paso, nos enteramos que eligió el precio de $420 (referencia a la marihuana) para impresionar a su novia, la cantautora Grimes.

Como parte del acuerdo que hicieron con la Comisión, deberían pagar 20 millones de dólares en multas. Tesla tendría que añadir dos miembros independientes (la mayoría de los actuales tienen lazos personales o de negocios con él, uno de ellos es su hermano) a la junta de directivos, y deberían establecer un comité de abogados que revise los tuits y otros posts en redes sociales de Elon Musk; todo esto antes del 2019. Aunque ya no puede ser presidente por tres años, sí puede seguir como CEO en la compañía.

 

Ahora lee de la vez que Elon Musk fumó marihuana en vivo y a Tesla no le gustó.


Recibe en tu correo las noticias de negocios que sí te interesan y suscríbete a la Agenda Inteligente. Para las novedades en materia fiscal, haz lo mismo con El Fiscoanalista.



Deja un comentario